30 de Agosto de 2014
27 Diciembre de 2012 | Crónicas emigrantes | (Canadá)

Opinión del lector

Opinión del lector

OPINION DEL LECTOR

La libertad de expresión y la protesta son bienes inajenables de la democracia, a lo largo de los tiempos, el derecho a decir  y a expresar  lo que el ciudadano, cree, siente o piensa viene ligado a  ella, incluso, algunos  sienten , la obligación  de luchar por el derecho a la expresión de otros, aun cuando no estén de acuerdo con sus creencias o puntos de vistas.

Los avances del siglo pasado  en materia de telecomunicaciones pusieron al  alcance del ciudadano común el derecho de expresarse en los medios de comunicación, de dar a conocer su opinión, de manifestar su acuerdo o desacuerdo, en ultimas, con internet en nuestra vida diaria el quejarse es un derecho al alcance. Sea  ese derecho al alcance de todos es materia de otros  cuestionamientos. Que efectividad pueda tener o no, es algo relativo también, el caso es, que frecuentemente en países con regímenes totalitarios se ha censurado, como era de esperarse, su acceso a este derecho, por igual, el acceso a internet se limita, ingentes esfuerzos se hacen y grandes recursos se malgastan en evitar que  el ciudadano de a pie se informe sobre el diario acontecer o exprese libremente su pensamiento.

Los diarios y periódicos no han sido ajenos a este fenómeno, de hecho, los comentarios de los lectores son hoy en día parte fundamental de ellos , de la cotidianidad de un periódico o diario de internet.

Las  caducas cartas al Director, o los censurados Correo del Lector, aun  permanecen, pero han perdido importancia, tal vez aun mantengan un aire de importancia, pero indudablemente, son cosas del pasado, amén de que antes, el espacio de publicación de estas cartas era  limitado, se mantenía siempre un aire de inconformidad, ya que , como era obvio por la dinámica de las publicaciones, las cartas eran  y son editadas, no imagino algunos fervientes lectores quejándose del Alcalde Petro, mandaría extensas misivas que llenarían páginas y páginas de los diarios capitalinos.

Pero mejor no alejarme del tema, la idea central es que los comentarios de los lectores, se han hecho extensivos a todos y cada uno de los artículos que se publican en los diarios en internet.

No podría entrar en detalle de los comentarios de todos y cada uno de los diarios, menos un en lenguas que no hablo y por supuesto a ningún colombiano le interesaría los comentarios de los lectores  sobre un acontecimiento de tráfico en Addis Abeba, la capital de Etiopia.

Pero es un hecho que a nivel de lo nuestro de lo colombiano, los comentarios de los lectores han masificado, el derecho de expresión, con todos sus beneficios y con todos los perjuicios, tal vez con más de estos últimos que de los primeros.

Hace unos años, hacia finales del  gobierno del Sr. Pastrana, me interese un poco , acerca de los  comentarios de los lectores en los semanarios Semana y Cambio, así como en los diarios El Tiempo y El Espectador, mi formación como sociólogo, me inducía, a  pensar en clasificar o evaluar e incluso estudiar el perfil ,de forma más académica ,del comentador de los diarios y revistas nacionales.

He de confesar que esta tarea me resulto titánica, no por lo extensa ó inmensa, sino por lo árida y frustrante.

Pero aun leo algunos de los comentarios u opiniones de los lectores de los diarios capitalinos, no suelo pasar de los 10 u 11 de ellos, menos cuando algunos deciden  poner  o  “subir” al espacio correspondiente una docena del mismo comentario, a veces necesito una gran entereza de ánimo para leer mas allá de 4 o 5  de ellos, pero el discurrir de la vida nacional, el clima de intolerancia, la polarización de la opinión pública, los cambios en la propiedad de los diarios, la guerra, el tráfico de estupefacientes, los políticos y senadores, los jueces y magistrados, los fiscales y abogados, los columnistas de opinión, en fin Colombia, es un cosmos, un universo tan intrincado, que el saber lo que piensan los lectores, me refiero a los que escriben u opinan en los comentarios , no deja de ser atrayente.

Opinar no es fácil, menos aun hacerlo de forma escrita, opinar y manifestar un punto de vista implica, pensar, analizar, evaluar y producir, esto solo en términos muy generales y se añade,  el escribir lo que pienso y no solo es cosa de escribirlo de forma correcta ya sea en lo gramatical o en lo ortográfico, sino en el uso del teclado, que se fue “ano” por “año” o “votar” por “botar” porque las dos letras están pegaditas en los teclados, en fin  varias cosas que hace difíciles el escribir los comentarios no solo de manera acertada sino de forma correcta.

Pero indudablemente, lo que mas característica los comentarios de los lectores es el anonimato.

Este anonimato, permite, que la capacidad de ofensa, llegue a extremos. Bajo el seudónimo o “Nick” del opinador se esconde el el adagio de “tirar la piedra y esconder la mano” con ello  se puede decir lo que se quiera, como se quiera, usando el más sucio y bajo lenguaje que se pueda hallar y por supuesto tratando de llevar la ofensa y el daño a su nivel máximo y no esperar sanción  retaliación de ninguna clase o índole. LA idea del comentarista medio, es herir u ofender no solo al sujeto sino a los partidarios de él, al otro al diferente, al que tiene  un opinión distinta o un punto de vista diferente, esto incluye, personas, cosas, ciudades regiones,  partidos políticos, nacionalidades, en fin…

Leyendo a los colombianos, en sus opiniones de los lectores, aun el más optimista de los analistas puede perder la cordura. Si usted  analiza puede encontrar trazas de humor, de ese humor guasón, que tanto ha caracterizado a los colombianos y que es llevado a extremos hirientes o dañinos, un ejemplo no mas, después de la bomba al Club El Nogal, un opinador decía, como sería el reguero de sangre azul corriendo por la carrera Séptima.

Cuando lo leí no supe si llorar o  llorar, porque esa risa, que pudiese producir este comentario refleja parte de lo que somos, bajo la risa y el humor a lo largo de la  vida republicana, hemos ocultado el derecho a vivir en un país digno.

Pero decía que se puede hallar trazas del humor, así como residuos del deseo de justicia y de equidad, otro ejemplo:  “Ojala entren los gringos y bombardeen  a diestra y siniestra toda la selva para que masacren a todos los guerrilleros”, que hayan muertos, pero no cercanos a mi.

Hay personajes que definitivamente polarizan la opinión, no que la opinión los deteste, sino que la polarizan, entre buenos y malos, entre justos e injustos, entre adalides y traidores.

Indudablemente el ex presidente Uribe y el Presidente Santos, son el foco mayor  de esta polarización son amados y odiados, son el origen y el fin de toda noticia y son el punto de comparación entre un hecho que ocurra en un pueblecito de Caldas y otro en Abisinia, de una forma u otra ellos dos saldrán nombrados en los comentarios como fuente , como reflejo, como ejemplo o como burla.

Algunos personajes de la vida nacional son odiados, odiados y siempre odiados, no cuentan con ningún defensor o comentario benévolo, la persona más vilipendiada en sin lugar a duda Piedad Córdoba. Los sobrenombres, que no mencionare, los adjetivos a  su  raza, a su género, a su vestir, a sus  amistades, a su vida privada son  grotescos.

En Bogotá, se lo lleva por supuesto el  alcalde Petro y digamos que el da papaya, como dice el adagio popular, y olvida, que la opinión pública que lo eligió solo era el del 21% o cerca de la votación, sin restarle la abstención.

Pero es  claro que si hay algo común entre un opinador del estrato 1 y otro del estrato 6 es el odio que levanta el alcalde, opinadores diarios , consuetudinarios, que a veces siembran dudas, mencionan de forma constante  el adjetivo de Genocida, Petro el  Genocida, a veces dudo si el opinador sabe el significado de genocida o simplemente no le perdona a Petro su  pasado y no me refiero a su militancia en el M-19, sino al pasado de  no ser miembro de la élite, de ser como se dice en ingles un “outsider”,  esto levanta ojeriza en todos los estratos, unos lo creen un guache que quiere gobernar a la gente bien y otros lo consideran un guache incapaz de gobernar a la gente bien.

Gabriel García, Márquez, Gabo, sin tener yo el derecho a llamarle  así suscita infinidad de dañosos y dañinos comentarios, detestan su obra que en su mayoría  no han leído, lo califican de mercachifle porque 100 Años de Soledad ha sido editada en chino, lo odian por vivir en México, por ser amigo de Cuba, por haber  donado el premio del Concurso ESSO a una organización política de Venezuela, aunque el 99% de los opinadores de seguro no saben el titulo de la obra premiada ni la fecha en que  ocurrió.

Desconchen la validez del jurado del premio Nobel que le otorgaron, se enfurecen porque no ha pavimentado una calle en Aracataca, o porque sus hijos son mexicanos. Por supuesto Gabo tiene defensores, justos serios , que se indignan, entre la multitud de comentarios arrogantes y desafinados. Justo y necesario.

Ya casi en el olvido, Ingrid Betancur, Clara Rojas , Horacio Serpa, Lucho Garzón, Antanas Mockus, Peñalosa , y se refieren a las “lozas de Transmilenio” y escriben mal su nombre y escriben mal el asunto de Transmilenio, en fin.

No menciono al Presidente Hugo Chávez, merecería capítulo aparte, además me hacer crecer en la suspicacia de que el sueño de Bolívar no era errado, Colombia y Venezuela parecen ser  la misma nación, por los comentario hacia y acerca de Chávez uno creería que él es colombiano.

Para cerrar hay algo que en definitiva  y de forma contundente pone de relieve los comentarios de los lectores , la educación colombiana falla, un observador anónimo, diría que no hay educación, ( que no cortesía o urbanidad) a lo mas nuestro sistema provee una instrucción básica, no solo por lo carencia de estructura en el pensamiento, ni los errores de redacción u ortografía sino por la ausencia de formación académica, el desconocimiento de herramientas que están al alcance del opinador promedio, quiero decir, un lector  comenta sobre el nombramiento de un ciudadano canadiense, como  Gobernador del  banco de Inglaterra y por  el hecho de  involucrar a   Canadá  e Inglaterra deduce conclusiones que uno se asombra por lo erradas y que bastaría solamente, utilizar el mismo dispositivo en que se escribe para verificar la información, pero no el comentarista, ofende, denigra, al columnista, ser burla de él y cierra con conclusiones que provienen únicamente de su imaginación  y sin ninguna  relación con  la realidad.

Pero sobre la veracidad  se impone la creencia del opinador,  y sobre esto el deseo siempre presente de ofender, de descalificar al escritor, al columnista, al periodista, la  divergencia es base de la opinión,  pero esta no está en el contexto están  la grosería, la chambonería   el deseo de herir, que es permitido bajo el anonimato.

Para recompensar mi espíritu en este tiempo navideño, releí esa maginifca obra  de GGM, La Mala Hora, que describe tan claramente, el daño que causa los pasquines  anónimos, predecesores de muchos de los opinadores de los diarios Capitalinos.

Por: MARPET

VOTOS: 9
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (9 votos)

Opiniones

11

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Francaditalia

Francaditalia

28 Diciembre de 2012
10:14 am

Comparo los comentarios de los lectores franceses y colombianos y por supuesto en los periódicos colombianos abunda el racismo, el sexismo y el insulto. En Francia existen leyes que castigan eso, los periódicos en versión digital deben en ese caso asumir los comentarios de sus lectores. Le Figaro y otros por ejemplo, no dejan pasar automaticamente el comentario sin antes haber sido leído por el responsable web. Lo que que existe en Soyperiodista.com es un autocontrol pues todo el mundo en el portal termina por conocerse. La manera de opinar tiene que ver con el método de enseñanza en cada país. En Colombia es el estilo de tertulia, intimidación y gritos el que predomina, no el de la argumentación. También es cierto que hoy en dia hay mucho neurótico y amargado con un teclado en la mano.

