22 de octubre de 2014
29 Diciembre de 2012 | Crónicas emigrantes | (Francia)

El cambio de François Hollande

Foto:El voto francés/ MH Escalante
El voto francés/ MH Escalante
Imagen asociada
Imagen asociada

Promesas no cumplidas, esperanzas que se esfuman, un divorcio se perfila entre socialistas y comunistas y otros partidos de la izquierda francesa,  reunidos en el “Front de Gauche”, un gran partido de partidos que contribuyó a la victoria de François Hollande hace siete meses como nuevo presidente de Francia, al lado del Partido Socialista (PS), más poderoso que todos ellos en número de militantes y representantes a nivel nacional, regional y local.

Los socialistas andan ahora muy molestos con los comunistas, así lo han hecho saber en un mensaje dirigido a su Secretario Pierre Laurent, pues el Partido Comunista Francés (PCF) acaba de sacar un video de saludo de Año Nuevo al pueblo francés, en el que se retoman apartes de los discursos del candidato François Hollande para transformarlos en parodias.

El montaje consiste en tomar las imágenes del candidato Hollande cuando pronuncia sus frases más celebres : “Nuestro enemigo común es el mundo de la finanza”, “Los inmigrantes legales tendrán derecho a votar en las elecciones municipales”, “Impediremos que los grandes patronos de la industria sigan suprimiendo empleos e instalando sus fabricas fuera de Francia”, para acompañarlas al final con salvas de aplausos y risas provenientes de un público invisible, que parece alabar la prestación de un cómico imitando a un político mentiroso y no el que escucha los postulados del respetable candidato que fue François Hollande.

En “Encendamos de nuevo las estrellas en el 2013”, de cuatro minutos, los comunistas parodian los apartes en que Hollande promete el “changement” el cambio, que siete meses después de su posesión y de la de su Primer Ministro Jean-Marc Ayrault aun no se ve, hasta ahora al menos nadie lo ha notado, ni los comunistas, ni los otros partidos del Front de Gauche, ni los partidos opositores, ni el resto de los franceses.

Hay que rendirse a la evidencia de que hasta el momento ha sido más que difícil para el gobierno socialista pasar de la promesa al acto. El asunto del voto de los extranjeros por ejemplo, terminó por convertirse en “una papa caliente” que los unos envían a los otros, sin que nadie verdaderamente demuestre - salvo algunas figuras políticas e intelectuales a título individual-, querer votar una ley que se considera casi imposible de hacer pasar “como carta en un buzón”, ante la opinión pública francesa. Mucho menos en tiempos de crísis, aunque varios países vecinos a Francia ya lo hayan hecho sin que por ello se le haya dado más argumentos a la extrema derecha local.

En términos de mejoramiento de vida, la llegada de François Hollande tampoco ha marcado una ruptura entre el pasado y el presente, la dirección de la flecha de evolución de arriba hacia abajo no se ha invertido. Como si el gobierno socialista se hubiera quedado impávido ante la amplitud de la crísis en Europa, pero esta descripción es también caricaturesca. De hecho se ve trabajar a los socialistas lo mejor que pueden, intentando estar a la altura del desafío. De todas maneras una buena parte de la sociedad sabe que Francia no puede funcionar por fuera de las decisiones europeas, y que un solo hombre y un solo partido no puede cambiar el rumbo que ha impuesto Alemania, apasionada de los recortes públicos para reducir según ella las deudas nacionales y en consecuencia aligerar las cargas comunes.

Pero, que en este video se critique a François Hollande de manera tan punzante, ha hecho que el pacifico y sonriente Secretario del PS, Harlem Désir, salga a declarar ahora con enojo que el mensaje del PCF "es mentiroso, una caricatura, de mala fe”, en suma un acto de irrespeto a la figura del Presidente.

El video tiene por lo menos la cualidad de rendir honor a la verdad. Su ironía revela el distanciamiento, ese sí real y concreto, que se está dando entre socialistas y comunistas en el terreno político. Se ha visto reflejado en el saboteo sistemático que los senadores del PCF le están haciendo a los proyectos de ley que los socialistas han llevado hasta ahora ante el Senado. Los comunistas han jugado el juego de los partidos de derecha en la oposición, haciendo coalición con ellos a la hora de votar en contra.

