24 de Abril de 2014
16 Noviembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

Cuatro ejes para conectar a Bogotá

Cuatro ejes para conectar a Bogotá
Foto:

Andrés Piñeros Latorre
andinauta@gmail.com

Hace más de quince años se hablaba en Bogotá del desarrollo de cuatro ejes que determinarían la movilidad de la parte centro-norte de la ciudad. El Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, tenía ésta como su máxima iniciativa.

La 26, la 34, la 53 y la 63 se deberían convertir en las vías que permitieran el flujo vehicular de occidente a oriente y viceversa. Con la ampliación de estos corredores viales, que tendrían dobles calzadas, la ciudad buscaría comunicar sus densas comunidades entre la sabana y las montañas orientales. Pero como pasa en nuestra ciudad, se trató de otra promesa incumplida.

¿Se cumplió con la 26?

La calle 26 es la única donde se adelantó este proyecto urbanístico. Con su renovación y ampliación y el discutido paso del Transmilenio, esta avenida se transformó y modernizó. Sin embargo hay varias quejas alrededor de esta obra. Una es la del parque Centenario, que con un alto costo no logró que se adelantara un desarrollo estético en los nuevos puentes que se construyeron a la altura de la carrera Quinta y la Séptima. Además de las discusiones por la pérdida del paisaje de árboles que se tenía al ingreso de la ciudad.

Otra duda que se ha planteado es la relacionada con el uso de la troncal, ya que al parecer los usuarios de esta vía prefieren tomar la calle 13, por lo que los buses articulados permanecen vacíos. Situación que probablemente se da por la falta de un adecuado sistema alimentador, que permita la fácil movilidad hacia zonas como ciudad Salitre, Normandía, Alamos, Engativá o Fontibón, entre otros barrios aledaños.

Ejes paralizados

De otro lado, los otros tres ejes han estado prácticamente paralizados. En la 34 solo se tumbo el puente del cruce de la calle 26, pero la vía solo arranca con doble carril a partir de la Avenida Caracas. De la Caracas a la Séptima, la calle se estrecha de tal manera que solo se permite el paso en el sentido occidente oriente. En la calle 63 pasa algo similar, con el agravante de que no existe cruce hacia la carrera Quinta. Además de que la doble calzada solo arranca a partir de la avenida Caracas, y entre esta carrera y la Séptima la vía es especialmente estrecha. Situación que parecía plantear la compra de las casas ubicadas entre la octava y la novena, pero al parecer nunca se hizo.

El caso de la calle 53

Esta vía arteria, que comienza a la altura de la Avenida 68, y que logra mantener sus dos carriles hasta la carrera Quinta, tiene un inconveniente difícil de remediar que es el que en el tramo entre la Séptima y la Quinta pierda el separador, situación difícil de resolver debido a la estrechez de la calle en este sector.

En general en todos estos proyectos hacen falta puentes y adecuada semaforización para que tanto vehículos como peatones puedan moverse con mayor facilidad, para que estas vías tengan buena movilidad. Otro aspecto que falta resolver es el del Servicio Integrado de Transporte Público, Sitp, para lo que estas arterías resultarán de especial importancia, ya que este sistema plantea los trasbordos y el cambio de las rutas que recorren sin orden la ciudad.

Por: Francisco Latorre

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí