17 de Abril de 2014
22 Diciembre de 2012 | Denuncias | (Colombia)

Qué tan blancas son las marcas blancas

Qué tan blancas son las marcas blancas
Foto:http://www.google.es/imgres?q=marcas+blancas&um=1&hl=es&sa=N&tbo=d&biw=1277&bih=

El concepto de marca blanca surgió en la Alemania de la postguerra, un país devastado, en crisis y sin dinero donde la marca perdió importancia y se dio la necesidad de consumir y fabricar productos baratos que cumplan su función. Nunca fue un pensamiento altruista, sino más bien una necesidad circunstancial que fue derivando, a medida que el mundo se restablecía de la guerra en una competencia directa contra los productos de marca.

En este orden de cosas, los genios del marketing han usado este concepto a su antojo, dependiendo de hacía qué ruta enfilar sus propósitos de venta, cuando les conviene hablan de preocuparse por el bolsillo de los consumidores, por eso ofrecen marcas blancas más baratas, con el elemental razonamiento de que el usuario no paga el prestigio de una marca, otros en cambio, se aprovechan de la ocasión y no saben que poner delante de nuestras ávidas narices consumistas para sacarnos los centavos del bolsillo.

Ahora las grandes empresas, ellas siempre a la caza de oportunidades de negocio han descubierto una mina de oro, han empezado a tener su propia línea de marcas blancas, para revender productos obsoletos o caducados a un precio menor para que no paremos de comprar. No importa si somos de los exigentes que morimos por las marcas o de los que hacemos malabares para quitarle el sabor harinoso a esos espaguetis y puedan tragarse como carbonara auténtica. No importa, estamos condenados a gastar.

Las marcas blancas están ahí, en las estanterías de las grandes superficies exhibiendo un precio llamativo, muy bien dispuestas esperando nuestra mano necesitada de ahorrarse unos cuantos centavos y vaya si lo consiguen. Las estadísticas hablan del alto porcentaje de ventas de dichas marcas.

Ahora me tendrán que perdonar por borrar esa sonrisa de su cara. Mientras el consumidor se cree que comprando un brick blanco de leche, o un sucedáneo de carne, o unas galletas a mitad de precio, se está ahorrando para darse un caprichito o comprarse ese par de zapatos que le coquetean desde la vitrina de Zara, en realidad lo que está haciendo es enriquecer aún más a la multinacional de lácteos o de los productos cárnicos, pues muchos de esos productos son excedentes que las grandes empresas recogen de los supermercados, le dan un revolcón tras los muros de sus dependencias y las empacan de nuevo en sus envases blancos, para que al amanecer de la semana siguiente vuelvan a las estanterías de donde fueron retirados por caducidad.

Así, todos contentos: el consumidor porque cree que está ahorrando y las empresas porque multiplican sus ganancias. Esa es la verdad, por eso no es de extrañar que un sentimiento de rabia se esté adueñando de los ciudadanos que ahora ya no saben qué comprar y menos aún dónde para que el dinero les alcance.

Esta es una vorágine que el sistema se empeña en mantener para que los números rojos no aparezcan en sus cuentas de Suiza o en su red de paraísos fiscales, sin embargo, me remito a la sabiduría popular, es de admirar el empeño de aquellos que se obstinan en mantener su lucha contra el sistema, así se están moviendo por las redes sociales y usando el boca-oreja para promover una campaña, en esta época de exageraciones para que el consumidor se decida a hacer sus compras en pequeños comercios, a artesanos o en plazas de mercado, vamos, que este año no vamos a caer en las garras del consumismo feroz y de paso ayudamos a los pequeños comerciantes.

Una lucha larga pero veremos quien gana, tenemos tiempo antes de que nos lo empaquen en un brick blanco.

Por: ladypapa

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

4

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

jogafi

jogafi

22 Diciembre de 2012
10:39 am

Lady, las estrategias comerciales no respetan al consumidor, y en aparente afán de favorecerlo, le engañan con productos de mala calidad, o menor contenido del anunciado...
Lo aparentemente blanco, no suele serlo tanto...
Saludo Cordial.

ladypapa

ladypapa

22 Diciembre de 2012
4:52 pm

Esa es la triste verdad de nuestro tiempo.

osgir

osgir

22 Diciembre de 2012
6:38 am

Los comerciantes son mercenarios del dinero.

ladypapa

ladypapa

22 Diciembre de 2012
4:51 pm

¿No se les habrá ocurrido pensar que igual podrían ganar dinero sin engañar a la gente?