Fue justamente por ese juego de alianzas que hace poco los 138 senadores socialistas, mas los 12 ecologistas, perdieron el apoyo de los 20 senadores comunistas en la aprobación de la “Ley rectificativa de finanzas 2013” pues el PCF la juzgó penalizante por ser portadora de mayor austeridad para el pueblo francés. La ley finalmente pasó en la Asamblea Nacional, no sin antes haber causado gran malestar al equipo de gobierno.

Que el PCF se alíe a los 163 senadores de derecha (7 se declaran independientes y 18 son de grupos centristas moderados) jugando el juego de éstos que consiste en levantarle obstáculos al presidente y a su primer ministro, es crear una alquimia complicada, y peor cuando en materia de austeridad nadie mejor que el expresidente Nicolas Sarkozy para personificarla.

Pero el PCF está diciendo que el PS se ha alejado de sus principios fundadores, ya no sería socialista sino un partido social demócrata de corte liberal. Un partido que ya no piensa en los más desfavorecidos sino que sigue favoreciendo a los más ricos. El PCF le está diciendo al PS que su deber es impedir que la pobreza se siga extendiendo pues terminará por tocar a otras capas de la sociedad, ya que el desempleo sigue creciendo, casi el 10% de la población, y el costo de vida sigue aumentando. Pero ya sabemos que hablar para hacer oposición es mucho más fácil que gobernar.

Sin embargo las cifras hablan por sí solas : Francia registra entre 4,5 y 8,2 millones de ciudadanos pobres, un 20% de ellos son jóvenes. 3,5 millones viven en habitaciones inconfortables, 150 mil hombres y mujeres duermen en la calle, 4, 3 millones reciben ayudas de solidaridad para la salud, 100 mil jóvenes no tiene ninguna calificación, 765 mil hogares están sobreendeudados, 1, 39 millones reciben ayudas del Estado para poder completar el fin del mes.

Hubo necesidad de organizar una gran conferencia sobre “La pobreza en Francia”, para que estas estadísticas salieran a la luz. Ahora los periódicos ya pueden sacar la foto con el testimonio del empleado que perdió su casa luego de un divorcio y ahora no puede pagarse un arriendo costoso, o del campesino que vive sin luz y agua pues su pensión no le alcanza para pagar los servicios públicos. O la madre sola y sus hijos que tiene que vivir en un carro caravana a la espera de que la comuna les ofrezca un alojamiento con arriendo moderado, una espera que puede durar años pues las listas son extensas.

Esta conferencia que auspició el Partido Socialista, no tuvo en cuenta sin embargo la situación paupérrima de los inmigrantes clandestinos, habría alrededor de 400 mil en Francia, no hay estadísticas precisas. Ellos en cambio no tienen ningún acceso al empleo, ni al alojamiento ni a las ayudas oficiales, sólo a los buenos oficios que les prestan las ONG en caso de urgencia.

Estos nuevos pobres en Europa que vienen a sumarse a los nacionales,  provienen de países en conflicto, Irak, Afganistán, Pakistán y ahora Egipto, Túnez, Libia, Siria. Muchos de ellos aspiran a no quedarse en Francia, su destino final es Inglaterra. Por eso se amontonan en campamentos de miseria alrededor de la ciudad de Calais donde empieza para ellos el Túnel de la Mancha.

Los tiempos se auguran difíciles y el gobierno socialista se muestra dubitativo. Estos males sociales estan haciendo creer a los franceses que François Hollande es un presidente blando. Más que el “changement”, que significaba hacer del hombre el centro de toda su acción gubernamental, por encima de cualquier consideración mercantilista de los dueños del capital que han hecho de la especulación financiera una fuente de enriquecimiento personal, lo que se observa es una austeridad que obligará a aumentar los impuestos para la mayoría de franceses. El costo de vida también sube y en materia de salud podrá tener una mejor prestación aquel que se pueda pagar un servicio de calidad, cuando el derecho a una salud para todos ha sido hasta ahora uno de los principales valores de igualdad de la democracia francesa.

