21 de Noviembre de 2014
24 Enero de 2013 | Crónicas emigrantes | (Colombia)

Del perdón, la firmeza y doce monos más

Del perdón, la firmeza y doce monos más
Foto:Google

 ¿Qué es el perdón, en una época en la cual se utiliza como una trillada y desgastada palabra para salir del paso?

La tendencia es accionar, omitir, injuriar, insultar, agraviar, ofender, provocar y con un “perdón”, pretender que el daño quede en el olvido.

El perdón es un acto sublime del ser humano, con el perdón nos liberamos y nos limpiamos del resentimiento, dicen los que saben que hay que perdonar no tanto por el que hace el daño, sino en beneficio propio, beneficio que se representa en lo emocional, en lo espiritual y en lo físico o material de quien perdona; apreciación totalmente cierta, con el perdón se alcanza la paz interior.

El perdón es un acto individual, voluntario, solemne, libre y sin apremio, sin embargo no necesariamente conlleva  a que las cosas o situaciones vuelvan a su estado natural o inicial, me explico, se puede perdonar, pero es opcional por decirlo de alguna manera, olvidar definitivamente la ofensa, perdón no quiere decir olvido, perdón no quiere decir ceder a la firmeza, renunciar al respeto, renunciar a iniciar acciones judiciales.

 A mi juicio el perdón se podría aproximar al recuerdo de un hecho doloroso sin resentimiento, recordar con tranquilidad, asumiendo la experiencia como un aprendizaje para la vida, no tomar la justicia por las propias manos y renunciar a la venganza.

Podemos citar algunos ejemplos de ese perdón apresurado que muchos pretenden,  el esposo que golpea a su esposa y exige simultáneamente con el último puño que ella lo perdone y sigan como si nada hasta la próxima juetera y su respectivo perdón,   el deudor que no le paga la deuda a su acreedor y el cual también pretende que con el perdón se le exima de la acción judicial, el padre que nunca vio a su hijo y pretende en el olvidado ancianato que hasta ahora su hijo no reconocido, lo perdone en cuestión de segundos y que le pague además las mesadas atrasadas.

Hay que desligar el perdón de las acciones subsiguientes y de las consecuencias provenientes del hecho: “Te perdono, pero voy a ejercer mis derechos”, “Te perdono, pero no quiero convivir contigo” “Te perdono, pero no quiero ser más tu amigo (a)”. “Te perdono, pero no voy a pagar tus cuentas”.  El perdón no es renunciar a la dignidad, ni convertirnos en trapitos de planchar de nadie.

Perdonar siete veces siete, pero no renunciar a la integridad, Jesús amó y perdonó pero jamás se doblegó, ni renunció a su filosofía de vida, tanto así que dio su vida por ello.

Para algunas personas el perdón requerirá tiempos diferentes, el perdón no es un artículo de entrega inmediata, el perdón requiere un espacio para que éste sea sentido y verdadero.

Es sorprendente como en algunos casos las personas exigen perdón al mejor estilo de un comercial de una empresa de mensajería: “LO QUIERO HOY MISMO, HOY MISMO”, no, eso no así, es mejor entonces como todo en la vida, prevenir los daños, las ofensas, las injurias, las acciones, las omisiones, en caso contrario se debe entonces asumir las consecuencias y esperar pacientemente el perdón debido, estoy segura que en la mayoría de corazones se alberga el perdón.

Y como estamos en la tarea que nos puso el vicepresidente de organizar los doce monos para la foto, esto con el fin de que el presidente y el ex presidente se reconcilien, me despido por ahora, quien quita y pueda yo enviar la foto y salvar así al país de los insultos a los cuales ya nos estamos acostumbrando.

 

Por: Sandra Mercedes

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

9

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

ladypapa

ladypapa

27 Enero de 2013
3:11 am

La gente comete faltas, atropellos o traiciones, inmediatamente transforman su rostro pidiendo perdón y luego vuelven tranquilitos a lo suyo. A esos ni perdón ni nada. Un adiós definitivo y punto.
Y los doce monos, que se busque a otro el Sr.

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

24 Enero de 2013
5:44 pm

Problema "menudo" este, del perdón, que como todo, ha sido manipulado desde el punto de vista ético, moral y jurídico para justificar las agresiones y dejarlas sin castigo "manoseando" los sentimientos y los afectos negando nuestras emociones naturales que nos previenen de volver a ser víctimas de los manipuladores de turno. El perdonar es de ángeles, el ser precavidos es de humanos.
Buena nota reflexiva, Sandra
Saludos

antonin

antonin

24 Enero de 2013
12:11 pm

El verdadero perdòn consiste en perdonarnos a nosotros mismos.
Sacar el resentimiento y el rencor de nuestro corazòn es la mejor pòcima para mejorar como persona.
Si no nos perdonamos a nosotros mismos, jamas podremos perdonar a nuestros semejantes.
¿Quien serà el retratador que pueda juntar a los doce monos?... aquel que lo logre hacer, buen retratador serà.
Sandra Mercedes,te saludo con cariño

Francaditalia

Francaditalia

25 Enero de 2013
7:39 am

Antonin y tu lo dicen muy bien, debemos ser simpáticos con nosotros mismos. No creo en el perdón ni en las buenas intenciones, la unica salida es ser rebeldes, no aceptar lo establecido y tratar de ser lucidos cada dia. Saludo cordial.

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

24 Enero de 2013
5:20 pm

Gracias por el complemento, igualmente un saludo con cariño para tí. Feliz noche.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

24 Enero de 2013
10:51 am

Acertada nota, viene como anillo al dedo. Grato, muy grato leerte simpre. ¡saludo cordial! y eso que no eres periodista formada en una Universidad, peo eres una periodista nata ¡muy buena!.

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

24 Enero de 2013
5:21 pm

Gracias Javier por tu comentario, muy reconfortante. Un saludo.

osgir

osgir

24 Enero de 2013
10:14 am

El primer problema es que no hay ni un solo mono entre estos MICOS.

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

24 Enero de 2013
5:23 pm

Dr. le cuento que micos son los que van a sobrar para la foto. (Este es el país de los micos). Un saludo.