21 de Septiembre de 2014
26 Septiembre de 2011 | Crónicas emigrantes | Medellín (Colombia)

La ONU otorgando reconocimiento a un Estado palestino ¡que ya existe!

La ONU otorgando reconocimiento a un Estado palestino ¡que ya existe!
Foto:

PALESRAEL: TIERRA DE TODOS

Guerra infinita, guerra inacabada
Guerra ancestral, guerra heredada
Decisión divina produciendo
una confrontación de dos mil años

Y asentándolos Dios en la Tierra Prometida
llamada Canaán para entonces,
descuidó el detallito de decirles
que estaba ocupada cuatro mil años ha.

Guerra infinita, guerra inacabada.
Guerra ancestral, guerra heredada
Siempre tuvo tiempo el Creador
desde antes del éxodo –la salida de Egipto-
para dirigirse a un interlocutor
entre los Israelitas;

Mas no pudo o no quiso conseguir
emisario entre los Palestinos,
para amigablemente completar
la predestinación.

Ni siquiera los presentó. Tan fácil decir:
“Yo, dueño de toda tierra,
tanto de la que pisáis como la misma
que abona vuestros cuerpos, digo:
Éstos son los israelitas; éstos los palestinos;

Que os améis, os ayudéis, os multipliquéis
y compartáis esta tierra prometida
y sus frutos, es mi deseo”

¿Quién podría desobedecer a Dios?
¿Quién podría enfrentar su decisión?
¿Quién osaría desautorizarlo?

Guerra infinita, guerra inacabada
Guerra ancestral, guerra heredada
Ya no son los mismos ni los anfitriones
ni los visitantes inesperados

Transcurridos los primeros cien años
ya eran dos generaciones distintas
las que se estaban enfrentando
haciendo uso de una beligerancia heredada
por sus ancestros

Herencia de odios,
de descendencia en descendencia;
y así suman veinte y parece faltar.

¿Cuántas más son necesarias
para ver cumplido el deseo tácito
de Quien Todo lo Puede?

“Amaos, ayudaos, multiplicaos
y compartid estas tierras y sus frutos.
Es mi deseo”

Guerra infinita, guerra inacabada.
Guerra ancestral, guerra heredada.

Para Israelitas y Palestinos brilla el sol,
nace la misma fuente de agua y color,
brota el mismo fruto, se abre la flor,
canta el pájaro, revoletea la mariposa,
idéntico niño sonríe: es Dios amándolos.

Bebiendo la cicuta entre hermanos,
padres, abuelos, primos e hijos
la misma tierra van pisando

enfrentados por aquello que ya poseen;
que les es común y que se pierden de disfrutar,
por tener los ojos y la razón cerrados
reclamando lo que ya tienen: ¡Tierra!

¿Cómo pelear por lo mío si ya lo tengo?
¿Dónde busco al enemigo? ¡En casa!
¿Quién vino y sembró la cizaña filial?

El alto, fornido y estéril árbol
de la fraternal antipatía
¿quien lo instaló en medio de vosotros
para que no os veáis?

Tan parecidos, como la lengua que usáis.
Tan similares, como la piel que os cubre.
Tan exactos, como el tiempo que mide
la desgracia de no reconoceros.

Un solo territorio para un solo pueblo.
Dos en uno; uno para dos.
Una misma lengua, una misma moneda.

Una sola Constitución, iguales principios.
Un solo ejército reducido, una sola economía.
Un solo gobierno central,
y gobiernos regionales autónomos.

Uno solo el parlamento. Una democracia.
Un mismo Dios
con diferentes y libres formas de adorarle.

Uno es más simple que dos.
Dos son mayoría para decidir
Tres serán los poderes públicos

He ahí el amor reemplazando al odio
y produciendo el néctar de la vida
sobre las ruinas de la muerte;
la luz sobre las penumbras,
el progreso
sobre la experiencia de la destrucción.

Guerra infinita, guerra inacabada.
Guerra ancestral, guerra heredada
Hermanos: Abrid bien los ojos:

¿Quiénes son los interesados
en que vuestro pueblo se auto flagele,
se desespere y extinga?
¿A quién beneficia esta guerra inútil?

Para que surja la democracia
a partir de la anarquía;
para que reine el pueblo
que ahora se auto destruye

Para reivindicar a vuestro Dios
por el dolor infringido,
Abrid bien abiertos los brazos
para estrecharos entre sí
 

y pronunciad: ¡Bienvenidos
al Nuevo Estado Palesrael!

Norman Alexander Agnär
(04012009

 

Por: Poeta Escritor/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

5

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

26 Septiembre de 2011
7:25 pm

Todo se olvida en este pasajero mundo.

Norman Alexander Agnär

Norman Alexander Agnär

28 Septiembre de 2011
6:18 pm

Y por eso revivimos la historia una y otra vez, Alejandro

eugenio miltorres

eugenio miltorres

26 Septiembre de 2011
4:17 pm

Reconocido o no el estado Palestino,seguira matandose con su hermano Israel.El conflicto entre ellos es como un jonron,que no lo para nadie.

Norman Alexander Agnär

Norman Alexander Agnär

28 Septiembre de 2011
6:18 pm

Aquellos que pretenden hacer algo, aprovechan para darse pantalla política.

Norman Alexander Agnär

Norman Alexander Agnär

26 Septiembre de 2011
1:20 pm

Sigo siendo dueño de mi casa, aunque me saquen por las armas