22 de Agosto de 2014
19 Enero de 2013 | Crónicas emigrantes | (Colombia)

Partir de realidades y no de fantasías

Partir de realidades y no de fantasías
Foto:http://colombiaopina.wordpress.com

Con esas mismas palabras Yesid Arteta, ex integrante de las Farc, llama la atención a los delegados de la organización armada ilegal en La Habana, aunque su lectura del cumplimiento del cese unilateral del fuego decretado por las Farc es diferente a la realidad fáctica. Entre el 20 de noviembre del año pasado y el 17 de enero de 2013 se registraron un total de 52 acciones de la guerrilla, siendo las zonas del Cauca, Antioquia y Catatumbo las más afectadas.

Si algo quedó probado es que los hechos de violencia durante el período de cese de hostilidades demuestran que los bloques Sur y Occidental de las Farc no acataron la orden y que eso hace evidente que ni Timochenko ni Iván Márquez tienen control completo sobre sus hombres. En cambio, los frentes que si obedecieron fueron el Caribe, el del Magdalena Medio (influido por Timochenko) y el Oriental (que es casi el 50% de las Farc).

En realidad las estructuras del Caribe y Magdalena Medio están desde hace tiempo tan debilitadas que su capacidad de daño es relativa, por lo que su peso en el acatamiento de la orden no es significativo. El llamado Bloque Oriental cesó operaciones terroristas contra la población civil pero en cambio intensificó las relacionadas con el narcotráfico.

Al preguntarles la prensa en La Haba sobre estas realidades a los delegados de las Farc en La Habana, Jesús Emilio Carvajalino, alias Andrés París, se limitó a señalar que ellos no respondían a esas preguntas, esas discusiones sobre temas que desconocían. Ya ni siquiera se escudó en la mentira de que era acciones defensivas como intentara hacerlo a fines del año pasado.

Así que la apreciación de Arteta sobre que las Farc demostraron que tienen capacidad de cumplir, amén de que su jefatura probó mando y obediencia en todas sus estructuras y escalones, parte de esos mismos deseos y fantasías que él les recomienda a los cabecillas de las Farc desechar para no perder de vista las realidades.

Y es que hasta Iván Cepeda, representante comunista a la Cámara y vocero permanente de la llamada insurgencia, acepta que el cese al fuego apenas tuvo una acogida parcial por parte de la organización armada ilegal, al señalar que el cese unilateral de hostilidades decretado por las Farc ha sido de todas maneras un gesto de buena voluntad que implicó una disminución evidente de las acciones violentas por parte de la guerrilla.

Buena voluntad que se pone en duda con la verificación de acciones para aprovisionamiento de gran cantidad de explosivos y municiones en Ecuador y la develación del plan terrorista contra Bogotá con las cuales las Farc pretendían anunciar precisamente el cese al fuego. Para ocultar esta realidad Cepeda recurre a la falacia de señalar que la orden de los cabecillas de las Farc fue benéfica porque incluso disminuyeron las acciones de las estructuras “neoparamilitares”, lo que simplemente ratificaría que Farc y bandas criminales actúan de consuno.

Los deseos y fantasías son creer que de La Habana saldrá la paz con las Farc, la dura realidad es que los delegados de esa organización armada ilegal no representan la mayoría de quienes componen esa organización, apenas un 30%, y que la mayorías de las estructuras están dedicadas al narcotráfico y al terrorismo como instrumento para garantizar la continuidad de su negocio y el control del mismo.

Nada se ha oído hasta hoy de la llamada “línea dura de las Farc”, con excepción de Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, los demás delegados de la organización armada ilegal tienen como característica común que pertenecen al llamado “sector intelectual” que no hay tenido un mando militar destacado, de los que no se conoce precisamente el ser orientadores que tengan trascendencia sobre la “guerrillerada” de otrora hablara el Mono Jojoy.

Muchos de ellos están en esa instancia por ser parientes cercanos por afinidad de cabecillas históricos, el mismo Jesús Emilio Carvajalino, alias Andrés París, por ejemplo, está casado desde 1982 con la hija del fallecido Jacobo Arenas, razón por la cual le dieron un cargo directivo, el mando de la escuela de cuadros guerrilleros ‘Hernando González Acosta’. Formado en el dogmatismo comunista, y con tanto poder tan joven, mandó fusilar a muchos integrantes de la escuela. Le hicieron un consejo de guerra en el que lo condenaron a la pérdida del mando en 1990, y lo sancionaron.

Qué trascendencia puede tener un bacán como Seusis Pausivas Hernández, alias Jesús Santrich, enfermo y sin mando en una organización donde lo que se rinde es el “culto al macho”, al que impone mediante el terror su mando y en la que hoy en día lo que menos importancia tiene es el trabajo en las ideas políticas entre la población civil y en la que ya es casi inexistente el despliegue de la conformación de estructuras de la guerrilla urbana. Hace tiempo Santrich fue reemplazado por los herederos de los viejos comunistas y los “elementos progresistas de la burguesía” cooptados por el PC3 para adelantar el trabajo político a través del PC3.

Mucho de deseos y fantasías en el proceso de La Habana, poco apego a las realidades del narcoterrorismo, eso es lo que hoy caracteriza este embeleco que se cree es el comienzo del fin de la violencia impuesta al país desde hace más de 50 años por el comunismo y que hoy es tan arcaica como el mismo discurso de la izquierda divorciada de la realidad nacional.

Por: NUEVAS OPINIONES

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí