29 de Julio de 2014
29 Octubre de 2012 | Noticias | Jamaica/Queens/New York (Estados Unidos)

Me alcanzó Sandy

Con menos del 30% de mi rompecabezas armado, llegó Sandy. Impredecible y ambigua como su nombre, usado por hombres y mujeres, torció su rumbo y tocó tierra entre los estados de Delaware y New Jersey, con vientos sostenidos de hasta 80 millas por hora, afectando gravemente a Atlantic City, la ciudad de los casinos, y dirigiendose hacia Maryland y Pennsylvania. Por fortuna perdió parte de su fuerza y avanza convertida en 'Supertormenta'.

Por la intensa lluvia y el fuerte oleaje, el nivel del mar y de los rios Hudson y East subió. En Battery Park, para citar solo un caso, la marea subió 4 metros. Toda esa agua amenaza con llenar los túneles y los sótanos de las edificaciones y las viviendas. Nueva York tiene toda una ciudad subterránea, invisible para muchos, compleja y extensa. Y a diferencia de New Orleans, está bajo el nivel del mar. De acuerdo con la ong Climate Central, cerca de 200.000 neoyorkinos viven en peligro constante por la ubicación de sus viviendas bajo ese nivel. 

Hace tres años, el 'American Museum of Natural History' con sede en NYC y una organización sin ánimo de lucro dedicada a combatir el cambio climático, presentaron una exposición en la cual mostraban como quedaría la ciudad en el año 2050: buena parte del Bajo Manhattan, de las costas de los Rios East y Hudson, y de Coney Island, los Rockaway y las zonas costeras de Brooklyn y Staten Island bajo las aguas y para siempre.

Sería un cambio lento, casi imperceptible al ojo humano, pero estrictamente medido y calculado por varias organizaciones expertas en el tema. A largo plazo, el mar y los ríos reclamarían no solo los kilómetros que les han ido robando, extendiendo artificialmente la Isla gracias a los rellenos artificiales que hacen con los residuos de roca extraídos para construir los rascacielos, sino buena parte de la tierra firme en las zonas costeras. Una especie de retaliación de la naturaleza.

En algo que parecía ciencia ficción, recreaban la transformación de la ciudad con modelos a escala, año tras año, y mostraban como algunos arquitectos trabajaban en la construcción de edificios, viviendas, centros comerciales y parques recreativos bajo el agua, para dar uso a los espacios inundados.

El Huracán Irene, degradado a Tormenta Tropical, azotó esta misma costa el 27 de agosto del 2011, dejando una vasta estela de destrucción y muerte: 56 vidas y quince billones de dólares en pérdidas, el más costoso en la larga historia de huracanes y tormentas en este lado del Atlántico. Catorce meses después, solo catorce meses, llega una supertormenta de mayor magnitud. Su ojo, su centro, fue en New Jersey, pero la zona de influencia es tan amplia y envolvente que los daños en la ciudad y el área tri-estatal serán descomunales. 

Aunque las horas criticas pasaron, el peligro sigue latente. La evaluación de los daños apenas comienza. Hoy, tanto el Battery Tunel como algunas de las estaciones subterráneas del Bajo Manhattan estan llenas de agua. Tambien el llamado Broad Chanel, un pequeño barrio de pescadores cerca a Rockaway, en Jamaica Bay, está inundado. Gran parte de Nueva York está sin energía electrica. Todos los servicios de transporte, el correo, las escuelas, colegios, oficinas gubernamentales y negocios privados, seguirán cerrados, no se sabe hasta cuando. Los daños al sistema eléctrico, a las redes viales, los túneles y rieles del transporte masivo son considerables a esta hora, y demandaran varios días de trabajo para su total reparación. Y millones de dólares en inversión.

Lo que se previa como un futurismo lejano y negativo, esta pasando hoy, en vivo y en directo. Algunos piensan que no los afectará porque viven en otras latitudes, en ciudades y sitios seguros. Están equivocados y la supertormenta se encargó de recordarnolo. Cada uno, desde nuestro privado y pequeño espacio, podemos poner un granito de arena para impedir el desastre. No es bueno creer que es problema de otros.

Por mi parte, descansaré un poco. Debo continuar con mi rompecabezas. Ese sí tiene solución a corto plazo. La solución al rompecabezas del clima y las malas políticas está lejana. Bastante más lejana.

Nota: En la fecha, 30 de octubre, se hacen algunas correcciones de estilo y ortografía y preciso lo importante que es el medio ambiente para mí. Había dejado la sensación de que no me preocupaba. Nada más ajeno a mi realidad. Me importa, y mucho. Presento excusas.

Video del coche: Rodrigo Restrepo, usado con su autorización. 

Por: Elsa Tobon/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (7 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

30 Octubre de 2012
10:26 am

Viendo a CNN en su informativo sobre los problemas que dejó Sandy, uno se pregunta; ¿Por qué los gobiernos siguen siendo permisivos, con inversiones que están fomentando el daño ambiental?