01 de Septiembre de 2014
23 Noviembre de 2012 | Entretenimiento | (Colombia)

Un Reinado de Primera

Imagen asociada
Imagen asociada

 -¡“Tramoyo”! -grita uno de los asistentes.

-Ningún “tramoyo”, me da mucha pena, pero aquí no hay ninguno. Si tiene pruebas pase aquí, pero este es un reinado limpio y para eso trajimos jurados que no conocieran a ninguna de las candidatas, exijo mucho respeto -responde Brenda Carolina Castrillón Sáenz, organizadora, dueña y presentadora de Miss Living Internacional 2011.

6 horas antes el bar esta vacío. Parecía un cementerio, solo mesas, sillas y dos personas. Huele a sanpic. El mesero camina de un lado a otro. Me siento en una mesa, los minutos comienzan a pasar sin que nada pase. Miro a todas partes. El bar no es tan feo.

-¿Qué desean tomar? -pregunta el mesero.

-Dos cervezas y una botella de agua, por favor -respondo.

Poco a poco la gente comienza a llegar de una manera tímida. Es una noche especial, la elección y coronación de la nueva reina transformista de Living Night Club. El primer reinado de octubre en Bogotá, Kennedy y la Avenida Primero de Mayo.

La música comienza a sonar y solo se ve gente en 3 mesas. El mesero se toma varias libertades baila, fuma y toma por todas partes. De manera coqueta empiezan a bailar las primeras parejas. Pantalones ceñidos, tacones de 15 cm, algunas travestis hacen su aparición. Lucen sus cuerpos en ajustados vestidos negros.

No podemos hacer más. Solo hablamos un poco, tomamos un poco de cerveza y miramos de manera atenta las escaleras. La mesa de junto se alista, un grupo de 15 personas la ocupa.

-Estos tienen cara de costeños, van a hacer harto escándalo -comento.

-Son muchos -dice mi amiga con voz sorprendida.

-Traen cornetas – agrego sorprendido.

El olor a trago se esparce por todas partes. Los bailes cada vez son más insinuantes y eróticos. Besos, caricias; mi amiga se sorprende, observa de manera atenta.

-¿Usted por qué me trae a ver tipos lindos besándose? -me dice.

No deja de mirar. Sus ojos están fijos en cada movimiento. Es su primera vez en un bar gay. Las travestis se siguen luciendo. Se quedan junto a la escalera. Me sorprende ver tantas mujeres en el lugar tomando fotografías. Los minutos se pasan más rápido. Intento adivinar qué hablan las personas, pero no sé leer los labios.

Bailar, por ahora es lo mejor. El sitio está lleno. Son pocos los centímetros que tengo para poder hacerlo, pero intento disfrutarlo mientras dura. Los nervios y la prevención que tenía hace unos minutos han desaparecido. Estoy más relajado, también varios hombres con sus novias. Son varias las mujeres que besan apasionadamente a sus novios y ellos parecen olvidar el tipo de bar en el que se encuentran. En un comienzo pensé que no se llenaría, pero ahora no le cabe ni una aguja.

Tengo mucho calor. El sudor empieza a correr por mi frente. Siento que la cerveza se evapora en mis labios. Huele a cigarrillo. Mucha gente está fumando en la ventana. Un alboroto en la entrada y la gente mira de manera atenta.

Me dirijo a la ventana, un bus blanco se estaciona en las afueras del bar. Son las candidatas. Primero bajan alrededor de una docena de maletas, supongo que en ellas vienen los vestidos, pelucas, fajas, maquillaje y todas las cosas que se pueden necesitar en estos eventos.

Están bajando. Todas se ven igualitas. Si no tuvieran las bandas con los nombres del país que representan, no podría diferenciarlas. Doy la vuelta y me dirijo a mi mesa. Mi amiga Tata y yo alistamos las cámaras fotográficas. Suben las escaleras. Hacen una entrada oficial. Hasta donde tengo entendido la idea es que compartan un poco con los asistentes a la velada.

Mientras pasan por nuestro lado, les pedimos que posen para nosotros. Ellas lo hacen de manera gustosa. Algo sobreactuada también. Es increíble la cantidad de maquillaje. Nunca había visto tanto en una sola persona. Me puedo dar cuenta que algunas están encintadas. Pero la mayoría no lo necesita, son demasiado flacas.

Algunas me parecen demasiado feas para un reinado. Miss México parece un luchador. Los brazos más anchos que he visto. Buscan ansiosamente a sus barras. Algunas las encuentran y se abrazan alegremente con sus amigos. Pero otras al ver que están solas prefieren huir y refugiarse en el camerino. Beben, posan y bailan muy alegres mientras pasan varios minutos. Quiero que esto empiece pronto, comienza a hacerse cada vez más tarde y esto no promete.

-Hacemos llamado a nuestras candidatas para que se dirijan al camerino -dice el Dj, mientras en varios rostros se dibujan sonrisas de nervios y alegría a la vez.

Los presentadores y jurados del evento ya se encuentran aquí. Van de manera rápida al mismo lugar en el tercer piso del sitio. Las luces se encienden. El evento está por comenzar.

-Muy buenas noches, bienvenidos a esta noche especial para nosotros, aunque no hicimos una inauguración, hoy estamos muy contentos de recibirlos. Vamos a dar inicio. El opening está listo, llamamos a las candidatas que en esta oportunidad están acompañadas por Tyra Dance, una de nuestras invitadas especiales. -anuncia el Dj con voz animada.

It's a new generation. Of party people. Darling get on the floor. Darling get on the floor. Let me introduce you to my party people. In the club... I’m loose. And everybody knows I get off the train. Baby it’s the truth. I’m like inception I play with your brain. So I don’t sleep I snooze. I don’t play no games so don’t get it confused no. Cos you will lose yeah. Now pump it up And back it up like a Tonka truck…

“Torpes”, es lo primero que se me viene a la cabeza mientras las veo bailar. Una coreografía que hace muchos días ensayaron es un desastre. Justo en el medio está una escalera y Tyra en la punta. Los vestidos que llevan son muy feos. Me recuerdan a La Tigresa del Oriente. Las candidatas se van. Comienza la peor mímica de la historia. Imita a Jennifer López.

Revolcándose, literalmente, eso es lo que hace. Se mueve cadenciosamente en su enterizo transparente. Apenas cubre lo necesario. Va de un lado a otro de la pista. Es la primera vez que estoy presente en el Show de un transformista. Hace varias piruetas. Me pregunto, ¿cómo no se partirá algo?

Fuego, un tarro de laca y un encendedor, y ahora baila con llamas que parecen salir de sus manos. Se va, vienen las primeras 3 candidatas, desfilan en grupo y se aproximan las siguientes. La música y las barras se confunden. Los gritos de cada una son ensordecedores.

Las favoritas se empiezan a destacar. Brasil, México, Panamá y República Dominicana son las más aclamadas. La música comienza a bajar. Cada reina debe presentarse, dar una frase y explicarla. Pero el ruido hace que nadie pueda escuchar lo que ellas dicen. La verdad tampoco es que me interese lo que hablen. Una por una las doce candidatas pasaron y desaparecieron rápidamente hacia el camerino.

-Queremos agradecer a una de nuestras invitadas especiales, Manuela De la Hoz, la señora del transformismo en Bogotá -dice el presentador de manera alegre.

-Gracias, muchísimas gracias a todos por estar esta noche con nosotros, veo muchos amigos -agradecía De la Hoz.

-¡Que cante!, ¡Que cante!, ¡Que cante! -gritaban varias personas del público.

-Papi, qué tienes de Rocío -pregunta la invitada al Dj de manera presurosa.

Los acordes dan inicio. Manuela se posesiona del micrófono y comienza su show. Deja el micrófono encendido. Entre las estrofas de la canción habla, anima, canta con algunos miembros del público. “¿Cómo entró en ese vestido?”, es lo único que puedo pensar. Tiene un vestido naranja. Parece una cortina navideña. Tengo ganas de reír pero no quiero meterme en problemas con tantas locas. No canta una. Cantar es mucho decir, hace mímica. Ante las peticiones del público, son dos.

-¿Cuál es la gracia de esto si no está cantando? -dice Tata.

-No sé -contesto preguntándome lo mismo.

-No entiendo -agrega Tata.

Mientras Manuela canta, miro detrás de mí. Tyra de Zipaquirá para el mundo, tiene una sombrilla con motivos chinos y un abrigo negro. Se prepara para algo. Manuela termina su intervención y vuelve a la zona VIP.

-Manuela, muchísimas gracias. Ahora, Brenda, llega uno de los momentos más importantes de la noche -comenta el presentador.

-Claro que sí, el desfile en traje de baño. Nuestras niñas están listas. Recibámoslas al ritmo de nuestra invitada especial -responde Brenda.

Na na na na. Come on. Na na na na. Come on, Come on, Come on. Na na na na. Come on. Na na na na. Come on. Na na na na. Come on. Na na na na Come on, Come on, Come on. Na na na na.

La música suena. Puedo reconocer la canción. Me encanta, Rihana S&M. Entre la gente aparece la Zipaquireña. Se despoja de la sombrilla. Afuera chaqueta. Ahora tiene un diminuto vestido rojo. Plumas en la cintura. Una tanga. Comienza a gatear por el piso. Su culo me queda en la cara y no sé qué hacer con él.

Feels so good. Being bad. There's no way. I'm turning back. The pain is my pleasure. Cause nothing could measure. Love is great. Love is fine. Out the box. Out of line. The affliction of the feeling. Leaves me wanting more. Cause I may be bad. But I'm perfectly good at it. Sex in the air. I don't care. I love the smell of it. Sticks and stones. May break my bones. But chains and whips. Excite me.

No tolero que se tire otra canción. ¿Es tan difícil aprenderse una? Quiere hacer el truco del fuego, pero el encendedor no sirve. Por fin de laca a candela, empiezo a sudar. Hace mucho calor aquí. Se menea en esa tanga. Lo está mostrando todo. Pero no dura mucho. Se va de un momento a otro.

-Recibamos a la señorita Angola, Helena Mayorga. Tiene tan solo 23 años de edad, se declara fanática de la música. Recordemos que este país ganó hace pocas semanas el certamen de Miss Universo -anuncia el presentador.

Tiene una cara bonita. Unos tacones enormes. La manera en la que está peinada no me gusta. El vestido de baño está totalmente bordado en lentejuelas blancas y azules, ostentoso -algo ordinario para ser sincero-, enterizo. No puedo evitar dirigir la mirada hacia la cirugía. Una por una van pasando y yo miro curiosamente. Algunas están mejor hechas que otras.

Varias caminan con gran seguridad. Pero otras lo hacen muy rápido, casi corriendo. Algunas parecen saltar. La verdad es que la pasarela de varias deja mucho que desear. El jurado las observa detenidamente. Toman apuntes. Hablan y consultan entre ellos. Varias de las candidatas lucen grandes sonrisas. Otras por el contrario se encuentran muy serias para mi gusto.

-Señorita Colombia, Adriana Tarud Santodomingo. Tiene 21 años, le encanta la lectura y salir con sus amigos -continúa.

Ella tiene un cuerpazo, pero es operado. La cola es grande, caída, con estrías. El abdomen es el mejor. La diferencia del grupo, el sombrero café que lleva puesto. Es bonita. De rasgos finos. Eso le ayuda a verse como una mujer.

-Señorita Panamá, Scharamel Carolina Ackerman Abuchaibe. Es una de las más jóvenes en el certamen. Tiene 19 años de edad. Le gusta bailar y conversar con sus amigos -describe el animador.

En realidad no es gran cosa. Sin cola. Piernas Flacas. La cara es bastante fea. El maquillaje no es el mejor. Pero tiene una gran ventaja, una comitiva enorme. Y muchas veces eso pesa más que cualquier otra cosa. Sus seguidores están enloquecidos. Me da algo de susto. Si ella no gana, esto podría terminar mal.

-Bueno, es el momento de premiar a la candidata con el mejor cuerpo. Y la ganadora es… República Dominicana -concluye el maestro de ceremonia.

Termina la prueba de fuego. Todas las candidatas desaparecen. Los presentadores también. Y la barra del mejor cuerpo queda muy feliz. Ahora solo queda esperar a que se cambien. Estoy cansado. La gente comienza a bailar nuevamente. Las luces bajan. Por unos minutos esto será un bar normal.

Trece. Sí, ese era el número de reinas esta noche. O por lo menos eso decía en facebook. ¿Quién falta? Mi amiga baila con un tipo. Por lo menos se está relacionando con la gente sin problemas.

-Él es España -dice ella-. Viene apoyando a México.

-¿De verdad? -le pregunto.

-Sí, es casado. Lo dejó la mujer. Se cortó las venas. Estuvo en el hospital. Ella fue a visitarlo, pero la botó -responde Tata.

-¿Pero es gay? -continúo indagando.

-Dice que no está seguro. Que las mujeres lo decepcionaron. Pero que tampoco se entiende del todo con los hombres. Fue Virreina en el bar de aquí abajo -comenta mi amiga.

-¿Y cuántas canciones bailaron que le contó todo eso? -pregunto con asombro.

-Ella, haciendo caso omiso a mi comentario, sigue dándome detalles del hombre: -Tiene dos niñas. Me mostró las fotos en el celular. También me mostró una de él como mujer y es bonita.

-A mí no me gustó. Yo vi la foto en Internet, se llama Luna del Mar Villalobos -replico.

-Vive con México -continúa Tata.

-¿Tienen algo? O solo comparten el apartamento -pregunto.

-No sé –me responde.

-¿Por qué no participó? -sigo con los cuestionamientos.

-Él me dijo, pero no le escuché bien. Le toca averiguar a usted -insta mi amiga.

-Tocará preguntar después –le digo resignado.

 

Decidimos sentarnos. El cansancio empieza a estar presente. La gente se sube a las sillas. Justo frente a mis ojos una pareja hetero se divierte como nunca había visto en un bar gay. Pero junto a ellos una pareja de hombres me ofrece el baile más erótico y grotesco que he visto en mi vida.

Deprimente. Ese es el cuadro que protagonizan mis amigos. Están dormidos. En un bar. Con música y en un reinado. Me parece que esto es el colmo. No los vuelvo a invitar a nada. Esto está como demorado. Ya casi son las tres de la mañana y esto nada.

Por fin. Brenda y William salen del camerino. Las luces se encienden y la gente comienza a ubicarse para ver el desfile en traje de gala. “¡********o!”, junto a mí un tipo tiene un hielo en la mano. Él quiere hacer ver que juega. Pero la verdad es que está haciendo un charco en el piso. Alguien puede caerse. Hasta su propia amiga.

Salen las primeras concursantes. Varios vestidos tienen lentejuelas. Parecen estar de moda. Caminan despacio. Quieren deslumbrar al jurado. Por un segundo me pongo en su lugar. Debe ser horrible ser observado por todo el mundo. Cada una desfila. Intentan ser elegantes y glamorosas.

Viene Panamá. Pasa por mi lado hacia el fondo, da la vuelta, sonríe coquetamente al público y empieza nuevamente su caminata. Detrás de ella un seguidor de México finge tropezarse, la empuja. La candidata da un paso más, voltea a mirarlo, su cara se transforma, parece pensar “¡Bobo *********!”; gira su cabeza y continúa su pasarela como si nada.

Ninguna se cae con el agua. Varias personas destrozan a las candidatas.

-No falta la vaca -expresa un asistente al ver algunas de las niñas. Ellas no se percatan. O si lo hacen no dicen nada. Algunas se sentarían a llorar. Mucha gente arrogante veo a mi alrededor. Todos se creen expertos en belleza. Pero eso es normal en cualquier persona gay.

-Vamos a darle a nuestro jurado calificador unos minutos para que delibere y elija a las 5 finalistas de esta noche –anunció el presentador.

Algunas vuelven al camerino. Otras buscan a sus barras para bailar, coquetear y tomar un poco. Unos minutos después llaman a todas las candidatas al escenario. El veredicto está listo.

- La primera finalista es la señorita… Angola -anuncia el presentador.

Algunos aplauden, pero para la mayoría pasa inadvertida.

- Segunda finalista es… Brasil -continúa.

Gritos de emoción. Su barra casi me deja sordo.

- La tercera finalista es la representante de Costa Rica -prosigue.

Silencio total. Parece que las que no llevan gente sí quedan.

- Cuarta finalista es la señorita… Panamá -asegura.

Estos ya no son gritos. Son alaridos de emoción. Ella tiene la barra más grande.

- Y la quinta finalista en Miss Living Internacional es… la señorita Venezuela -finaliza.

¿Venezuela? Nada que ver. Miro hacia atrás. Las barras de República Dominicana y México están en silencio total. Esa decisión está muy rara. Si la niña de dominicana ganó el mejor cuerpo, ¿por qué no está en las finalistas? Tata me mira. Muestra su enojo. Ella quería que Colombia quedara en las cinco.

Pero ya todo está hecho. Ahora viene la ronda de preguntas.

-Las preguntas fueron realizadas vía facebook. Mediante un grupo cerrado. Y fueron realizadas por grandes divas del transformismo -menciona la presentadora.

 

Las divas hacen buenas preguntas. Para mi sorpresa las respuestas también son buenas. Debo confesar, pensé que sería peor. Ahora el jurado vuelve a deliberar. Las coronas están listas, los ramos. Manuela de la Hoz entregará una. Está completamente borracha. Listo. El papel más vulgar del mundo. Un pedazo de hoja arrancada de la manera más horrible. Hecho a lápiz. Brenda está lista. Son 3 finalistas, ¿3 finalistas? ¿Otra vez?

