25 de octubre de 2014
23 Noviembre de 2012 | Crónicas emigrantes | (Colombia)

La escritura creativa y su importancia en la transformación del ser humano

La escritura creativa y su importancia en la transformación del ser humano

Alguna vez el maestro Estanislao Zuleta escribía "...el arte es primordial, porque el hombre se posesiona del universo por medios artísticos. Un mundo no significativo, un mundo desnudo sería inhabitable, un mundo solamente práctico, donde el hombre no pudiera proyectar sus temores, esperanzas, donde no pudiera calificar las cosas.", haciendo alusión a la importancia que hay en la creatividad del ser humano como herramienta para semantizar y darle sentido a su existencia. Quizá lo expresó significando ese amor que siente el artista en su actividad creadora o pensando en recoger una visión enriquecedora de los momentos epifánicos que vivencia el creador de arte.

La historia creadora de la humanidad indica que uno de los actos más humano y hermoso de la especie humana es la escritura. Entendida ésta como la cristalización del poder y belleza de la palabra, del conocimiento, de la significación y del placer estético, a través de una simbología.

Según Aristóteles, el hombre es el ser de la palabra; por tanto, está inmerso en ese marasmo sígnico del cual se vale para ser más Ser y trascender en sus posibilidades.

¿Pero, cómo llegó el hombre a la palabra o cómo llegó la palabra al hombre y también a la escritura? sería, dándole una pincelada socrática, la pregunta por resolver. Tal vez sea un enigma según George Steiner; "...un enigma que sólo vale la pena plantearse para espolear el juego del intelecto, para abrir los ojos al portento de su genio comunicativo, pero no es una pregunta cuya respuesta segura esté al alcance de los humanos". Lo interesante es que la palabra existe y palpita en la realidad donde el hombre se halle y, a su lado, está esa inherente capacidad escritural como actividad lúdico-creadora la cual es aprehendida para expresarse estéticamente.

La escritura como creación del intelecto humano es un acto obsesivo y placentero. Siempre obliga al hombre a tener más conciencia de sus capacidades y limitaciones. Asimismo, lo desborda en su misma creación. Con ella, él desentraña y horada su febril capacidad de idealizar, crear mundos posibles, ficciones y saberes, presentándoles a los lectores fábulas ungidas de alucinaciones que van tejiéndose y coagulándose a través de su imaginación. Allí la fantasía puede o no subordinarse a la realidad o viceversa, insinuar caminos significativos que permitan al lector una salida de la minoría de edad. Es decir, abriéndole el entendimiento y despertándolo de los letargos a que ha estado sometido en el transcurso del tiempo.

El creador de textos, en su obra, embiste una y otra vez con obsesión perfeccionista los artificios creativos hasta configurar un todo perfectible a través de la construcción, destrucción y reconstrucción de sus escritos. Envía señales que pueden o no servir de referentes hacia una posible comprensión e interpretación de los significados explícitos e implícitos. Sus bosques narrativos, como diría Umberto Eco, se crean para penetrarse por lectores acuciosos y avezados desde sus estructuras ideológicas, sus percepciones, motivaciones e intereses. Por esto es necesario que el escritor sepa configurar una textura acorde a las exigencias de sus potenciales lectores. El texto no puede quedarse aislado de factores consecuentes con el lector y el contexto, pues sería llover sobre mojado.

Así mismo, los planteamientos, las descripciones, situaciones, conflictos y explicaciones aparecidas en los textos se manifiestan para ser desentrañados por el lector. El buen escritor reta a sus lectores. Si esto no se presenta, el texto se queda en la pasiva y oscura enunciación. Su trabajo se pierde en la oquedad del olvido. Como expresara alguna vez Kafka: "Si el libro que leemos no nos despierta como un puño que nos golpeara el cráneo, ¿para qué lo leemos? ¿Para que nos haga felices? Dios mío, también seríamos felices si no tuviéramos libros, y podríamos, si fuera necesario, escribir nosotros mismos los libros que nos hagan felices. Pero lo que debemos tener son esos libros que se precipitan sobre nosotros como la mala suerte y que nos perturban profundamente, como la muerte de alguien a quien amamos más que a nosotros mismos, como el suicidio. Un libro debe ser como un pico de hielo que rompe el mar congelado que tenemos dentro".

Por otra parte, la escritura es un acto revelador, porque a través de ella, se expresan tendencias, perspectivas, ideologías, saberes y significaciones que activan al ejecutarse, según los estudios sicolingüísticos, el dispositivo cognitivo más grande al ser humano: la mente. Se encarga de ofrecer y abrir caminos de rebelión contra lo estatuido como verdad o como cosmovisión particular. Pues, si la lectura no perturba al lector, quiere decir que éste está domado y alienado; puesto que, si los pensamientos y conocimientos expresados en el texto escrito no perturban al lector, se comprueba que está siendo amansado, banalizado o reprimido, según el maestro Zuleta, o, en el peor de los casos, el texto no está bien construido.

Considero que todo escritor, como toda aquella persona que desarrolle la escritura, siente un placer inmenso al momento de iniciar su actividad creadora y tiene, entre sus objetivos, provocarle a su potencial lector un sacudimiento fuerte que le despierte su sensibilidad a través de la forma como le presente su urdimbre escrita. Su esencia y función no pueden perderse en los meandros del desconocimiento. El escritor y lo escrito son un todo; no existen separaciones ni divergencias, pues viven materializados ante los ojos del mundo.

Lo anterior demuestra que la escritura, además de cumplir funciones cognitiva-cognoscitivas y tomarse como estrategia de trascendencia y transformación de la conciencia humana, es un proceso posibilitador de placer. El hombre se sensibiliza y humaniza cuando se despoja de aquellos fantasmas que subyacen en su ser, en su interioridad y que por su naturaleza comunicativa y socializadora canaliza para su beneficio y el de los demás. No puede estar pensando en subordinaciones y miedos ancestrales reprimidos; el hombre es una fuerza cinética que trasciende el aquí y el ahora por medio del conocimiento, la educación, la cultura y la escritura, en especial, entre otras manifestaciones.

No obstante, nos hemos acostumbrado a que en la enseñanza de la comunicación, en todas sus esferas, no se aborde el desarrollo de la lengua y de la escritura desde reales y concretas particularidades que potencialicen las capacidades de pensamiento y de creación de los aprendices. Pues como dice el profesor Álvaro Díaz, citando a Widdowson, si se tiene que enseñar la lengua en su función comunicativa, por un lado se tiene que centrar la atención en la forma cómo se usa ella para realizar actos comunicativos en el discurso y, en especial el escrito para configurar una cultura creadora desde la educación.

La escritura es uno de los actos más humano y como tal está llamada constantemente a desarrollar las diversas dimensiones del ser y del pensamiento. Como acto creador, igualmente, la fábula escritural se presenta como alternativa trascendental en la formación de sujetos libres. El hombre se humaniza por la educación en la medida en que los saberes, y en especial la escritura, se materializan en su universo de aprendizaje con proyección en sus contextos reales. Sin olvidar la oralidad, el escritor puede jugar una y mil veces con la elasticidad de las palabras, cristalizando mundos escriturales, a través de una ética comunicativa consecuente con su pensamiento.

No podemos olvidar que la escritura es un acto creativo que comienza con el supuesto de expresar querencias, necesidades, esperanzas, miedos, temores, pensamientos y sensaciones. El escritor enmarca su trabajo en el mundo de los intereses del lector potencial. Una tríada dialógica: lector-texto-autor, mediada por el contexto, posibilita la comprensión e interpretación de los mensajes explícitos o implícitos del texto.

En la realización del texto, el escritor debe discutir virtualmente con el lector potencial, el propósito comunicativo y la intencionalidad; ya que, si esto no se realiza, la escritura queda desvirtuada y su función como constructora de conciencia se desfigura. He allí su importancia para educar a niños y jóvenes.

El texto creado demuestra que la palabra escrita libera al hombre del silencio inoficioso y de la animalidad; pues, como creación desborda la mera reflexión desde su representación gráfica hasta llegar a la abstracción filosófica más profunda y al disfrute del placer más intenso. Sin olvidar la divergencia que existe entre autor-lector; ya que, la lectura no está hecha para acordar, sino para luchar, disentir.

En sí, la polifonía semántica que subyace en la escritura es el argumento a favor de su importancia como crisol del pensamiento de la humanidad en los momentos actuales para educar a hombres y mujeres de esta época crucial. La palabra escrita abre caminos en el laberinto de los jardines que se bifurcan, obligando a los lectores a realizar acciones cognitivas más allá de la simplicidad de lo textualizado. En todo texto se compendian los saberes que la humanidad ha producido desde tiempos inmemoriales. Tal vez parodiemos a Borges, manifestando que un texto no es más que la repetición de uno primigenio que se escribió desde la antigüedad. Pero, en ese proceso de imitación palimpséstica, valen los aportes que los nuevos creadores realizan acordes a sus realidades, pensamientos y sensaciones.

La escritura, según mi percepción, sirve de fuerza motriz y de alternativa humanizadora para las necesidades de una sociedad como la nuestra. No basta con producir textos escritos y dejarlos para que los otros los desechen y los desconozcan en su esencia sugerente y propositiva; la razón de éstos, como alternativas de transformación cognoscitiva desde lo educativo, radica en su capacidad semiótica y dignificadoras de la condición humana.

Finalmente, George Steiner manifestaba que "toda gran escritura brota de le dur désire de durer la despiadada artimaña del espíritu contra la muerte, la esperanza de sobrepasar al tiempo con la fuerza de la creación", frase que hace mención al deseo acendrado de crear para perdurar en el tiempo. La escritura vivifica al hombre y lo hace Ser, más si lo hace desde los primeros años en la escuela.

__

Referencias bibliográficas:

Díaz, Rodríguez Álvaro. "Aproximaciones al texto escrito", Medellín-Colombia, Editorial Universidad de Antioquia, Tercera Edición, 1995.

Zuleta, Estanislao. “Arte y Literatura", Medellín-Colombia, Hombre Nuevo Editores, 2001.

Steiner, George. "Lenguaje y Silencio" Ensayos sobre la literatura, el lenguaje y lo inhumano, Barcelona-España, Gedisa Editores, 1994.

* Edinson Pedroza Doria: Profesor del Distrito de Cartagena de Indias en la Institución Educativa Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y de Comunicación Oral y Escrita en la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco.

Por: Edinson Pedroza Doria/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (7 votos)

Opiniones

8

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Israel David Villadiego Flórez

Israel David Villadiego Flórez

29 Noviembre de 2012
3:35 pm

Muy buenas las tesis de éste escrito las cuales comparto. Principalmente cuando plantea que la escritura es la fuerza motriz y de alternativa humanizadora para una sociedad como la nuestra(deshumanizada). Lamentablemente, la actual sociedad totalitaria, como plantea Marcuse, determina las necesidades y aspiraciones individuales a través de diversos medios: televisión, centros educativos, familia, iglesias, etc. obstaculizando el surgimiento de una cultura liberadora.

ladypapa

ladypapa

24 Noviembre de 2012
4:58 pm

La escritura nos enriquece, pero no nos hace mejores, la prueba la tenemos cada día.

ikaros50

ikaros50

24 Noviembre de 2012
9:01 am

Muy buena Ilustracion sobre el arte de escribir.Hombre : el que escribe. El que nombra y escribe.
Abrazo

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

23 Noviembre de 2012
5:01 pm

Al leer su artículo cualquiera se transforma en un Elfo, recorriendo plácidamente el jardín delicioso y maravilloso de las letras, las palabras, el pensamiento, los sentires, poderes y saberes que pueblan nuestro universo y nos hace sentir vivos, maravillándonos de tan insigne riqueza que nos rodea, queriendo - cuanto antes - dormir en el plácido sueño de la creación, transformándonos - como Ud bien anota - en renovados seres humanos creadores de nuevos mundos.
Buena Nota
Saludos

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

23 Noviembre de 2012
4:58 pm

Excelene información

Lucho_perez

Lucho_perez

23 Noviembre de 2012
12:56 pm

La escritura y por ende la lectura, son los mejores vehículos de la culturización de un pueblo, contrario a la televisión que es meramente "embrutecedora"

Dhiego Fdo.

Dhiego Fdo.

23 Noviembre de 2012
10:55 am

Buen escrito, que resalta la importancia de la escritura creativa. !

moderador

moderador

23 Noviembre de 2012
10:52 am

Nota destacada en la red de portales. Gracias por el aporte.