25 de Abril de 2014
20 Enero de 2013 | Deportes | (Colombia)

Miguel Calero llegó a la tierra de su familia

Miguel Calero llegó a la tierra de su familia
Foto:

Blanca Rodríguez transitaba en una procesión por la carrera 4a, en dirección de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en Ginebra (Valle), en compañía de sus hijos,nietos, nuera autoridades municipales y la comunidad ginebrina.

Una pequeña urna  de 20 cm de madera lleva doña Blanca en  sus manos  donde estan las cenizas de su hijo Miguel Calero.

Más de 300 personas se congregaron en el parque central de Ginebra, desde las 3:30 p.m. a la espera de su ídolo local. Pese a su partida, es el deportista más conocido del pueblo. La procesión arribó a las 3:55 p.m. a la iglesia. Frente a la entrada, familiares soltaron globos blancos como una metáfora del ascenso del 'Show', como se le conocía, al reino de los cielos.

Un pendón colgado por la Alcaldía en la fachada de la iglesia, justo a los pies de la Virgen del Rosario, rezaba: 'Esto no es un adiós, es un hasta luego'. En los 18 parlantes que retumbaban dentro y fuera de la misa se batía la canción de Pedro Arroyo, Tu ausencia. La iglesia, adecuada para albergar más de 800 personas, se atiborró de gente. Ancianos, niños y bebés fueron a despedirse del hombre que muchos describieron como un 'recochero sano'.

En la ceremonia, cerca de 40 jóvenes del club de fútbol de Ginebra, Real Independiente, presentaron sus condolencias. "Calero era un ejemplo de persona para estos muchachos. Incluso, más que como jugador", expresó Juan Carlos Muñoz, entrenador del club.

Todo el plantel del Deportivo Cali estuvo presente en la ceremonia. Y no eran los únicos que portaban los uniformes del equipo. Cientos de hinchas oraron por el alma del arquero. Tres generaciones de la familia Calero se situaron en las sillas más cercanas al altar. Milton, quien confesó que aún no había podido llorar la muerte de su hermano, apretaba la mandíbula en un intento por retener las lágrimas que se le colaban por los párpados. Tanto él como su otro hermano, Manuel Fernando, coinciden en que jamás podrán ser tan afables como Miguel.

"Tenía un trato especial con las personas. Le gustaba contar chistes y eran malísimos, pero con solo ver cómo los contaba te daba mucha risa", confesó Manuel Fernando.

Eso lo reiteró Humberto Arias, exconductor del bus del Cali, quien conoció al arquero desde que tenía 12 años. "Miguel no desaprovechaba los silencios porque le parecían el momento perfecto para 'recochar'. Jodía, pero en la cancha no he conocido un jugador más enfocado que él", señaló.

Faltando diez minutos para las cinco de la tarde se terminó la misa con las más de mil personas congregadas pidiendo al unísono que brillara para Miguel la luz Perpetua.

Ginebra entera quedó de luto. Y como consuelo, parte de las cenizas de su hijo amado, que permanecerán en un osario familiar dentro de la emblemática iglesia de Nuestra Señora del Rosario. El hijo pródigo, que conquistó la gloria en el extranjero, vuelve a casa para su descanso eterno.

Por: Carlos Holmes Buitrago O/

VOTOS: 1
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí