23 de octubre de 2014
18 Diciembre de 2012 | Entretenimiento | (Colombia)

Robinson Díaz, un actor de ensueño

Robinson Díaz, un actor de ensueño
Foto:RobinsonDiaz.com/oficial

Robinson Díaz se define a sí mismo como una perjudicado de la fama, aunque a ella la nombra como “un mal necesario”.

Con más de veinte años de experiencia actoral, este envigadeño asegura que no es idóneo de vivir sin estar en un set de grabación. Para él el escenario, sea cual sea, es una “gruta para la locución de emociones”.

“Con mi hábito diario y me experiencia ganada me atrevo a cotejar al reconocimiento como algo que se lo puede devorar a uno, podría expresarse que es parecido a un monstruo con el que se debe batallar”, declaró.

Para Díaz, Colombia es un lugar asombroso para todo tipo de arte, no obstante, expresó que los individuos “están mal acostumbrados, pues aquí todo lo pretenden regalado y gratis y no hay una instrucción de invertir en diversión como sucede en otros países del mundo”, advirtió.

Sus realizaciones en el cine, la televisión, la comedia y el teatro le han permitido recibir significativos reconocimientos. Robinson se regocija mucho más concibiendo teatro pues el “formato es muchísimo más íntimo, y en vivo las emociones suelen aflorarce con más naturalidad”, expresó. En su haber ya cuenta con 23 obras de teatro profesionales.

 Afectuoso a la fantasía

Su apertura en la actuación se debe gracias a una sentencia radical que tomó en su juventud. “Un día, así de sencillo, decidí escaparme de lo que vivía, por eso viajé a Bogotá en busca de una oportunidad en lo que desde niño había soñado”, relató.

Son numerosos los personajes que están en la reminiscencia de los colombianos. Por ejemplo “Mateo” en “María madrugada”, “Simón Bolívar” en “Bolívar soy yo”, “El Cabo en la serie de “El Cartel” y quizá el más querido por todos “El mago Kandú”, de la telenovela “Pecados capitales”.

 Lo que Robinson más se place de la actuación es la fantasía. Para él existe un vínculo puro entre la “fantasía en escena y la realidad que queremos para nuestra vida”.

 El renovarse con cada personaje es algo que a Díaz le entusiasma. En su haber cuenta con una formación en teatro, escena, histrionismo, actitudes actorales y hasta clown.

 “Nosotros los actores vivimos de esto puesto que nos apasiona, es inevitable tener la gracia para actuar para poder lograrlo". Les confieso que actuar es tan vital en mi vida que mi siquiatra me recomendó ‘no dejar de hacer teatro’, porque o si no me chiflo”, finalizó.

elmundo

Por: Pasatiempos

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

18 Diciembre de 2012
5:33 pm

Y SE CHIFLÓ......