01 de Agosto de 2014
15 Enero de 2013 | Denuncias | (Colombia)

La carambola del delito

La carambola del delito
Foto:devessport.com

Todo aquel que haya “apresado” un taco entre sus manos, sabe a ciencia cierta que es la herramienta adecuada para participar en el juego del billar, con el firme objetivo de competir y ganar. Sabemos que es una carambola (tres bolas en juego), que por aquello de la física aplicada, mediante un solo toque, es posible sacarlas de su estado de inercia, desplazarlas de acuerdo a la técnica y la fuerza del contacto y hacerlas impactar, logrando así – lo que conocemos – como carambola y la feliz disposición del ganador.

La cosa no es tan sencilla como parece. Se requiere de una técnica y formación preestablecida, un modo característico de pensar y de actuar, haciendo participes a muchos elementos que entran en juego y han de ser bien conocidos (técnica, mesa, bolas, taco y voluntad – para jugar lo mejor posible en beneficio y busca del equilibrio ganador –

Aun así, teniendo una mesa preestablecida para tal fin, como escenario esencial en dicha participación, ha de tenerse en cuenta el movimiento, la fuerza, el impulso, la técnica de toque, la velocidad y la posible inercia, para ser acertados en la “tacada” y lograr el objetivo propuesto, preestableciendo una “tiza” bien aplicada.

El billar es el ejemplo análogo de una sociedad que carece de técnica, tacto y toque para ganar el juego en busca de la armonía y la participación equilibrada de todos los miembros que están en contienda en el escenario social, desconociendo sus leyes en la participación en busca de la armonía y el placer de sentir que no hay ventajas, ni desventajas en el desarrollo del juego, el cual, - por su misma naturaleza – se busca cambiar el escenario de las bolas que “iso-fácto” darán un resultado que no admite ninguna duda al respecto “jugando - así - bonito”.

Las normas están mal concebidas en materia de legislación en el ordenamiento jurídico. No hay buenos jugadores, ni material adecuado para lograr el equilibrio en el juego social que ha de tener normas en beneficio aplicable de “las reglas del juego”, para hacer una mejor partida, en donde se sumen los aciertos de los ganadores y se resten los errores de los perdedores, determinando las sanciones adecuadas para aquellos que no suelen “jugar bonito”.

Se suele jugar mal en nuestra sociedad, y las únicas carambolas que hacemos rayan en el delito - por parte y parte - aplicando a medias la jurisprudencia y la sanción correspondiente; la intervención improcedente del ejecutivo en estos casos (el señor presidente interviniendo en asuntos de competencias ajenas); las recompensas mostrando una ineptitud sentida y la concepción que se tiene de la “ley y el orden” en el imaginario colectivo de nuestra sociedad (presentándose orondo el padre compungido hacedor de un delito).

El caso es diciente: El operativo de grandes proporciones que efectuó la Policía Nacional en busca de la plagiaria que raptó un niña de manos de su madre, era digno de agencias internacionales encargadas de neutralizar peligrosos delincuentes o terroristas. Pesquisas, estrategias y recompensas en busca de dar con el paradero de la niña y su secuestradora no se escatimaron en la contienda. Radio, televisión y opinión pública y hasta el mismo presidente Santos se sumó a la cruzada ofreciendo la suma de 30 millones de pesos en busca de información para su captura y el rescate de la niña plagiada sana y salva.

No se tardó mucho en hacerse efectiva la recompensa. Parece ser que un familiar de la secuestradora la delató y la policía pudo capturarla con la fortuna que la niña plagiada estaba en humanas condiciones - primera bola en el juego mal tacada - que deja dudas y abre la perspectiva maliciosa en que “el delito si paga”. Es la niña más cara vendida por la delincuencia - comentan algunos -¿Qué intenciones tendría dicho familiar en contubernio con la secuestradora?- Sabrá Dios en su Infinito Poder.

La segunda bola, menos redonda que la anterior, deja libre a la secuestradora por decisión de un juez, aduciendo que la susodicha “no representaba un peligro para la sociedad”, delito tipificado en nuestra reglas de juego que se pasan por la faja. Y la tercera bola, no tanto redonda, sino cuadrada, muestra en todos los noticieros, entrevistas radiales y opiniones periodísticas al ”destrozado padre” – víctima también del plagio -suplicando con gran dolor y pesar el pronto regreso de su niña, que – como todo lo que pasa en “Macondo”, resulto ser un punible violador de la ley, denunciado penalmente por el director Diego Molano del ICBF por ser adulto de 27 años acusado de acceso carnal violento tipificado como delito con menor de 14 años. Lográndose hacer sin pena ni gloria, la famosa carambola del delito.

Ahora, juega Usted….

 

Por: CARLOS ALBERTO PINO RIVERA/

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

4

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

15 Enero de 2013
1:41 pm

Pues en un país civilizado, gobernando por humanos y no por trogloditas. la concepción y el engendro SI SON UN ACTO DE AMOR descarta la teoría del dolo pues no se consideran actos de SEXO EXPLÍCITO.

Claro es más grave esto que la VIOLACIÓN NO CONSENTIDA DEL ERARIO PUBLICO O LA VIOLACIÓN AL DERECHO A LA VIDA DE LOS INOCENTES VÍCTIMAS DE LOS FALSOS POSITIVOS.

Ala, viejo, te faltó un poquito de tiza para hacerla de MASSÉ.

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

15 Enero de 2013
2:39 pm

Cierto, Mi estimado Dr, Le cedo el turno...
Gracias por su apreciación
Buena Tarde

Dhiego Fdo.

Dhiego Fdo.

15 Enero de 2013
12:29 pm

El caso de la bebe secuestrada y liberada (o rescatada,,,eso no està claro aùn) tiene muchas aristas..
De un lado la discutible decisión del juez de dejar en libertad a una mujer que fué capaz de : premeditar, engañar , secuestrar a una bebe , como mínimo esta mujer debe tener un desorden psicológico, y por ende entonces debió se confinada en una institución para recibir el debido tratamiento..mañana se despierta con complejos de madre y secuestra otro bebe... Respecto al giro que dió en caso, contra el "padre" de 27 años, la ley es la ley y tener relaciones (asi sea consentido) con una menor de edad, es delito... Que sea la justicia quien decida, son simplemente opiniones como ciudadanos...

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

15 Enero de 2013
1:23 pm

Gracias por su comentario Dhiego, Como Ud. bien afirma la "ley es la ley" y no permite salvedades ni medias tintas: nuestras opiniones ayudan a tener mas conciencia de los hechos que nos afectan.
Buen día
Saludos