29 de Noviembre de 2014
14 Noviembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

Un día en el Transmilenio

Un día en el Transmilenio
Foto:Héctor Medina

 UN DÍA EN EL TRANSMILENIO

Aquella noche fui a la estación de la sesenta y tres con Caracas para recoger a mi esposa. Tomé un efe veintinueve desde el portal de suba, articulado que me dejaría en esa estación a eso de las seis de la tarde.

Cuando llegué no podía creer el mundanal de gente que había, sendas filas por todos lados, una para comprar el pasaje, tres para pasar los torniquetes de entrada y tan sola una para la salida. Uno de los empleados de transmilenio iba controlando las filas para que no se cruzaran, poniendo algo de orden en medio del caos.

Me paré en las puertas para dar espacio y poder divisar mejor cuando llegara mi esposa. Mientras esperaba un barullo de personas se aglomeraron por toda la estación: los que llegaban en efe veintinueve, diecinueve, los hache cuatro y todos los de destino a Usme, Tunal y Américas; por el otro lado los de destino al norte y suba. De un momento a otro la gente se amontonó para buscar la salida, apretones iban, empujones llegaban, y entre esas una señora con un niño, desesperado y llorando.

Los más vivos sólo encontraban una solución: saltarse las puertas de llegada de los articulados, cerciorándose de que no viniera ningún carro; el resto aguantaba, muy despacio. Los conductores lo único que podían hacer era empezar a cerrar las puertas sin interesar que la gente se hubiera terminado de subir. A pesar de la regla: “dejar salir primero es entrar más rápido” la gente hacía caso omiso y se cruzaban, empujando ancianas y señoras con bebés.

Mientras tanto seguía atisbando en medio del caos. Por un momento se me ocurrió que aquel río de gente parecía a la historia bíblica de moisés y los israelitas, guiando su pueblo, cruzando el mar rojo. En medio del tumulto apareció mi esposa, empujada y todo logró llegar hasta las puertas y poderle dar la mano, darle un abrazo y un beso. Esperamos el C diecinueve, que se aproximó a los cinco minutos y nos pudimos subir después de fuertes apretujones.

A la media hora nos dejó el transmilenio en el portal de Suba y así terminamos con un caos que pensé que iba a durar para siempre. Pensé: ¿Cómo es posible que los usuarios de transmilenio tenga que vivir todos los días este calvario? ¿No podrán tomar medidas para que esto sea más holgado, menos problemas y más rápido, como agrandar las estaciones con más gente en horas pico? Me hice todas estas preguntas.

Imaginen solamente, para que reflexionen, donde lleguen a construir el metro, ¿cómo sería el caos? Pienso que primero que modelar el metro, modelen la forma de solucionar el transmilenio, primero solucionemos esta barbarie, para que la gente pueda transformarse camino a su casa y trabajo, con educación y respeto y ahí sí pueden pensar en los planos, en los estudios y en los costes del metro.

HÉCTOR MEDINA

Por: Héctor Fabio Medina Castañeda/

VOTOS: 9
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (9 votos)

Opiniones

4

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

jogafi

jogafi

14 Noviembre de 2012
7:04 pm

Hector Fabio, nuevo co_compañero del portal, Bienvenido.
Coincido en la apreciación que se debe reforzar y retomar la educación ciudadana, paralela a la aparición de nuevos sistemas de transporte. Porque el caos y la incultura, suele anteponerse a las posibles soluciones.
Ayer publicaron un estudio, que demostró la millonaria perdida "diaria" de Transmilenio, debido a la falta de control en las estaciones , dice el estudio que son más los pasajeros que salen de las estaciones que los que pasan por los torniquetes (mucho colado)..
Saludo cordial.

criticoncolombiano

criticoncolombiano

14 Noviembre de 2012
6:37 pm

En Cali vivimos algo muy cercano y parecido...

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

14 Noviembre de 2012
10:54 am

Excelente vivencia del transporte urbano de Bogotá. Historia real de todos los dias.

moderador

moderador

14 Noviembre de 2012
9:57 am

Cordial bienvenida a Soyperiodista.com Muchas gracias por su aporte en este medio ciudadano de libre expresión.