30 de octubre de 2014
22 Enero de 2013 | Deportes | (Colombia)

Del árbol caído...

Del árbol caído...
Foto:

Del árbol caído…

A manera de de sondear mis intenciones ocultas una ex novia que había tenido un “resbalón” previo, me decía que sus amigas le hacían énfasis en que “del árbol caído todo el mundo hace leña”, ahora, ese adagio se vino a mi memoria con la confesión de doping por parte del señor Lance Armstrong ante las cámaras, confesión voluntaria que puso a saltar de la felicidad a una caterva de leñadores morales ,los cuales haciendo gala de sus artefactos filosos , lo descargaron y siguen descargando una y otra vez en la imagen del ex ciclista, con la sevicia y el deleite propia de los verdugos de cuna.

Este mundo está lleno de críticos severos que adoptando poses de seres correctísimos e impolutos, de damas y caballeros inmaculados en los cuales el perdón no está en su diccionario y que cual Fariseos y Saduceos que anunciaban con platillos y timbales sus limosnas, ellos publican al mundo la perfección ínclita de sus juicios. Pero en el fondo no son más que entes amargados, reprimidos, son los peregrinos que quieren ir al cielo, no sabiendo que este cielo está en sus corazones y que aflora dulcemente cuando dejan a un lado el odio y la envidia.

El señor Lance Armstrong, un personaje famoso por sus logros deportivos dignos de un súper humano, idolatrado y admirado en todo el mundo, puso su cabeza en la picota publica, al confesar directamente que se valió de ayudas prohibidas para obtener sus títulos, ayudas que pasaron las cientos de pruebas que le hicieron y no fueron detectadas pese a la desconfianza que había sido sembrada por colaboradores cercanos, los cuales delataron a los medios el secreto del ídolo.

Se ha develado que cantidades de deportistas elite se valieron de drogas ilícitas para obtener muchas de sus victorias y el mal de muchos en este caso no es el consuelo de tontos, pues Lance no tiene un pelo de tonto, pero aunque las pruebas anti doping no lo pusieron en evidencia, al ver la enjundia de su hijo mayor al defenderlo de sus compañeros, los que hacían caja de resonancia de las acusaciones que en su contra se esparcían en los medios, tocó su corazón de padre tanta lealtad, por lo que atribulado le pidió que no lo defendiera mas y que “tenían que hablar” .

Llegó el momento de hablar con el adolescente y le confesó que sus títulos y tantas victorias estaban acompañadas de mentiras. El imberbe con una madurez propia de mentes equilibradas, cual si fuera un abuelo amoroso que perdona la pilatuna del chiquillo de sus encantos, afirma 'Está bien. Yo te quiero, Tú eres mi papá. Esto no va a cambiarlo'''.. Y dando una prueba del verdadero amor filial, le da el espaldarazo que muchos padres no dan a sus hijos cuando les oyen confesar: ya no soy virgen; fumo marihuana; soy gay; perdí el semestre; estoy embarazada.

El secreto a voces hacia hervir su corazón ambicioso pero la gloria obtenida le exigía que guardase silencio por temor, pues sabía lo que se le venía encima: el desprestigio total y la quiebra financiera. Pero ya obtenido el perdón de un ser importantísimo para él, su hijo Luke de 13 años, ¿que lo afecta lanzarse a un mar de tiburones hambrientos?, confiesa lo que tenía que confesar, y comprueba que “la verdad nos hace libres”.

Los miles de fans que lo vitorearon y admiraron en todo el mundo, al ver a su ídolo romperse en pedazos, malhayan la fe que depositaron en él, pero no es tan fácil borrar de un tirón la lección de vida y sus victorias; su filantropía y su fuerza de voluntad.

Es que no era nada más aplicarse EPO, hacerse unas transfusiones y pegarse un parche de testosterona en el glúteo, no, había que recorrer miles de kilómetros en el caballito de acero, soportar el frio en los huesos, el calor en la piel, el viento en el pecho, fueron litros de sudor derramados, heridas, excoriaciones, caídas, luchar con otros competidores elites en el mundo de las bielas, y dicen sus compañeros que era el que más entrenaba, el que más se esforzaba siempre.

La existencia de Lance no había sido fácil, debió luchar a muerte con un cáncer testicular, el que le perdono la vida pero le quito los testes, las orquídeas, el “bolaje” , lo más preciado del Macho. Se debió convertir en un laboratorio humano para alejarse de las puertas del Hades, y con la arrogancia del vencedor de las Parcas, protagoniza una epopeya montado en una bicicleta.

Le mintió al mundo y tiene que pagar por eso, ya perdió 75 millones de dólares en patrocinios comerciales; perdió Livestrong, su fundación de lucha contra el cáncer; perdió los siete títulos del Tour de France, y es vetado de por vida en el ciclismo, también el COI le pide que devuelva la medalla de bronce obtenida en la Olimpíada Sídney 2000.

De la mentira algo queda, dice la gente y de esta gran mentira de lance Armstrong, queda que la trampa tarde o temprano se descubrirá; queda la vergüenza eterna ante tanta gente que lo idolatró; queda la humillación de la familia que lo ama; queda el ejemplo que no se debe imitar. Pero también queda visible el humano que cede a las tentaciones; el ser que reconoce aunque tarde, sus mentiras; queda un ganador empedernido hecho añicos; queda un hombre de una fuerza de voluntad titánica, que sometió los imponderables del destino 7años consecutivos en la competencia ciclística más importante del mundo.

“El peor crimen es la traición a todas esas personas que me apoyaron y que creyeron en mí. Les mentí".

 

Por: eugenio miltorres

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

10

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

22 Enero de 2013
6:32 pm

Vi completa la entrevista hecha por la destacada periodista negra Obrah, que con sondeos bien hechos ni morbosos, le extrajo la consciencia lógica de su caparazón, el cual lo hizo llorar aunque nunca estimulo sus ojos. Para mi concepto, es lo que llaman en el argot periodístico un chivo expiatorio para ponerlo como ejemplo para quienes quieren ganar con ayudas externas. De que los organizadores de estos tours, están listos para todo.

eugenio miltorres

eugenio miltorres

23 Enero de 2013
10:53 pm

La ayuda externa siempre ha existido y existirá, en caso que sea descubierta una trampita , luego se inventa otra.

osgir

osgir

22 Enero de 2013
7:29 pm

El tipo es un chivo pero chiviado.

antonin

antonin

22 Enero de 2013
9:15 am

Despuès de esto,habrà que averiguar si algunos deportistas exitosos son verdaderos hèroes o son producto del EPO y la testosteronas.
Te saludo con cariño,Geño

eugenio miltorres

eugenio miltorres

23 Enero de 2013
10:49 pm

Hola Toño,amigazo te cuento que la EPO,se consigue en cualquier farmacia de mediana importancia y con los parches o ampollas de testosterona , son utilizados a la lata, hasta por los fisiculturistas de gimnasio pobre. que vaina,antes para lograr un gran rendimiento,no habia mas que entrenar en Bogota ..

osgir

osgir

22 Enero de 2013
11:30 pm

ESTO ES CASI COMO LOS R....EPOS DE FABRICATO.

osgir

osgir

22 Enero de 2013
7:36 am

EMBEBIDA LA MENTE Y GASEOSA LA JUSTIFICACIÓN.

osgir

osgir

22 Enero de 2013
7:10 am

El tipo tiene lo que no tienen las" carimañolas": HUEVO. Y lo que tienen las caramañolas : tanqueadas em....bebida y gaseosa.

osgir

osgir

22 Enero de 2013
6:36 am

NO HAY DUDA: al tipo el cáncer le acabó los testículos .

eugenio miltorres

eugenio miltorres

23 Enero de 2013
10:34 pm

Un super eunuco,que lo que tiene es coj, mentales