 

-Las finalistas son… Angola, Costa Rica y Panamá -indica.

-¡Tramoyo! -grita uno de los asistentes.

-Ningún “tramoyo”, me da mucha pena, pero aquí no hay ninguno. Si tiene pruebas pase aquí, pero este es un reinado limpio y para eso trajimos jurados que no conocieran a ninguna de las candidatas, exijo mucho respeto. -responde Brenda Carolina Castrillón Sáenz, organizadora, dueña y presentadora de Miss Living Internacional 2011.

-La Princesa es… Panamá -continúa Brenda.

-¡Tramoyo! ¡Tramoyo! ¡Tramoyo! ¡Tramoyo! ¡Tramoyo! -grita la comitiva de la princesa.

Tengo miedo. No quiero quedar en medio de una trifulca. Miro a la escalera. Varias personas se van. ¿Por qué no se quedan a saber quién ganó?

-¡Seguridad! Saquen a este tipo -pide Brenda.

El mesero y el portero pasan velozmente. Casi me tumban. Encuentran el incitador. Se lo llevan a empujones.

-Solo nos quedan dos finalistas. Angola y Costa Rica -prosigue la organizadora.

Se abrazan. Miran. Los nervios están en el aire. Las cosas están tensas. Es muy tarde. Casi las 4 de la mañana.

-¡Costa Rica! ¡Costa Rica! ¡Costa Rica! ¡Costa Rica! ¡Costa Rica! -grita el público.

Miss Panamá, junto a toda su barra, gritan eufóricamente a favor de quien minutos antes no tenía un solo seguidor.

 

- Y la nueva reina, Miss Living Internacional es… ¡Costa Rica! -puntualiza Brenda.

 

La gente grita emocionada. La modelo que llevaba la banda y corona, se la quita y se la tira al presentador. El premio en efectivo es entregado inmediatamente, $500.000. No es mucho desde mi punto de vista. La gente se va. Tomo mi chaqueta, a mis amigos medio dormidos. Bajo las escaleras. Tomo un taxi. Se acabó la noche.

 

Han pasado dos días desde la noche en el bar. Recibo una llamada. Es María Alejandra, Miss Canadá.

-Te tengo el chisme del Miss living -me dice María Alejandra.

-¿Qué pasó? -le pregunto.

-Imagínate que Miss Costa Rica vive con esas dos niñas que estaban en el jurado -comenta.

-¿De verdad? -le digo incrédulo.

-Sí, es más, ella las ha maquillado en varios eventos. Y además que en el papel de las 5 finalistas no decía Venezuela -agrega.

-¿Y tú cómo sabes eso? -cuestiono.

-Una fuente que estaba detrás del jurado, en la zona VIP. En el papel decía un país que empezaba con C. Ese puesto era mío o de Colombia -afirma.

-¿Brenda lo cambió? -continúo indagando.

-Sí, ellas en los ensayos eran súper amigas. Se la pasaban abrazadas. Y de España, dijeron que estaba enferma -me dice.

-Pero, si hubiera estado enferma. No hubiera ido ni como público -apunto.

-Pues la verdad, es que él y yo nos conocíamos. Se llama Nelson, salimos varias veces. Él no sabía que yo era transformista, ni yo de él. Pero en el primer ensayo, se descubrió todo. Me dijo que era la primera vez que lo hacía. No volvió a los ensayos. Después me dijo que le daba pena conmigo y no quería que lo viera así -relata Miss Canadá.

-Pero él le dijo a mi amiga que ya había sido Virreina en otro bar –le replico.

-Así es esto, un mundo lleno de mentiras -reconoce.

Se termina la llamada. No entiendo para qué hacer un reinado si ya saben quién ganará. Me parece inútil. Pero bueno, esas cosas venden. El triunfo de Zara Miranda, me recuerda una frase.

-Puede que sea ‘Tramoyo’, pero la reina soy yo.

Por: khrisjash

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (6 votos)

Opiniones

3

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Lucho_perez

Lucho_perez

23 Noviembre de 2012
1:06 pm

A este "evento" debieron invitar como jurado a: Alejito Ordoñez, Robertico Gerlein y uno que otro Monseñorsito.

KarlosFer

KarlosFer

23 Noviembre de 2012
9:07 pm

Quiza les guste la pendejada.... casos se han visto de tipejos que dicen ser homofóbicos, pero son mas Gays..que nadie.

khrisjash

khrisjash

23 Noviembre de 2012
1:34 pm

Jajaja Me puedo morir e la risa imaginando la cara de esos personajes jajaja