28 de Agosto de 2014
13 Febrero de 2013 | Entretenimiento | (Aruba)

Salud Hernández:Mil noches buenas, pero nunca una buena noche con Vallenato

Foto:El maestro Escalona, Colacho, Adán y otros.El Pilón Vallenato
El maestro Escalona, Colacho, Adán y otros.El Pilón Vallenato
Imagen asociada
Imagen asociada

La famosa periodista española Salud Hernández Mora tiene gran fama adquirida en Colombia más por sus escandalosos escritos que publica en el diario EL TEMPO, que por ser buena y versátil periodística para informar al público. Lo que si podemos apreciar es que usa los medios su constante expresión es la ofensa, modalidad que ahora esgrime contra los vallenatos.

Se dice muy a menudo que tiene en su interior personal un grave problema que pretende curarlo, en vez de ser en un diván siquiátrico, lo hace contra quienes amanece pensando recostada en su abullonada almohada. Una madrugada soñó con el apuesto joven magnate heredero del recientemente fallecido Don Julio Mario Santodomingo Pumarejo, Alejandro Santodomingo Dávila. Pero como no pudo consumar sus libidinosas intenciones, lo acusó alegando que "con un primo Perez Dávila Norzagaray envenenaron las paredes de la residencia  de la famila Pérez Dávila, localizada al norte de Bogotá para construir un edifico de varios pisos" [...]

Menos mal que el joven magnate mandó a construir un edificio “bunker” en Bogotá, en la Calle 75 entre las carreras 6a y 7a que tiene altas especificaciones técnicas de seguridades como las de la embajada de Estados Unidos de América en la misma ciudad, garantía para el joven empresario que ataja a la “cucha” enamorada para que no vaya a asediarlo a las sede de los negocios del Grupo Santodomingo. Se dice en los corrillos de la Plaza Alfonso López que el Doctor Carlos Quintero Romero la atiza desde Valledupar y la periodista se viene lanza en ristre contra los vallenatos que le pone como cebo en el anzuelo y ella lo pica y comienza diciendo y desdiciendo contra el encargado vallenato de turno, a quien(es) le(s)toma ojeriza por encargo, procediendo como una vulgar periodista periodista tipo bulldog...

Pero, a pesar de que la citada periodista ya entró en una etapa donde está que sí y que no, sin embargo pretende reivindicar ese lapso, porque como se dice que se la ha pasado haciendo periodismo amarillista, ahora pretende el amoroso al rojo candente, o sea, que ahora anda en la segunda etapa carnal infernal [...], tanto, que conoce lo que es una noche buena a solas en su íngrima y desolada existencia, pero no conoce lo que es una íntima buena noche con un vallenato. De allí su frustración consecuencia de la poca ilación de la relación freudiana del inconsciente onírico, que trocó consolándose con solazarse con las delicias de la letra y música de las canciones del maestro vallenato Rafael Escalona Martínez.

Y creemos de verdad que a Salud Hernández le acontece lo que a una anónima señora en ciudad México quien se cruzó en una calle solitaria y sin salida [Tipo Callejón de la Purrututu, cuando el Mono Quintero como jefe de Palneación Municipal no lo había abierto hasta empalmar con la Calle de la Nevada] con el nobel Gabriel García Márquez y le gritó:

¡Usted no existe!... y acto seguido le propinó semejante y estridente ¡cachetada!.

Gabo sin decir nada, en su soledad, fue al fotografo como cuando con el ojo hinchado y amoratado producto del derechazo que le propinó el indio blanco peruano hoy nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, Gabo también en esta oportunidad con la mejilla derecha colorada y viendo estrellitas fue y se tomó una foto, que le pedí una copia a mi exprofesr de matemáticas en el Liceo Celedón, el ingeniero Jaime García Márquez, y no me la ha enviado...