El otoño en Francia coincide con los pagos de los seguros, los gastos de entrada de los colegios, universidades, el pago de los impuestos de vivienda. En Francia se pagan dos, uno al Estado y otro a la comuna.

Para el ciudadano francés que diariamente tiene que medir sus economías y que “tiene que organizar su dinero pues no se sabe de qué está hecho el mañana”, si es que aún puede ahorrar, - Francia es uno de los países de Europa con una cultura del ahorro bien anclada- , ese es el ciudadano que ahora se pregunta en qué consiste y cuando llegará el cambio del que tanto habló François Hollande cuando era candidato.

En los meses de septiembre, octubre y noviembre los franceses salieron varias veces a la calle para protestar contra ésta que es para ellos la peor crísis que se haya visto en este país en los últimos años. Los grandes sindicatos de la industria automotriz, los de Peugeot, - que poco a poco va dejando sin trabajo a 8 mil personas -, los de la agroindustria, (un criaderos de pollos, un conocido fabricante de bolsas de té y otros), desfilaron en París junto al “Front de Gauche” para pedirle a François Hollande más audacia en su gestión.

Pero François Hollande es un hombre que brilla por su diplomacia. Algunos dicen que es tibieza. La gente votó por él y aunque no se le pidió milagros sí se le pide ahora que cumpla con el cambio que prometió. A propósito, con qué nuevas dificultades se topará Hollande si de verdad tiene voluntad de efectuar ese cambio? El 2013 se anuncia como un año de recesión, el tiempo que pasa sin soluciones está haciendo creer a los franceses en una forma de inmovilismo socialista.

Algunos franceses se han puesto hasta añorar los viejos tiempos. Hay incluso aquellos que dicen que Nicolas Sarkozy fue más eficaz que François Hollande. El Partido Comunista Francés no cree un solo momento en tal afirmación. Los comunistas siguen denunciando el liberalismo a ultranza que se dejó como herencia a los socialistas, el culto al individualismo que se fomentó y el desprecio que durante cinco años demostró el presidente Nicolas Sarkozy a toda iniciativa de orden social.

Criticar ahora a François Hollande, un hombre de izquierda, es entonces para los comunistas una forma  de sacudirlo desde su propio frente para obligarlo a arrojar los frutos que se esperan de él. Por eso talvez el Partido Comunista Francés no desea un Feliz Año a los franceses incluidos los socialistas sino un Año 2013 de luchas,  y éstas se anuncian numerosas y difíciles.

 A bientôt
MH Escalante

Por: Francaditalia

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

5

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Dorita1923

Dorita1923

30 Diciembre de 2012
3:47 pm

temas variados del viejo continente, fabuloso aporte Doña FRANCADITALIA.

Jorge Enrique Acevedo Acevedo

Jorge Enrique Acevedo Acevedo

30 Diciembre de 2012
9:54 am

Churchill dijo que la democracia es el menos malo de todos los sistemas de gobierno y nos quedamos con ese "contentillo". En realidad el sistema democrático no puede seguir admitiendo que los candidatos prometan y prometen y luego les quede fácil no cumplir porque eso es engañar y la democracia no se hizo para eso. Lo correcto: Si un funcionario elegido no puede cumplir pues que se vaya. ¡ Y cuidado con lo que promete!

jogafi

jogafi

30 Diciembre de 2012
10:45 am

Muy acertado comentario, que nos recuerda el verdadero concepto de "democracia" y los derechos y deberes que ésta implica para electores y elegido.
Solo nos falta el pequeño detalle de "hacer valer" esos derechos, y tal como concluyes el que no sirva, el que no cumpla que se vaya....
Franca, excelente nota.
Saludo cordial.

osgir

osgir

30 Diciembre de 2012
6:30 am

Los países gobernados por las pasiones , a la izquierda o a la derecha, siempre terminan siendo víctimas de la ciclotimia política de los apasionados.

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

29 Diciembre de 2012
10:13 pm

De candidato a presidente es una transición que para muchos se transforma en una verdadera misión imposible. Ojalá tenga mejor suerte en el próximo año.