19 de Abril de 2014
19 Febrero de 2013 | Crónicas emigrantes | (Colombia)

Un nuevo comienzo para Isabella y Sofía

Un nuevo comienzo para Isabella y Sofía

Es una realidad que personas que se encuentran en condiciones difíciles para subsistir busquen por sus propios medios la manera de mantener a sus familias, aunque esto signifique pasar la línea de la legalidad. Este es el caso de los padres de Sofía e Isabella, quienes fueron capturados en España por tráfico de estupefacientes. Ellas, de 4 y 2 años respectivamente quedaron a la deriva en el país ibérico y fueron deportadas a Colombia. Sus abuelos asumieron la custodia a pesar de que sus recursos no eran suficientes ya que son los únicos parientes que las podían recibir.

Las niñas llegaron a Santander de Quilichao, en el Cauca, lugar donde los abuelos tienen una pequeña finca en la zona rural del municipio. Allí cultivan plátano, yuca, naranjas y también tienen un corral para criar pollos. Conexión Colombia gestionó los recursos para apoyar a esta familia y en especial para garantizar que estas dos pequeñas tengan un futuro promisorio. Con el apoyo de la Fundación Colombianitos, quien realiza todo el acompañamiento, se ha creado un proyecto para mejorar su calidad de vida a través de una mejor productividad del corral de pollos.

Con una donación de $4’427.900 se hizo la adaptación y el mantenimiento del corral, además de una inversión para que los abuelos compren 100 especies y aumenten su capacidad de venta ya que antes tenían entre 20 y 30 pollos únicamente. Con las ganancias que reciban por la venta de las aves, las pequeñas tendrán garantizada una buena alimentación, el transporte para el jardín y su vestimenta, además se prevé que esto también les permita generar un ahorro para ocasiones en que lo lleguen a necesitar.

Por otra parte, Isabella y Sofía entraron en enero a un jardín infantil del ICBF donde podrán aprender, jugar, alimentarse y tener atención psicosocial. Debido a la lejanía entre la finca y el jardín, la Fundación Colombianitos ayudó a encontrar un transporte que facilite el desplazamiento al jardín en compañía de su abuelo.

Los abuelos asisten a la Escuela de Padres de la Fundación Colombianitos donde los apoyan para hacer que la convivencia y crianza de las niñas sea la mejor, así la fundación acompaña constantemente a la familia, le hace seguimiento al proceso de bienestar para las niñas y brinda su apoyo para la asistencia al jardín.

Una nueva vida se vislumbra para Isabella y Sofía después de este capítulo de sus vidas, gracias a Conexión Colombia que de la mano de la Fundación Colombianitos continúa promoviendo proyectos que garanticen la igualdad de condiciones para personas que necesitan una mano amiga.

 

Por: Conexión Colombia/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí