28 de Agosto de 2014
25 Enero de 2013 | Denuncias | (Colombia)

Que jueguen los niños

Que jueguen los niños
Foto:

Andrés Piñeros Latorre

@andinauta

Cuando se escuchan o se observan las cifras de muertes de los niños en Colombia, cabría ponerse furioso e indignado.

Pero otra opción que se me ocurre es  promover que los menores de edad de nuestro pais tengan los máximos derechos, comenzando, claro está, por el de la vida y el disfrute de cada momento de su existencia.

Es así que en lugar de rasgarnos las vestiduras y gritar que sean enjuiciados y condenados quienes atentan contra los menores ultrajados o asesinados, vamos a hacer el esfuerzo de promover una serie de compromisos a favor de esos pequeños que encarnan la inocencia, la alegría y la esperanza de la sociedad.

En ese orden de ideas propongo que los parques de los barrios vuelvan a convertirse en espacios de recreación de los pequeños. Que ya sea con la contratación de guardas o la participación de la policía volvamos a escuchar los gritos y la algarabía de quienes por diferentes motivos abandonaron esos espacios de lúdica y esparcimiento.

Esa propuesta tendrá que combatir con los juegos electrónicos y los incontables  canales de televisión que al final terminan por promover, en la mayoría de los casos, contenidos vacíos y programas para adultos.

No existen fórmulas para generar alegría y entusiasmo en los seres humanos. Sin embargo un niño no requiere de demasiados elementos para que de su rostro surja una sonrisa. Los juegos más elementales, las mágicas historias de los cuentos clásicos, jugar con un balón,  pintar o rasgar un papel abren fácilmente la mente de un niño. Y estos simples juegos pueden generar un estímulo y mantener abierta la imaginación de un ser que en el futuro tendrá mecanismos para escapar y defenderse de problemas como la depresión o aun situaciones que parecen impensables como los intentos de suicidio.

Otro de los problemas que afectan a estos "adultos en desarrollo" está centrado en el maltrato infantil y en diferentes tipos de abusos. La permanente comunicación entre padres e hijos; el control adecuado de las personas con quien están los niños pueden evitar que los menores sean sujetos de cualquier tipo de abuso. O que si esta situación se da, se logre un manejo adecuado que permita enfrentarla a tiempo y con la menor afectación para el niño.

La prevención de accidentes es otro aspecto que se debe atender. La dificultad en el cuidado de los niños ha llevado a que estos esten mucho tiempo solos o en manos de personas que no tienen la preparación adecuada. Es así como un leve descuido, sobre todo en los más pequeños, puede llevar a una situación de riesgo. Vale la pena destacar precauciones que pueden parecer obvias: tales como mantener bajo seguro medicamentos o sustancias para el aseo; colocar barreras en las escaleras o ventanas de fácil acceso; guardar bajo seguro armas o elementos cortopunzantes, entre otras medidas.

Así una mezcla de sano entretenimiento con medidas de control y seguridad llevan a un gran objetivo: que los niños puedan ser felices dedicándose a lo que mejor saben y deben hacer: jugar y aprender.

Mientras tanto los adultos debemos tomar conciencia de aquella famosa frase que habla de que: si educais a los niños no tendreis que castigar a los hombres. Lo que en el caso de las historias de tragedias infantiles está ligado a que la mayor parte de los maltratos a los niños se producen por personas que en su niñez fueron maltratadas. Esa cadena solo se puede romper si nuestros niños de hoy son alegres y sanos, alejados de cualquier abuso físico o psicológico.   

Por: Francisco Latorre

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí