19 de Abril de 2014
31 Enero de 2013 | Denuncias | (Colombia)

La esposa del dictador es el dictador del dictador

La esposa del dictador es el dictador del dictador
Foto:Un cirio por Siria

Más de 60.000 muertos esparcidos en medio de las ruinas humeantes de Siria, asesinados por un sátrapa llamado Bashar Al-Assad, quien juró que todos los días seguirá exterminado a su propio pueblo, si no lo dejan en el poder, mientras su no menos sátrapa esposa llamada Asma, derrocha inmensas fortunas robadas a su nación, cuna de una gran civilización, comprando por internet cuanto capricho se le antoja, en las lujosas tiendas del mundo.

¿Por qué sátrapa también la mujer?

Porque la esposa del dictador es el dictador del dictador.

Hace casi dos años, el tirano que tiene estatura de basquetbolista, impartió la cruel orden de abrir fuego sin contemplación contra su pueblo. Un pueblo que ya hastiado de su liderazgo mediocre y plagado de corrupción, unir su semilla al florecimiento de la “primavera árabe” movimiento que tumbó a otros miserables como él, de apellidos Mubarak y Gadafi.

 

Llenos de culillo, por lo que se les venía encima, Bashar y Alma se escondieron como ratas en el lujoso búnker de uno de sus palacios.

Mientras su pueblo, indignado, pobre y lleno de escasez, avanza contra el viento y las balas del comprado ejército, por todas las ciudades de Siria, con la intención de llegar a Damasco y sacar a patadas de sus ratoneras a la pareja imperial.

Ahhhhh…..! Pero mientras esta terrible tragedia sucede en las calles de Siria, donde hace dos días las imágenes de los medios mostraban los más recientes cadáveres en Alepo, Bashar y Alma, indiferentes retozan juguetones en los colchones de plumas de ganso de su inmensa cama en palacio.

Y mientras su pueblo grita de hambre, dolor y sufrimiento con sed de venganza, Bashar y Alma gritan de placer, éxtasis y erotismo con sed de más vino.

Ambos van a ser padres en las próximas semanas…

Siiiiiiii…..mientras el ejército tira, los tiranos también tiran.

Pero no olvidemos a otro inepto e incapaz que vive como multimillonario y rodeado de máxima seguridad, llamado Ban Ki- moon, Secretario General de las Naciones Unidas. Es decir, representante de la mayoría de los paises del mundo.

No se sabe quién es más impopular.

Si el dictador genocida, que prefiere exterminar a su propio pueblo, solo para mantenerse en el poder, con su avariciosa esposa, su corte de políticos, militares, y también sólo porque su padre y su abuelo, monstruosos genocidas también, hicieron lo mismo para mantenerse en el trono de lesa humanidad.

O el inmaculado, pulcro, refinado, bien hablado y pomposo Secretario General de la ONU que no ha servido para un carajo y cuya delegación -una de tantas que llevan 2 largos años reuniéndose por encima y por debajo de la mesa- fué sacada corriendo por la delegación de Bashar en su reciente visita a Damasco.

Mientras tanto cada segundo, minuto, hora, mes, año, de dos que van ya, los sirios siguen cumpliendo sin querer con la agenda diaria de Al Assad: caer muertos uno tras otro.

En su inmensa mayoría sirios buenos, ancianos, mujeres, hombres y niños.

Es la burocracia y la diplomacia corrompida e interesada, en su máxima expresión, tal como lo hace para estas latitudes en la OEA, el insulso Insulza, que ratificó con su pésima gestión que el acrónimo OEA significa : Olviden Ese Asunto.

Todo por el poder, la sucia política, y los intereses de todos estos siniestros personajes y de muchos países que han advertido tajantemente y con descarado derecho sobre el resto de la humanidad, que si alguien se mete, el uno ataca, el otro defiende, el otro contra-ataca y el otro remata.

Y así se puede llegar a encender la mecha que devora con chispitas como las que salpican las luces de bengala en navidad, aplazando solo un tiempo más, la profecía de los Mayas.

“Yo mato” dice Bashar Al-Assad. “Yo reclamo”, responde Ban Ki-moon...”Yo mato”...” Yo reclamo”…”mato”…”reclamo”… ese el interminable e inútil diálogo de sordos.

Mientras que desde hace veintidós meses en forma ininterrumpida, día y noche, siguen -y seguirán - cayendo desplomados por los tiros o en átomos volando por las bombas, seres humanos en un país que resultó ser tan, pero tan importante, que hoy parece, por la indiferente política, que sus muertos diarios no le importan a nadie.

Personalmente, a mí me aterra observar por los medios semejantes espectáculos tan dantescos.

En mi mente, hace tiempo prendí una velita…y nada.

Luego, prendí una vela…y nada.

Después prendí un velón…y tampoco.

Hoy prendo, con estas palabras, un cirio por Siria.

Prenda uno, usted también.

Alfonso Acosta Caparrós

Alfonsoacostacaparros@gmail.com

 

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

1 Febrero de 2013
6:26 am

""El problema de ese muñeco es que tiene "ASMA".