23 de Abril de 2014
3 Febrero de 2013 | Denuncias | (Colombia)

¡Oh sapiencia suma del Dios soberano, responde esta duda que me atormenta!

¡Oh sapiencia suma del Dios soberano, responde esta duda que me atormenta!
Foto:Felipe Szarruk

¡Oh sapiencia suma del Dios soberano, respóndeme esta pregunta que me atormenta!

Carta abierta a la EPS, en mi caso SANITAS

Felipe Szarruk

En algún momento de mi existencia llegue a pensar que el peor castigo en el universo sería nacer como gallina en Somalia, me parecía aterrador, una broma del destino. Después me di cuenta de que eso era un paseo al lado de lo que nos toca a los colombianos con la EPS, en mi caso… Sanitas.

Lamentablemente y por cuestiones que no entiendo (porque conozco degenerados bravos que nunca les pasa nada) a mis 35 años de edad me dio un infarto y lo sobreviví. Eso me obligó a cambiar mi vida y a tener que enfrentar el enemigo público número uno, el asesino, el torturador, un villano más peligroso que todos los enemigos de Superman juntos, más peligroso que un empute de mi Dios y que una escases de mujeres: La EPS, en mi caso… Sanitas.

Después del infarto comenzó mi tortura infinita y mis visitas casi a diario a los hospitales, la “rogadera”, la humillación, las peleas, la rabia, el odio, las ganas de destruir esas instalaciones. Me di cuenta que mi problema no era único, veía en los diarios como gente moría literalmente haciendo filas, cuando visitaba los hospitales rememoraba esos documentales de Vietnam o El Salvador en la guerra, aprendí poco a poco a leer sobre medicina y convertirme en un aprendiz de medico a la fuerza. Pero lo más importante, aprendí que estoy condenado a muerte por la EPS, en mi caso… Sanitas.

A la EPS no le interesa mi vida, llevo seis meses tratando de concretar las citas porque es posible que me deban poner un marcapasos pero en fin, eso ya no importa, como decía en el párrafo anterior, ya comprendí que para las EPS es mejor que estemos muertos, es un negocio sucio, vulgar, torcido, mafioso, de baja moral y para mis valores… asqueroso, de ratas.

Como decía estoy condenado a muerte y solo estoy esperando el día que ella llegue gracias a la negligencia de la EPS, en mi caso… Sanitas, pero como todo condenado a muerte, creo que tengo derecho a un último deseo y en mi caso, mi último deseo es que alguien, cualquier persona que tenga la respuesta, me responda a una pregunta que no me deja dormir por las noches, una pregunta que le quiero hacer a la EPS, en mi caso… Sanitas. ¡Es lo único que pido!, una respuesta, ya no quiero citas, ya no quiero tratamientos, no quiero más filas, más peleas, más humillaciones, más médicos de tercera que no consiguieron puesto en otro lado y tratan con desidia a los pacientes, No, lo único que pido es una respuesta a esa pregunta, que formulare a continuación y recalco, es mi deseo y por lo tanto es deber moral de la EPS, en mi caso… Sanitas cumplirlo, así que públicamente exijo esa respuesta.

La pregunta es larga pero no es complicada, la verdad lo único que quiero saber, es ¿Qué genio, que mortal con la inteligencia absoluta es quien diseña la logística de la institución, como lo hace?, ¿En realidad cree que lo hizo bien o sencillamente es un imbécil que no sabe nada, el hijo de alguien importante, el amigo del amigo al que se le debía una favor? O si no es un solo mortal ¿Cuáles son los nombres de aquellos genios incomparables de la humanidad que en su lógica han decidido con sus acciones acabar con los colombianos, matarlos legalmente, asesinarlos desde un escritorio? Por favor, no me quiero morir sin saber esto ¿Lo hacen a propósito o es sencillamente que son estúpidos? Es una pregunta importante, porque si he de morir por esta razón, al menos, lo mínimo que merezco es una respuesta ¿no lo creen? Es mi derecho.

Tengo tantas historias que contarles, que me da un poco de pereza, son cientos, pero voy a colocar solo un par, es para meterlos en contexto, para que se den cuenta que no estoy loco y que estoy es dolido, lleno de ira y odio hacia la EPS, en mi caso… Sanitas. Que si fuera legal y la ley lo permitiera, yo con gusto bombardeo cada instalación, pero como no es legal porque en este país lo legal es lo torcido y si no pues lo hacen legal a punta de torcidos. Entonces solo voy a colocar dos casos, uno general que le pasa al 100% de los usuarios de la EPS, en mi caso… Sanitas, y otro que es particular pero que si existieran los premios a la estupidez, de seguro este estaría fuera de concurso.

El primer caso, que le pasa al 100% de los usuarios es el siguiente: Medico general mediocre con dudosas capacidades y a puro “ojo clínico” manda a paciente a especialista con hoja cuya validez es 30 días. Paciente entrenado como perro de circo dirigirse a servicios médicos a que le “autoricen” servicio. Paciente tratar durante tres días de que le contesten el teléfono en la clínica de la especialidad. Clínica de la especialidad darle a paciente entrenado y sumiso como perro cita dentro de dos meses. Orden médica vencer a los 30 días y servicios médicos no validarla. Paciente perder cita y tener que volver a repetir el ciclo. (Ver Imagen 1)

 

 

He estudiado mucho sobre el significado de las palabras y he aprendido que estas hay que rebajarlas al nivel hacia quien van dirigidas, pero no encuentro con que calificativo bautizar a una persona que organiza un sistema de esta manera. No podría decirle "estúpido" porque entonces lo estaría excusando, "imbécil" tampoco porque esta palabra se aplica a la gente que es poco inteligente y entonces tampoco sería su culpa. Realmente no encuentro una palabra, si fuera una acción sería una gran cachetada para despertarle esas neuronas, pero no encuentro nada, sencillamente no lo entiendo y es por eso que quiero que me expliquen, demando que me expliquen porque es mi último deseo, mi última voluntad, porque la EPS por culpa de su negligencia me está dejando morir.

Ahora, esto es ya caso aparte (Imagen 2), y por favor, acá si se requerirían los servicios de personas ya de más alto nivel académico, esto es un problema matemático, físico, cuántico, esto sobrepasa todo enigma de la humanidad, los límites entre religión y ciencia y hasta es más fácil creer que Star Wars sucedió hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana a que esto suceda en pleno siglo XXI, era de la información inmediata, de las redes sociales, de la globalización. Por favor… explíquenme esto, es una súplica, me arrodillo ante la sabiduría ancestral de quienes manejan la EPS, sumiso y aceptando que mi alcance intelectual no llega a comprender como es que logran hacer estas cosas, por eso pido me expliquen. (Ver Imagen 2)

 

No siendo más, y esperando que entre las 10 mil tutelas mensuales que les colocan y todos sus contratiempos, además de los campeonatos de solitario que se organizan en sus computadoras sin redes, Dios me dé tiempo para alcanzar a vivir hasta el día en que alguien me ilumine y me haga entender estos acertijos de la sociedad moderna, sociedad en la que vivo y de la cual me avergüenzo, de la cual prefiero alejarme y pensar que todo esto es una pesadilla de la cual voy a despertar el día en que la maldita EPS cumpla su cometido que habrá sido dejarme morir después de más de 10 años de sacarme dinero a mí y los miles que nos pasa lo mismo en este, el país más alegre del mundo, el país de los idiotas.

 

Por: Felipe Szarruk/

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí