27 de Noviembre de 2014
5 Enero de 2013 | Crónicas emigrantes

Muerte de 'capos' no afecta negocio de narcos en México

Muerte de 'capos' no afecta negocio de narcos en México
Foto:www.lavoz.com.ar

Muerte de capos no afecta negocio de narcos en México

§ “Los Zetas” es una organización criminal que se dedica principalmente al tráfico y comercialización de estupefacientes. Se fundó en el año 1999, y estuvo conformado, en principio, por un grupo de desertores de las Fuerzas Especiales (fusileros, paracaidistas, etc.) y retirados del Ejercito Mexicano.

Aquellos integrantes de “Los Zetas” fueron entrenados anteriormente por la CIA y asesores militares israelíes, que les proporcionaron entrenamiento en manejo de armas sofisticadas. Además “Los Zetas” incluyeron en sus filas antiguos soldados de las Fuerzas Especiales de Guatemala.

Investigaciones que datan de marzo de 2010, concluyen que esta banda delincuencial ha reclutado jóvenes y niños; y que han contratado políticos, policías, periodistas y taxistas para llevar a cabo su acción criminal que se ha mezclado con terrorismo.

La principal área de influencia de “Los Zetas” era Tamalipas, pero posteriormente se expandieron por todo México. Al no controlar ningún puerto marítimo, “Los Zetas” han recurrido al secuestro y la extorsión para poder financiarse y sembrar el terror en dicho país, de esta manera, se han convertido en el grupo ilegal más repudiado por las autoridades y por las bandas delincuenciales enemigas.

Cada vez que desaparece un capo del narcotráfico (en este caso Heriberto Lazcano alias “el Lazca”, líder de “Los Zetas”, asesinado el pasado 7 de octubre en un enfrentamiento con la marina) ya sea por asesinato o por captura, su remplazo se da casi de inmediato, siempre hay otra persona que está dispuesta a remplazarlo.

En la banda delincuencial de “Los Zetas”, el asunto de la desaparición de capos está casi resuelta, ya que, cada vez que es capturado o asesinado uno de sus líderes, ya hay una persona esperando ocupar su lugar, este “sucesor” ya está previamente postulado para evitar enfrentamientos entre los miembros de la misma organización.

Esta problemática afecta principalmente a la población civil mexicana, que sufre constantemente los estragos provocados por la violencia y los enfrentamientos entre bandas criminales. Además deben soportar el aumento del consumo de estupefacientes entre sus habitantes, que desencadena otras disfuncionalidades sociales como el hurto, el homicidio, el microtráfico, el secuestro, el tráfico de armas, el tráfico de personas, el robo de automóviles y el reclutamiento de menores, entre otras, que afligen el bienestar de la población mexicana.

Para solucionar esta problemática se deberían tomar ciertas medidas como vigilar miembros del Estado y autoridades locales para que no incurran en arreglos ilegales con organizaciones criminales; identificar y bloquear rutas de transporte y plantas de procesamiento de estupefacientes; brindar apoyo económico y de seguridad a poblaciones indígenas y campesinas para erradicar y remplazar cultivos ilícitos por siembras agrícolas y de materias primas; establecer políticas de prevención, control, y rehabilitación del consumo de estupefacientes; hacer seguimiento a funcionarios y ex funcionarios de Fuerzas armadas para prevenir su vinculación con organizaciones al margen de la ley; y unificar la policía mexicana, ya que México cuenta con más de dos mil policías municipales, además de las federales, lo cual dificulta coordinar las fuerzas de Estado contra el delito.

Por: Maicol Ciprian M/

VOTOS: 1
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí