28 de Noviembre de 2014
11 Diciembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

La bolsa está quebrada...

La bolsa está quebrada...
Foto:

Andrés Piñeros Latorre

@andinauta

Con esfuerzo, ahorrando cuidadosamente y buscando que el dinero no pierda su valor. Esa es la mentalidad de quienes invierten dinero en alguna empresa de tipo financiero. El riesgo se enfrenta a la posibilidad de que el capital no pierda su valor.

Con esa mentalidad se dirigieron los ahorradores a la más promisoria comisionista de bolsa del país: Interbolsa. Allí un edificio en ladrillo, en una de las zonas de mayor prestigio de la capital, al borde de la zona T. Para ser accionista de esta empresa había que llenar toda una serie de documentos. Se sentía confianza y seguridad. Unos muchachos amables y unas oficinas muy modernas, hacían sentir que el riesgo de invertir en acciones y en los diferentes papeles era mínimo.

Pero de pronto, los rumores comenzaron a anunciar que venía una crisis. Los twitter y las redes sociales sirvieron para divulgar que algo malo estaba pasando con la comisionista más grande del país. Con cierto nivel de sigilo, con dudas y pensando que tal vez se trataba tan solo de rumores, se fue desenrollando la madeja. Días después, con la intervención de la superintendencia financiera, estalló la crisis. La angustia de quienes tenían invertidos sus ahorros de años, de quienes buscaron mejorar el rendimiento de su dinero, fue reducido por la respuesta pronta de las autoridades financieras y económicas colombianas.

Sin embargo lo que si fue claro, rápidamente, fue que Interbolsa tendría que ser liquidada. Pequeñas, pero no por menos, duras y dolorosas crisis comenzaron a aflorar. Los jóvenes comisionistas y los empleados de la antigua y promisoria empresa vieron que los días de sus empleos terminarían. Mientras los inversionistas empezaron a analizar la manera de perder lo menos posible de sus inversiones.

Una de las soluciones fue trasladar sus acciones a otra comisionista. Sin embargo parte de los dineros se perdieron. Los recursos invertidos directamente en Interbolsa difícilmente se recuperarán. La ilusión de poder vivir de unos recursos que se han logrado con esfuerzo, de tener mayor rendimiento que el que generan otras inversiones como el sector inmobiliario o los depósitos en bancos, se fueron al fondo. El importante negocio accionario, que genera liquidez a las empresas del país, cayó en descrédito.

Todavía no se sabe con precisión que fue lo que sucedió con la más grande comisionista de bolsa del país. Al parecer fue una serie de manejos indebidos, de una firma que creció excesivamente, de un exceso de confianza. Como de todas las crisis se pueden sacar enseñanzas, en este caso se ha ido aprendiendo el significado y el manejo de temas como el de las “repos”, como el de la necesidad de mejorar los controles para las comisionistas, que juegan de manera arriesgada con lo que llaman la “posición propia”.

Esperemos que la bolsa no vuelva a romperse, que este mercado siga siendo una oportunidad de inversión para los colombianos, que se democratice este negocio, para que la riqueza de las empresas llegue a más personas.   

Por: Francisco Latorre

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

11 Diciembre de 2012
12:57 pm

.....con que la curaremos
Con cascara del huevo
Que tiene santos ya.