Después se supo que estaba encamarada del nobel Gabo y fue la tímida forma de declararle lo que en su Yo íntimo sentía por él. [¿...?]. Aquí sucede lo que canta la esilada cubana Albita Rodríguez: " Qué manera de quererte, qué manera..."

Lo mismo aconteció con el joven magnate Alejandro Santodomingo Pumarejo cuya ascendencia es de origen Vallenato en virtud de que su bisabuelo es de linaje  vallenato y es Don Urbano Pumarejo Quirós[Para más señas Don Luis Gregorio Urbano Pumarejo Quirós, primo de mi bisabuela María Josefa Daza Quirós de Corral de piedras cerca a San Juan del Cesar, antiguo Magdalena, hoy Guajira, a quien Alfredo Mestre y Pepe Castro pretenden quitarme y no han podido porque cuento con toda la documentación, y ya he demostrado de manera suficiente su existencia desde 1.854 en San Juan del Cesar, hasta 1.921 en B/quilla donde falleció]...

Pero Alejandro no le ha puesto bolas a las aspiraciones de la "Cucha", en virtud de que su tiempo es oro y, en vez de tener en cuenta a esta apologista de la ofensa el tiempo se lo dedica a su novia y a las obras altruistas para Colombia y Latinoamérica, como a la Fundación Mario Santodomingo, con Shakira en la Fundación Alas y en la construcción de viviendas para comunidades pobres y el jurgo de negocios en todos los horizontes del mundo.

Sin embargo, la familia Escalona si que es numerosa y prolija, cuya parte varonil, de buena presencia, alborotados a carta cabal y todos ellos vigorosos varoniles, decentes y correctos caballeros como a quien pretendió ofender, o sea al maestro Rafael Escalona, andan a sus entera apetencias. Están a su plena disposición comenzando por el mayor de los hijos varones del fallecido maestro, mi compadre Rafael Escalona Arzuaga, fino galán y enamorador de alta talla, como también el periodista, Rafael Escalona Bolaños, excelente amigo, mi compadre Santander Durán Escalona, “El Pibe”, Ingeniero agrónomo y compositor, quien tiene la costumbre de enamorar a la mujeres y elevarlas en caricias hasta el “Cerro Morillo”, como también el Doctor Augusto Escalona Montero, “El Bala” a quien llamé para pedirle el nombre y me respondió que lo dejara en el anonimato para sorprenderla, etc, etc,...

Todos están a la absoluta disposición y a ordenes para las que le provoque a Salud Hernández Mora, quien tiene la particularidad de enamorarse y lo expresa agrediendo de manera abusiva por el medio periodístico donde labora.Es decir, de manera idéntica a como lo hizo la frustrada mexicana que se aferró a nuestro nobel, pretendiendo cambiar la sonora cachetada por una estirada camal con olor a la guajaba icorporada por la que ella de antemano conocía que suspira Gabriel García Márquez en Valledupar...

Lo que si no se le podemos garantizar a la periodista Salud Hernández Mora es que ella sea un bocado apetitoso como las mujeres que tuvo el maestro Rafael Escalona Martínez[ Eso sí tiene que cotizarlo ella en persona], quienes  tuvieron muy buenas noches y noches buenas[Las que hace mucho tiempo anhela Salud Hernández en Valledupar y quienes la tienen de gallina de peleas no le han podido conseguirle] y con las cuales tuvo innumerables hijos que son personas de bien y de estirpe de varones, de quienes no creemos que le entren a satisfacer ninguna de las mencionadas noches a la aludida periodista...

El proverbio vallenato reza: “Quien dice lo que quiere oye lo que no quiere...”

Los vallenatos nos podemos matar unos contra otros pero que no vengan otros u otras de otros lugares a jodernos la vida, porque llevan del bulto.

¡Salud!
 

Por: luifernd

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

13 Febrero de 2013
6:28 pm

!salud...!

luifernd

luifernd

13 Febrero de 2013
8:08 pm

¡Salud, Dr Osgir!