26 de octubre de 2014
12 Febrero de 2013 | Deportes | (Colombia)

Otro cristiano

Otro cristiano
Foto:

No cabe duda alguna -así como no va a caber absolutamente nadie en el Estadio Santiago Bernabéu- de que el partido entre el Manchester United y el Real Madrid, va a paralizar el mundo. No es que la tierra deje de girar, no. Pero es casi seguro que va a atraer la atención, las miradas y los comentarios de una gran parte de los habitantes del planeta.

Para algunos, más que la renuncia del Papa.

Y eso que hay un cristiano casi tan conocido- ¿o más?- Al menos por el nombre, como el alemán Joseph Ratzinger, involucrado en el asunto: es el portugués llamado Cristiano Ronaldo.

¿La razón?

Porque el futbolista ya vistió la camiseta roja de Manchester United y hoy viste la camiseta blanca – o azul, o verde, o negra o roja - del Real Madrid. Es decir, se enfrenta en un partido que tiene todos ingredientes emocionales, sensoriales, racionales e irracionales en la final de un mundial, a su ex-equipo.

¿Corazón dividido?, ¿sentimientos encontrados?, Puede haber un poquitico de eso. Porque es más o menos lo mismo que cuando uno va con la esposa y se encuentra a una ex-novia…momento que no deja de tener algo de complicado.

Pero no cabe duda de que este cristiano- porque es cristiano, y si no me cree mire nada más como de se llama y además así lo demuestra cada vez que hace un gol, levantando sus dos ojos y sus manos hacia el cielo- es un verdadero profesional.

Ya sabemos que es arrogante, engreído, altanero e indiferente con sus rivales. El tipo se cree la última Coca-Cola del desierto, pero es que también además de todo lo anterior, es un tipo de buena pinta, multimillonario, carismático y con todo eso encima, pues... tiene razón y hasta cierto permiso para ser como es.

Porque a igual que otros pocos bendecidos como Messi, es un extraordinario jugador de fútbol.

Cuando inicie el desfile protocolario, donde un equipo pasa en fila india frente al otro, estrechándose la mano, va a ser inevitable que a este cristiano se le pasen rápidamente flashazos en la mente provocados por el contacto del corto saludo entre manos y miradas con sus ex-compañeros: ... con éste me divertí, éste me cascaba en los entrenamientos, éste tiene una casa muy linda, éste otro también tiene muy linda, pero la mujer, éste es un pendejo, éste cree que me puede marcar, éste me rayó el carro en el parqueadero, éste me cae muy bien, este siempre me tuvo envidia, éste toma cerveza en el desayuno, éste se acostó con la novia de aquél y éste…bueno…éste es nuevo, no lo conozco.

Y hasta ahí, este cristiano se dividió en dos.

Pero apenas suene el pitazo inicial, va a ser él contra todos ellos. Por su estirpe, por su orgullo, por su casta, y por todas las millones de miradas que con cierto morbo querrán verlo derrotar a su ex-equipo o ser derrotado.

Este cristiano, es el epicentro de otros rivales que crispan al máximo el interés por el duelo: El eterno “mazca-chicle” Sir Alex Ferguson contra el histérico pero genial José Mourinho, los pasivos Ingleses contra los apasionados españoles, nada más vean un partido de la liga inglesa, parecen ochenta y cinco mil maniquíes sentados en las tribunas que cobran vida y se desbaratan a rabiar, cuando el balón atrevidamente, le da un beso a la red y luego… ¡otra vez maniquíes!

Rivaliza también el peso arquitectónico del Old Trafford contra el del Santiago Bernabéu - porque es un partido de ciento ochenta minutos, mitad aquí y mitad allá -, periodistas de Marca y otros que no la tienen, o la tienen mejor, Elisabeth contra Juan Carlos, The Beatles contra…contra…no. No tienen rival, al menos en España. James Bond contra…contra quién… ¿hay alguien de varios ceros? ¡Ah sí!... un Señor Bárcenas que repartía plata a varios de los actuales gobernantes entre ellos a uno que se rajó.

 

En fin, es un juego imperdible, al menos para los que nos gusta el fútbol. El buen fútbol. Y estos dos equipos cumplen escrupulosamente con todos los requisitos para ofrecernos uno de esos partidos que se convierten, por la historia, los protagonistas, y todo lo que les envuelve, como un bellísimo papel de regalo a un fantástico obsequio visual.

No cabe duda.

Cristiano, es otro cristiano que es noticia mundial, en menos de setenta y dos horas.

 

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparros@gmail.com

 

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí