01 de Noviembre de 2014
6 Diciembre de 2012 | Deportes | (Canadá)

El Calero de Miguel Ángel

El Calero de Miguel Ángel

Estoy casi seguro que en millones de casos en el mundo se aplica ese viejo y reconocido refrán,  “Nadie es profeta en su tierra” y que al parecer según estudios Bíblicos, sus orígenes se remontan desde algún discurso pronunciado por  Jesús.

Para nuestro Miguel Calero, apodado “El Show” y  “El Cóndor”,  el refrán se aplicó perfectamente por  sus logros y reconocimientos en el -C.F. Pachuca de México- sin embargo esto no quiere decir que no tuvo reconocimiento en nuestro país.

Campeón de América con la Selección Colombia (2001), Campeón Copa Merconorte con el Atlético Nacional (1998) Campeón con el Deportivo Cali (1996) Campeón con el Atlético Nacional (1999) seleccionado al equipo nacional en el Mundial sub-20 en Arabia Saudita (1989), Juegos Olímpicos en Barcelona (1992), el haber vestido por lo menos 50 veces el uniforme de la selección de mayores y participación en eliminatorias para el Mundial de 2006, hacen parte de un excelente repertorio en el perfil de este guardametas  que ya hace mucho tiempo se ganó un espacio muy importante como una leyenda en la historia del Futbol Colombiano.

En México también su historia está escrita.

“Calero vino a ser sinónimo del equipo de  Pachuca y además se hizo mexicano porque quiso. Se noto mucho en su despedida en el día de ayer. Aquí somos muy especiales con los naturalizados, somos hasta cierto punto muy celosos con cualquiera que llegué y se diga ser mexicano pero Calero lo hizo con una simbiosis muy particular que ni nos dimos cuenta. Con el debido respeto, el pasado de Calero lo dejamos en Colombia y Calero escribió su historia como un mexicano más. Eso es un fenómeno que se da en muy pocos jugadores naturalizados, esa sensibilidad que tuvo Miguel hizo que entrara y fuera recibido como un hermano. Con Miguel sucedió algo demasiado especial, siempre se le vió como un mexicano”, comenta emocionado Enrique Ballesteros un ciudadano mexicano, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y periodista independiente que se ha dado a la tarea de buscar historias de futbol y se inspiró en la figura de Miguel Calero para realizar un perfil muy humano sobre él en un video al que tituló “El Calero de Miguel Ángel”.  

“Este video lo hicimos justamente cuando le dió la primera trombosis a Miguel. Yo estaba trabajando en el programa “Futbol en serio” y tuvimos un enlace vía satélite con Miguel en su casa.  Me inspiró su físico que era muy diferente al común del portero mexicano. Por sus genes, por el trabajo arduo que tenía Miguel Calero, por su musculatura y con la cabeza rapada era escultural. Las fotografías que le tomaban marcaban la diferencia. Con base en esto empecé a trabajar esa línea de la figura y la estética que tiene un arquero sumada a la filosofía que Miguel ofrecía al momento de jugar y encontramos una analogía perfecta entre lo que es el arte y el futbol.  No había mucho que buscar, las imágenes son evidentes de lo que fué Miguel”.

“Si ves la figura del David y a Miguel Calero con el torso desnudo te das cuenta que el renacimiento es  el reflejo de la belleza, de la especie humana, es el reflejo de los clásicos, el esculpir a cincel y a conciencia la vida personal de cada quien, es un homenaje al cuerpo humano y es lo que hacía Miguel. Más que Miguel Ángel el renacentista, era el -Calero de Miguel Ángel- (Miguel Ángel Calero), comenta Ballesteros quien recibió excelentes comentarios del propio Calero y a quien por solicitud de el mismo le envió una copia del video.

“El me mando a decir con uno de mis compañeros que era un video que lo había conmovido muchísimo porque coincidía con esta descripción que yo escribí sobre él y que lo quería tener, de inmediato le envié una copia del reportaje. Desgraciadamente por cuestiones de trabajo nunca tuve una comunicación directa con él.

Según Ballesteros, Pachuca en México es un lugar muy importante porque se debate mucho sobre el origen del futbol mexicano y al parecer esta es una de las ciudades en donde se autonombran la cuna del futbol mexicano.

La historia del Club Pachuca data de 1900. Pachuca había ascendido a finales de la década de los 90 y era un proyecto que se había manejado con dinero de un empresario llamado Jesús Martínez asociado con ayudas del gobierno que tienen como fin ofrecer entretenimiento a la sociedad.  El Estado de Hidalgo que es en donde está localizada Pachuca ha sido gobernado por el PRI (Partido Revolucionario Institucional) Partido Oficial tradicional en México por mucho tiempo, los dineros que se invirtieron en ese equipo se cuestionaron mucho sin embargo a pesar de las investigaciones se empezaron a -tapar bocas- porque empezaron a desarrollar infraestructura y a brindar opciones de entretenimiento para sus pobladores.

“Los ‘Tuzos’ del Pachuca era el equipo de un hombre que vino a cambiar de forma radical la manera de percibir el trabajo de un equipo que iba naciendo, que iba formando identidad que invirtió y que logró resultados positivos de manera casi inmediata y espectacular”, comenta Ballesteros al recordar que el arquero argentino Leonel Truco iba de salida cuando llegó Calero a ser figura y que llevaría al “Pachuca” a conquistar 4 títulos de Liga del 2001 al 2007.

Miguel Calero llega a sintetizar todo el éxito de este Club que había ascendido a primera división en 1999 y que muy pronto lograría su primer campeonato como un equipo revelación que se formó con una estructura muy profesional. Según Ballesteros, en ese entonces el futbol no era tan profesional en sus estructuras administrativas y vino a ser una revolución completamente positiva para los equipos llamados “chicos” del futbol nacional mexicano.

Calero comenzó a crecer junto con el equipo, parecía una hermandad, parecía que todos fueran conocidos de toda la vida y uno de sus grandes voceros, de sus grandes relatores fue precisamente Miguel Calero.

“Dicen que Miguel llegó con tres maletas y con cabello, cosa que es difícil recordar en México, y a pesar de que en Colombia ya había hecho su propia historia al llegar a una ciudad pequeña que no tenía reflectores del futbol mexicano, él empezó a construir su propia historia integrándose, asumiendo los colores propios del “Pachuca”, mezclándose con la gente que eso es muy importante. Allí te encuentras a los jugadores en las calles, cosa que es muy difícil en otras ciudades de México.  Calero no era de los que hablaba mucho, no era un parlanchín pero si era muy cordial, muy bromista y muy honesto cuando las cosas se ponían difíciles, era un tipo que defendía su forma de ser a capa y espada”, recuerda Ballesteros diciendo que en  México se le decía “Calero” y que a pesar de que ya había hecho nombre en Colombia con apodos como “El Show” y “El Cóndor”  estos apodos no pegaron mucho allá.

Según Ballesteros, Calero  era un jugador estrella en México y no había en él esa constante añoranza de tierra que se nota por ejemplo en los jugadores argentinos. Hablaba mucho de su tierra pero la visitaba constantemente y cuando estaba en Pachuca disfrutaba de su familia y de la ciudad.

Según Ballesteros, algo muy significativo en la carrera profesional de Miguel Calero y que quizás muchos aún no se han enterado es que uno de sus hijos servía como el “recoge-balones”  del Pachuca  y se ponía justo atrás de la portería de su padre para regresarle los balones que salían del campo de juego y eso rompía con la analogía de que los porteros son los únicos solitarios en el campo de juego.

“Por lo menos a nivel local, los últimos cuatro o cinco años de su trayectoria futbolística su hijo se hizo adolescente detrás de su portería  y esto parecía darle tranquilidad”.

También comenta Ballesteros que cuando se le provocaba hacía mella, por ejemplo la afición del equipo “Los Tigres” nunca le perdonará aquella final en donde les sacó de todo y no les permitió ser campeones,  a pesar de esto fueron de los primeros en lamentar la pérdida de Miguel Calero y en estar al tanto de su salud mientras estuvo en terapia intensiva.

“El día que se retiró dijo que si volviera a nacer -se llamaría Miguel Calero, volvería a ser portero y sería tuzo a huevo-  una expresión que utilizamos mucho los mexicanos”, recuerda este Periodista para quien Calero se robó el corazón de los amantes del futbol mexicano.

“Calero era una leyenda viviente y más que leyenda yo le llamaría un referente. En México hay pocos futbolistas que se asocien de inmediato con el nombre de un Club y -definitivamente no se puede hablar del Pachuca sin Miguel Calero-. Era parte del cimiento del equipo porque las leyendas tal vez se mitifican por algún momento y Miguel era un pilar, una estructura que sostenía un proyecto deportivo, estaba acompañando  un proyecto social en una ciudad que ya no va a crecer más.  Quedamos impresionados con este hombre que se hizo mexicano y se quedó a vivir en esta ciudad y trabajaba con una discreción y un profesionalismo poco vistos en un jugador”.

Todavía aún con los recuerdos vivos del estilo inconfundible de Miguel Calero y su muerte ligera jamás imaginada, Enrique Ballesteros agradece desde su corazón el haber podido disfrutar del talento y la personalidad de Miguel Calero.

“El agradecimiento a Miguel Calero se quedaría muy corto, yo creo que mas que agradecimiento yo le voy a prometer a Miguel Calero recordarlo siempre, como una escultura que obliga a asociar el arte con el futbol, con ese corazón que latía siempre, con ese torrente salvaje de sangre que lo llevó a otros lugares tan lejanos que se unen a todos aquellos que lo vieron jugar en la nostalgia de un adiós prematuro. Lo recordaré como un hombre integro, honesto y un verdadero héroe del futbol mexicano y del futbol colombiano. Un hombre que unió a dos pueblos que somos muy parecidos,  que hizo que una ciudad tuviera celebraciones nunca antes tenidas y que no se ha ido, ahí sigue… ahí seguirá… la mitad de las cenizas de Miguel permanecerán en Pachuca, la otra mitad en Colombia y su recuerdo por lo pronto estará en el corazón de todos los mexicanos”.

 

haciendolatarea22@gmail.com

Por: German Posada/

VOTOS: 2
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

antonin

antonin

7 Diciembre de 2012
2:30 pm

Era tanta la nobleza de este muchacho, que una vez fue a visitar a unos niños enfermos de càncer, y le tomò tanto cariño a uno de ellos, que le prometiò que se raparìa y mas nunca se iba a dejar crecer el cabello... y desde aquel dia lo cumpliò.

HACIENDO LA TAREA

HACIENDO LA TAREA

16 Diciembre de 2012
6:49 pm

(Q.E.P.D) Muy amable por su comentario.