30 de Septiembre de 2014
14 Marzo de 2012 | Crónicas emigrantes | Pasto (Colombia)

La amerifraquización europea

La amerifraquización europea
Foto:William Blake-Europe Supported By Africa and America 1796.

Desde que el primer hombre europeo pisó tierra americana la pobreza afloró como una peste. Pueblos enteros sucumbieron ante la presencia de estos hombres de hierro que podían matar desde la distancia con el poder del trueno entre sus manos. Hombres y culturas desaparecieron sin dejar rastro alguno, únicamente la pobreza y la miseria se encarnaría en los rostros y en la piel de los antiguos Hijos del Sol que, de la noche a la mañana, pasaron a ser dueños de un vasto imperio en donde el Sol no brillaría jamás.

De ciudades esplendorosas como las Mayas no quedaría ni siquiera el recuerdo. Códices, oro, hombres, pueblos, culturas, pensamientos y calendarios se perderían en la bruma de la noche para ser referentes de lo antiguo, de lo que fue y no será, de lo que fue y se fue. América se fragmentó y de la prosperidad y el bienestar económicos erigió una nueva realidad de la cual aun no se levanta. Sigue viviendo una pesadilla donde el último eslabón económico es el indio y la primera de sus promesas es el criollo. Pero lo que fue, fue. Lo que pasó, pasó. Y lo que no pudo ser, aun no es. América para los europeos, gente culta, próspera y bendecida por Dios. Así entra América al contexto geográfico moderno, siendo la ramera que se acostaba con las cortes a cambio de miseria y migajas. Y esa América prospera, culta y civilizada muere para dar paso a la América mendicante que ve en Europa el punto civilizador y salvador.

En África el fenómeno es similar, salvo por el hecho aterrador y atroz de su proximidad geográfica con Europa. Mano de obra barata que se consume en medio del marfil, el oro y los impresionantes diamantes que parecen huevos de avestruz y de los cuales se alimentan una y otra vez los pueblos blancos y europeos. Y su atraso y miseria se convierten en la opulencia y la riqueza de Europa, la niña blanca que únicamente se junta con la bastarda negra para jugar en los intersticios de la noche.

Llega Europa a África para “sucumbirla” entre sus minués y sus bailes de opereta. El negro yace a los pies europeos para llevar y aportar riqueza y bienestar a gente que no conoce y que nunca ha visto entre sus castillos y teatros de máscaras. África para Europa, el negro para el europeo, el negro para el blanco que es dueño de dioses salvadores y de iglesias redentoras. Y mientras los lujos se instituyen en las cortes, la miseria se entroniza en las chozas de los negros que son esclavizados por generaciones enteras de europeos en nombre de la cultura, la salvación y la civilización.

Quién puede creer entonces que Europa caería víctima de su propia lascivia y de su inmensa riqueza. Vaca paridora que ni toma la leche ni la deja tomar. Cuna de la civilización que hoy pare miseria y pobreza por sus poros como una venganza de los pueblos subyugados en América y África. El dedo prometeico de Fray Bartolomé de las Casas se erige para señalar hacia su propio pasado. Lo que fue, ya no es. Lo que fue, ya no será. Lo que fue, fue.

Hoy esa prosperidad se sume en miseria y pobreza como la de sus antiguos y modernos pueblos subyugados, Atahualpa parece gritar entre su pueblo las profecías silenciadas: “el blanco caerá como la fruta del árbol cuando el Sol otra vez ilumine nuestros aposentos”. Y las utopías incaicas tomadas de la mano del Inca Garcilaso comienzan a perfilarse para señalar nuevos caminos de prosperidad económica entre los hombres, blancos o mestizos, negros o criollos, europeos o americanos, africanos o sin raza: azules o arcoíris.

Cómo no horrorizarse de esas escenas de miseria europeas que antaño nos parecían ajenas a su realidad. Cómo no ver en esa cruda pobreza la sangre de América o el sudor de África; lo que por agua viene, por agua va. Y quizá estamos viendo la secuela europea del despertar americano, que se resiste a dejarse explotar inmisericordemente por los barbaros y a la vez cultos países europeos que son capaces de parir genios y genocidas.

Durante muchos años vivieron a expensas de las riquezas americanas y africanas, se nutrían de su suelo, de su gente, de su sangre y de su mismo dolor. Hoy ya se levanta el indio para reclamar lo suyo, para defender su oro, para reclamar a sus mujeres e impedir que se desplace la cultura y la civilización europea entre sus lomos. Y ya no fluye fácil la riqueza hacia su suelo, hoy algo queda para sí mismos y sus hijos lacerados de tanta cultura de los pueblos civilizados que los convirtieron en herederos de las miserias que una vez no lo fueron.

Lo que ocurre, simple y sencillamente, es que Europa se “amerifraquizó”, es decir, se convirtió en todo aquello que no fue y que hoy es. Sin que ella cuente con utopías que les brinden esperanza, una inútil indignación que los tragará en un espiral de odio, sangre, desesperanza y muerte. Y ya no contarán con América o Africa para asirse a su civilización; hoy la lucha es de ellos y para ellos, entre ellos. Ya los mercados de África o de América se resisten a sus espejuelos y baratijas. Si otra vez quieren conquistar a estos pueblos tienen que demostrar creatividad y beneficio. Europa se hunde, sucumbe, delira, agoniza. Y para salvarla ya no están América o África. Lo que fue, ya no es. Lo que fue, ya no será. Lo que fue, fue.

Por: PABLO EMILIO OBANDO ACOSTA/

VOTOS: 9
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (9 votos)

Opiniones

5

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

PensamientoActivo

PensamientoActivo

24 Marzo de 2012
4:26 pm

Muy bueno, pero falto la participación activa de los hijos europeos anglosajones, para ellos también ira la crisis, así intenten llenar sus arcas con los beneficios de la guerra. Ellos aprendieron el belicismo de Europa y sus ansias de hegemonia.

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

15 Marzo de 2012
5:00 pm

Me encantó la palabra: Amerifraquizo. muy buen tema.

ikaros50

ikaros50

15 Marzo de 2012
9:40 am

Analisis histórico bastante justo aunque la depredación de A.A fué tan vasta que le ha servido a E. para soportar los grandes conflictos bélicos entre ellos y mantener la amplia brecha de riqueza y bienestar con respecto a A.A , ya que aun con éste desmoronamiento actual nos toca a A.A bregar mucho para disminuir dicha brecha.Desde ésta Europa falseánte mi abrazo.

Adri83

Adri83

15 Marzo de 2012
8:49 am

Sr. Pablo, como dicen la vida no se queda con nada hoy le pasa factura a esa cultura, a todo un continente...

osgir

osgir

14 Marzo de 2012
7:55 pm

Quedaron los tipos enmarcados en su propio límite, pero con olor a agua de COLONIA.