Francaditalia

Francaditalia

29 Diciembre de 2012
6:08 am

Marpet, en España se está pidiendo una reforma educativa que acabe con el estilo tertuliano basado según Rafael Argullol en el sarcásmo y la impunidad." No es posible una escuela intelectualmente injuriosa en un país cautivado por las tertulias radiofónicas y televisivas en las que triunfa el más gritón, el más gracioso o el que aspira a mayor impunidad". Ese argumento puede ayudar a comprender mejor la reacción de los lectores colombianos y otros. Feliz Año.

MARPET

MARPET

28 Diciembre de 2012
6:22 pm

Francaditalia, gracias por leerme y estoy de acuerdo, hay muchos neurótico con un teclado al alcence de la mano, ademáas en Colombia nunca nos enseñaron a protestar, esto es sinonimo de destrozos y daños y discrepar sinónimos de ofensas.
Feliz año.
Marpet

Adri83

Adri83

28 Diciembre de 2012
8:50 am

La opinión digo yo, es el mejor termómetro de una problemática o temática determinada, ya lo han expresado otros foristas, en Soy Periodista se tiene la ventaja de poder opinar, pero siempre conservando el respeto.
Discrepar no debe ser sinónimo de insultar.

luifernd

luifernd

28 Diciembre de 2012
8:19 am

Gracias mil ARACATAKA.Felicidades!!!

Aracataka

Aracataka

27 Diciembre de 2012
9:14 pm

..certera opinión!... tienes mucha razón! si algo me decepciona y frustra es leer los comentarios en los diarios...es una guerra absurda de palabras, sin ideas concretas ni convicción alguna, peor aun, no puedes atreverte a llamar al orden porque te crucifican...es muy triste que ese privilegio que hoy poseemos los lectores de poder opinar, se convierta en un arma peligrosa en donde las ideas incoherentes, las palabras hirientes feas y ofensivas son la nota dominante en todos los periódicos...por eso me abstengo de comentar! ..menos mal existe SoyPeriodista.com en donde se puede opinar sin temor a ser agredido por hacerlo, aqui se pueden expresan opiniones en un marco de respeto y consideración...
..interesante y grata lectura! saludos cordialísimos...y
Feliz Año Nuevo! ☺

MARPET

MARPET

27 Diciembre de 2012
10:29 pm

Gracias Aracataka por tus buenos deseos para el año que viene, igual para ti y tu familia, grandes logros y gratos momentos. Me gustaron tus palabras y son ciertas, gracias por leerme
Marpet

Lucho_perez

Lucho_perez

27 Diciembre de 2012
3:17 pm

Algo extenso, el escrito...
Desde luego que la opinión y participación del lector es buena, SIEMPRE y CUANDO se haga con respeto.
Por fortuna en este medio (Soy Periodista) predomina el respeto, aunque se tenga diferencias en la opinión.
Los foros u opiniones que se leen en los medios, en su gran mayoría son INSULTANTES, OBSCENAS, Y GROSERAS.
Una cosa es expresarse y hacer valer el derecho a la libe opinión y expresión, otra pasarse y convertirse en un patán, tras un "nick":

MARPET

MARPET

27 Diciembre de 2012
7:31 pm

Lucho_Pérez, gracias por leer mi comentario, sí talvez fue un poco extenso y lo pensé en dos partes, pero lo dejé de esta manera. es cierto en Soy Periodista, nunca he leido comentarios que vayan más allá del respeto. Ud. lo dice la divergencia enla opinión es válida.
Gracias
Marpet

criticoncolombiano

criticoncolombiano

27 Diciembre de 2012
12:10 pm

Muy interesante tema. ¡Feliz 2013!

MARPET

MARPET

27 Diciembre de 2012
12:58 pm

Gracias por su deseos para el 2013, igual para usted y su familia, gracias por la lectura