02 de octubre de 2014
30 Julio de 2010 | Entretenimiento | Cali (Colombia)

Protagonistas de nuestra Tele

Protagonistas de nuestra Tele
Foto:Internet- Jaider Villa

Por: Javier Santamaría

Desde que irrumpieron los llamados realities en la televisión colombiana siempre han sido el blanco de un sinfín de cuestionamientos, que paradójicamente contrastan con el rating que los mismos logran marcar.
El Canal RCN ya tiene al aire los promocionales de “protagonistas de nuestra Tele”, que viene a ser una saga del recordado “Protagonistas de novela”, del que surgieron actores y actrices que hoy en día intervienen en telenovelas, series, películas y demás y hasta presentadoras de farándula ya posicionadas en el gusto de la impredecible teleaudiencia colombiana.

Recordamos a Jaider Villa y Ximena Córdoba, los primeros ganadores de este formato que pretendía escoger entre un grupo de jóvenes aficionados a la actuación, encerrados durante tres meses en una casa-estudio, a dos nuevos talentos para protagonizar una producción. Tras distintas pruebas histriónicas y  permanente fogueo escenico, supervisado por actores y actrices consagrados, los novatos de la actuación se iban eliminando paulatinamente, a cuenta de los votos interactivos de los televidentes y el concepto de los maestros de actuación, hasta definir a los dos únicos protagonistas de novela triunfadores.

Pero lo que más llamaba la atención y que levanto “roncha” en un sector de la teleaudiencia fueron los llamados “Cara a cara”, en los que los participantes en pareja, uno frente al otro, tenían la posibilidad de decirse en unos segundos sus verdades, molestias y pareceres en torno al otro, casi siempre eran choques surgidos durante la convivencia.

Siempre se puso en tela de juicio la veracidad de los conflictos que surgían a raíz de la convivencia, la rivalidad entre unos y otros, los romances etc.
Paradójicamente quienes no ganaron los primeros lugares han logrado figurar plenamente hoy en día, caso de Pedro Palacios, Sara Corrales, Ana Karina Soto, Cristina Hurtado entre otros, mientras que Jaider Villa a lo sumo solo logro convertirse en el hombre más deseado por las colombianas durante ese año, pues su posterior debut en la actuación no tuvo mayor repercusión. Hace poco nos enteramos que Ximena Córdoba tras estudiar comunicación social ha optado por enfocarse profesionalmente en la presentación en programas de la televisión latina de los EEUU.

Quiero traer a colación un artículo retro para recordar lo que en ese tiempo pensaba de estos realities.

DEBATE ABIERTO CONTRA LOS REALITY SHOW

Ampolla y escozor han suscitado entre buena parte de la teleaudiencia, los más recientes acontecimientos presentados en “Gran Hermano” y “Protagonistas de novela, la amenaza”, formatos producidos por Canal Caracol y Canal RCN respectivamente, pero para nadie es un secreto que el objetivo central de los mismos es cautivar audiencia mediante la explotación del morbo y el instinto voyerista , que de por sí les garantiza altos índices de audiencia; podríamos afirmar que ambos canales han superpuesto sus intereses particulares sobre los de la gran masa de televidentes, olvidando que no todos asimilan lo presentado en estos espacios de la misma manera, ya que depende de la capacidad que se tenga para discernir y digerir esta “realidad”, que en algunos casos los puede hacer sentir agredidos o confundidos.

Las voces de protesta de muchos padres de familia y asociaciones de televidentes no se han hecho esperar y ahora promueven un debate para entrar a enfrentar de alguna manera la influencia mal sana, que en su concepto, ejercen los llamados “reality show” sobre sus hijos, los mayores adeptos a estos programas, todos ellos alegan que el enfoque que se le ha dado a los mismos, no aporta nada provechoso y por el contrario, son un pésimo ejemplo a las buenas costumbres y de cierta manera a la moral.

Muchos dirán que se está formando una tormenta en un vaso con agua y que es más el alboroto, que la realidad de estas afirmaciones, concluyen que pese a las quejas, a la gente común le encanta ver este género de programas y si se intentara darles un giro distinto, sin duda nadie los vería por aburridos y monótonos, además de que cada televidente esta en toda la libertad de verlos, cambiar de canal o apagar el televisor.

La chispa que prendió la mecha de esta controversia fue el supuesto intento de suicidio de Clara Lorena Useche, una de las participantes de “Gran Hermano”, quien ingirió alcohol antiséptico sin el menor reparo ante las cámaras, como si fuera una gran hazaña, suceso que mereció su inmediata expulsión de la casa. En entrevista posteriores la osada muchacha se disculpo ante el país, dijo que en ningún momento sus intenciones fueron suicidas y más bien califico su acción como una pilatuna destinada a retar al equipo de producción del reality (¡valiente chiste!).

Los supuestos romances y enfrentamientos entre algunos de los participantes de “Protagonistas de novela” y “Gran Hermano”, tampoco han sido bien recibidos, sus detractores los califican como montajes armados para alimentar el morbo y crear un premeditado clima de tensión, que aumente el interés de los televidentes, quien dan por hecho que lo que ven es totalmente cierto y le apuestan a su participante preferido con sus posteriores votaciones, otra de las estrategias mercantiles y que también está en entredicho.

Como para rematar, otro asunto que le crispa los nervios a muchos padres de familia es el uso del léxico soez por parte de algunos de los participantes, pese a que se trata de filtrar las malas palabras en la edición, al aire sale una que otra palabra de grueso calibre, que obviamente no escapa a los oídos de la teleaudiencia infantil.

Lo que a muchos saca de quicio es que ose engañar al televidente, en pocas palabras, “se les meta los dedos a la boca” aprovechando la fuerte influencia que la televisión, como medio masivo de comunicación ejerce; con estos reality show se pretende manipular una juventud ávida de ídolos y ahora para colmo de males, plagada de estereotipos y cánones manufacturados, representados en estos “muñecos de plastilina” o emblemas de cartón.

No sabemos si este movimiento anti-reality logre ser escuchado, pues aunque los canales ahora estilan el llamado 2defensor del televidente” y la Comisión Nacional de Televisión dispone de una línea gratuita para el televidente, las quejas allí presentadas son como manzanas guardadas en saco roto.

Hay quienes dicen que la solución está en cambiar de horario los reality, limitando de esta manera la audiencia a un público adulto o por el contrario darles un viraje radical y que se use este formato como un medio para resaltar talentos y no el morbo. En lo personal dudo que los canales modifiquen una táctica que les genera rating, pese al malestar naciente entre lois que ellos consideran una minoría.

(artículo escrito el 28 de agosto de 2003) lo que nos permite concluir que todo sigue igual, a propósito del vocabulario soez en TV, los antivalores y demás.

jahesa@hotmail.com

Por: Javier Hernando Santamaria/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

GINAESCHEBACK

GINAESCHEBACK

31 Julio de 2010
9:24 pm

pienso q los realitys show son un experimento donde se lleva al límite al ser humano, a la gente le gusta y produce plata...entonces pareciera q está bien jajaja
un abrazote amigo y gracias por informar

Angelinaraujo

Angelinaraujo

30 Julio de 2010
10:31 am

Bueno yo puedo decir que voté por Jaider Villa, pero fue más lo emocional. Los realities no sé para qué son buenos, pero a la gente le encantan. Si están buscando trabajo, les recomiendo www.aliadolaboral.com