27 de Noviembre de 2014
15 Diciembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

La carga tributaria colombiana

La carga tributaria colombiana
Foto:internet - google

LA CARGA TRIBUTARIA COLOMBIANA

Gobierno colombiano que se respete tiene que dejar su impronta de reforma tributaria. Se pasa a la historia creando nuevos impuestos, los cuales muchas veces comienza como temporales y se quedan como definitivos ( ver el cuatro por mil ). Entonces el actual bajo la batuta del doctor Juan Manuel Santos Calderón está en lo suyo. Creando nuevos gravámenes. ¡Qué susto!

Susto porque en este país en donde los políticos están con el pueblo ( sociedad civil, que suena más elegante ) cuando pasan dificultades por fuera de la administración y con las élites económicas cuando están en el poder, siempre proponen la manera de facilitarle la vida a la cúpula que maneja la macroeconomía, mientras al hombre de la calle se la aplican aunque todo lo disfracen. Al final del tiempo se descubre cual era la realidad.

Comencemos por plantear lo referente a esa curiosa dicotomía que administran nuestros dirigentes en ejercicio del poder. Si se presenta algún fenómeno delicado en el manejo de la macroeconomía, con mucha rapidez se recurre a todas las estrategias posibles para evitar que los abusadores que están figurando en la cúpula sean afectados. Si un banco pasa por aprietos, con la excusa de que hay que preservar el sistema se le permite por medio del respaldo de entidades creadas para eso, que se recapitalice. Si es del caso, el gobierno lo adquiere para bajo su óptica y facultades sacarlo avante. Cuando ya ha superado sus falencias se le devuelve al sector privado. En otras palabras: Con dinero público se le auxilia para luego retornarlo al sector privado, dinero precisamente generado con impuestos.

Pero cuando el problema macroeconómico recae sobre el pueblo ( léase, sociedad civil ), no existe ninguna solución como no sea rematar a cada ciudadano en situación de iliquidez. Cuando hace años se dio la crisis del UPAC, crisis creada porque el gobierno de turno unilateralmente modificó la fórmula como calculaba el valor diario del sistema con lo cual elevó las cuotas mensuales de quienes pagaban sus viviendas por medio de las corporaciones del caso, pues la burbuja se reventó.

Ochocientos mil hogares – cinco millones de habitantes – perdieron sus casas. Prontos jueces, condujeron los procesos para dejar sin vivienda al quince por ciento de la población colombiana. Nadie, ningún dirigente propuso una fórmula salvadora para los “dueños” de la casitas. Si hubo fórmula salvadora para los bancos. No se creó entidad alguna para auxiliar con una restructuración de las deudas a toda esa alta cantidad de colombianos que creyeron en las bondades del sistema de vivienda UPAC. Se inventó el UVR, que es lo mismo con otro nombre. ( A propósito… ¿ Por qué el UVR es el único indicador económico que cada día se eleva, así baje el petróleo, o el oro o el dólar o lo que sea ? ¿ Cómo blindaron el UVR ? Los que lo hicieron se merecen el premio Nobel de Economía; colombianos tenían que ser ). Pero volviendo al tema, a nadie le interesó el destino de todos eso hogares. Lo ancho para la cúpula, lo angosto para el pueblo.

Bien, con ese mismo criterio es como se plantean las reformas tributarias. Qué las multinacionales, qué las empresas más sólidas paguen menos impuestos y que la gente que usa bus urbano por medio de cobros llamados Ivas, retenciones en la fuente y similares paguen cada día más. Amén de qué quien gane dos o tres millones de pesos mensuales ( “privilegiados” que son ) terminen financiando a las altas cumbres financieras del país. Que esto hay que hacerlo por patriotismo, que el presidente nos suelta un discurso en televisión para suavizar las consecuencias, etc. Pero lo cierto es – sinceramente - que el pobre en esta querida Colombia tiene que ayudar a que el rico gane más dinero. En resumen.

¿ Por qué hay que hacer tantas reformas tributarias que le quitan oxígeno al pobre, que lo ahogan cada vez más, cuando este país tiene uno de los índices más altos de corrupción de cuello blanco y ya sabemos que cada años se pierden algunos billones de pesos por peculados?

Propongo una reforma tributaria ideal y para siempre: Que la administración estatal por su parte y la justicia por otra impidan ese desangre. Con lo que se ahorraría evitando los peculados, habría cada año dinero de sobra.

Porque... ¿para qué más tributos... si a nadie le importa lo que se roban y el gobierno en ese sentido no se siente aludido ? Que no descresten más inventando curiosas siglas de nuevos impuestos. Y que se vea el incremento del empleo formal porque bajo esa excusa se le da en la cabeza a los parafiscales, igualito a cuando en el gobierno del señor Uribe se reformó el código sustantivo del trabajo favoreciendo a los empresarios y desmejorando a los trabajadores “para incrementar el empleo” y eso nunca sucedió. Ocurrirá otra vez.

Por: Jorge Enrique Acevedo Acevedo/

VOTOS: 1
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí