25 de Julio de 2014
8 Enero de 2013 | Deportes | (Colombia)

Si el Newcastle me pone avión, yo juego mucho esto

Si el Newcastle me pone avión, yo juego mucho esto
Foto:mommaof3beauties

Las evidencias de un deporte colombiano más exitoso no nos las da un simple artículo, o un estudio, no, las evidencias están presentes en los resultados de los nuestros en las competencias de máxima exigencia que pasaron en el 2012 y continúan este 2013. Colombia por mucho, siempre ha sido una exportadora de personas que se han destacado en diferentes campos: desde los grandes comerciantes que han puesto marcas en cual capital del mundo han querido, pasando por los mafiosos que han burlado los mejores controles en el globo para seguir delinquiendo, hasta los deportistas que con las uñas y llenos solo de ganas, dejan el nombre del país en la retina internacional.

Pero lo basándonos en el tema netamente deportivo, los resultados y las alegrías que han ido pasando no son producto de la coincidencia o de unas generaciones de oro. Para nada, todo esto es y será parte de algo que en Colombia solo lo escuchamos cuando el gobierno nos cobra algún impuesto, PLANEACIÓN. Mariana Pajón no es el resultado solamente de una mujer que desde niña estaba destinada a ser la mejor. Mariana Pajón es una mujer que desde muy pequeña se trazó un mapa mental en la cabeza que planteaba una cantidad de sueños en su momento fuera de tono, pero que la puso a vivir desde pequeña en los Estados Unidos (potencia en su deporte) ese fue el país, se podría decir, que formó su talante.

Radamel Falcao Garcia es un colombiano que vivió por cuestiones del destino en la republica de Venezuela un tiempo y con todas las posibles distracciones que en ese país podía tener por otros deportes, siguió firme en su meta de convertirse en un jugador notable. De hecho, en entrevistas desde niño, el jugador colombiano parecía una maquina de respuestas, entrenada con el fin de conseguir la meta de ser profesional.

Hace unos días vi una entrevista de un jugador cafetero que en un tono muy distendido comentaba alguna de sus experiencias jugando para un equipo Europeo. Curiosamente la mayoría de historias, que sin dejar de ser graciosas, contenían todas una connotación de exceso de licor y mujeres. En algún momento de su platica, comentó una historia donde su equipo, hizo algo muy grande para que él llegara a tiempo a un juego, lo dice el título de esta nota, y claro en ese momento él pensó con “guayabo” a bordo, como lo dice el título de esta nota.

El tiempo es el mejor proveedor de respuestas y tal vez debieron pasar generaciones donde dejarlo todo para que lo resolviera el talento y las aptitudes fuera lo que generaba resultados, pero hoy viendo los automovilistas, los futbolistas jóvenes, los ciclistas, y todos los deportes que vienen empujando en silencio pero con disciplina y planeación, se da a entender por qué Colombia por generaciones fue un invitado agradable a las competencias y hoy es un participante con posibilidades claras.

Por: Juan David Garzon /

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (8 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí