25 de octubre de 2014
17 Diciembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

Una falsa Paz

Una falsa Paz

Sería sólo una primera fase del proceso pero son muchos los factores que condicionan la  búsqueda de la paz en un país

Firmar un tratado no garantiza que la paz sea verdadera y duradera.

Para quienes piensan que el conflicto colombiano se puede acabar con las negociaciones que están en proceso, se equivocan. Los conflictos, como la materia, no se eliminan, se transforman. ¡Claro! Podrían darse visos que hicieran creer en una solución total, pero eso no es cierto.

Según el experto en el tema, John Galtung, los conflictos tienen fases que podrían calificarse de soluciones, sin embargo, la transformación de un conflicto es un proceso sin fin. Gobierno y guerrilla podrían llegar a un acuerdo pero el conflicto seguiría. Obviamente, en otros escenarios, mejor dicho, como decía Chantal Mouffe, se pasaría del enemigo al que se quiere eliminar, al oponente político con el que hay fricciones y puntos en desacuerdo, pero con el que se puede convivir.

Ahora, imaginando un escenario en el que el acuerdo de paz sea firmado entre FARC y Gobierno, habrá que tener en consideración las advertencias de Galtung, pues para él, es iluso pensar que un conflicto se soluciona porque las élites de las partes que lo conforman han aceptado dicha solución. Las razones para esta alerta se basan en lo siguiente:

Puede que los firmantes no sean honestos: este es el miedo constante en una negociación. Ya los colombianos tuvimos lasnegativas experiencias con las negociaciones en el Caguán y, más recientemente, con las desmovilizaciones paramilitares. En ambos casos, las élites de uno u otro lado  dejaron cabos sueltos en el proceso. Basta con mirar las enormes trabas del proceso de desmovilización que aún siguen en pie, los ‘ventiladores encendidos’ como revancha.

Las Farc obligan a los niños a incorporarse en sus filas. La mayoría no puede desertar.

Hoy con la guerrilla es mucho más complicado, y que aunque ambas partes quieren negociar y llegar a un acuerdo real. Y que Las FARC y el Gobierno han dado gestos de seriedad y compromiso y no se han dedicado a complacer al contrario, cosa que sería extraordinariamente sospechosa. De todos modos hay muchos cabos que pueden quedar sueltos.

Si fuesen honestos, habría que tener en cuenta a los demás actores del conflicto. No sólo las élites de cada parte hacen parte de él: debajo las élites, y alrededor de ellas, hay muchos otros actores. Las FARC han tratado de transmitir que aún tienen voz de mando en sus tropas, pero uno nunca sabe. De no llegarse a un acuerdo consolidado, que no tenga en cuenta cada uno de sus miembros, algunas unidades podrían revelarse nuevamente. En el lado civil y político del proceso hay muchos detractores. Y en cuanto a otros actores como los narcotraficantes, verdadabierta.com contemplaba esta semana la posibilidad de que intervinieran negativamente sobre el proceso. Al fin y al cabo la guerrilla es una de las principales llaves en su negocio.

Aún si los demás actores aceptaran, podría no generarse una estructura de paz que evite la reproducción de la anterior: si se superan los puntos anteriores, este tercer paso sería uno de los desafíos más grandes, pues generar una estructura de paz requiere de un gran despliegue institucional, ciudadano y político que evite la reproducción de una estructura violenta.

El caso de las llamadas ‘bandas criminales’ es un ejemplo de lo que pasa cuando se fracasa en un proceso de paz, pues a pesar de las “desmovilizaciones de paramilitares”, estas bandas reprodujeron su estructura violenta con la participación, incluso, de desmovilizados, que va a pasar con las “tropas” de Las FARC, los que conocen del negocio de Narcotráfico, seguro irán a engrosar las filas de las BACRIM, y los más idealistas seguro serán adoptados por el ELN que seguirá Vivito y “Coleando”.

Así pues, después del posible acuerdo, que futuro nos espera? 

Un Juan Manuel Santos con el premio Nobel de la paz y reelegido por otros cuatro años.Una nueva constitución llena de remiendos “Bolivarianos Chavistas”.Las Finanzas de la Nación en el suelo, ya que la Paz no saldrá Barata.Una elite de Exguerrilleros, paseándose campantes por el congreso como miembros perpetuos o con altos cargos en el gobierno y las cortes y rodeados  con 50 escoltas cada uno?Un ELN fortalecido, más grande y violento que las FARC, después de haber heredado toda su infraestructura militar y ocupando sus territorios, y posiblemente nuevamente también en “Diálogos Secretos” con el Gobierno, esta vez con Vargas Lleras, para OTRO acuerdo de Paz, otro remiendo a la constitución, otro nobel de Paz, otras desmovilizaciones incompletas, que pasaran a engrosar otros movimientos guerrilleros que se vayan creando a futuro.

Juan Gonzalo Angel Restrepo.

Por: JuanGonzaloAngelRestrepoCol

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

17 Diciembre de 2012
3:37 pm

Acertado tema