31 de octubre de 2014
15 Noviembre de 2012 | Noticias | (Colombia)

La consolidación del modelo autocrático en Nicaragua

La consolidación del modelo autocrático en Nicaragua
Foto:

Por Rubén Sánchez D. (*)

El interés que suscitó en el mundo entero la elección del presidente de los Estados Unidos hizo que pasaran desapercibidas las elecciones municipales del pasado 4 de noviembre en Nicaragua, donde el triunfo apabullante del Frente Sandinista de Liberación Nacional en las urnas le permite a Daniel Ortega un control casi absoluto del poder y consolidar el modelo autocrático que ha desarrollado desde que regresó al poder en 2007. En efecto, además de ejercer la presidencia de la república, y de controlar la Corte Suprema de Justicia y el Parlamento, Ortega no cuenta con una oposición organizada lo que le permite obrar a su antojo.

El proceso electoral, y los resultados de la votación en virtud de la cual el FSLN obtuvo 134 alcaldías de las 153 en disputa, han sido fuertemente cuestionados por la oposición y organismos de observación electoral.

Al decir de los organismos de observación electoral independientes, las irregularidades comenzaron meses antes de los comicios dado que el régimen impuso fuertes trabas a los representantes de la oposición para que no pudieran ejercer una veeduría efectiva, motivo por el cual el abstencionismo superó el 50 por ciento del potencial electoral en los comicios pasados y la votación bordeó el millón 870 mil electores de los más de tres millones habilitados para hacerlo.

Según datos del Consejo Supremo Electoral (CSE), la alianza del FSLN obtuvo cerca de un millón de votos; la segunda posición correspondió al Partido Liberal Independiente, la tercera al Partido Liberal Constitucionalista y el cuarto a la Alianza Liberal Nicaragüense.

Investigaciones adelantadas por distintas entidades, entre ellas el programa de televisión Esta Semana,
han denunciado que en Nicaragua los muertos votan; el escándalo tocó directamente las puertas del Consejo Supremo Electoral pero sus magistrados prefirieron lavarse las manos y las listas a alcaldes fueron aprobadas por el Tribunal Electoral, encargado de velar por la transparencia de las propuestas presentadas por los distintos partidos políticos. Para más veras, los muertos no solamente votan en el país centroamericano sino que también pueden ser elegidos.

En Nicaragua, la denuncia de Esta Semana que dio lugar a un escándalo conocido popularmente como “el desfile de los candidatos fantasmas” incluyó además de los fallecidos, robos de identidad y personas inscritas como candidatos sin que lo supieran lo que muestra el poco rigor de las autoridades electorales en la administración de su tarea, motivo por el cual el Consejo Supremo Electoral es también una de las instituciones más cuestionadas del país centroamericano.

En varias ocasiones misiones de observación de la OEA y de la Unión Europea han criticado las irregularidades que han caracterizado los comicios en Nicaragua sin resultado aparente. De allí que la oposición acuse a los magistrados electorales de responder directamente a los intereses y ambiciones del presidente, mientras Ernesto Cardenal, quien fuera ministro de la Cultura del régimen sandinista, afirme que “el gobierno de Nicaragua es una dictadura familiar de Daniel Ortega”.

Como Cardenal, otros exdirigentes y también escritores como Sergio Ramírez y Gioconda Belli se han desligado del Frente Sandinista por su deriva autoritaria, contraria a los ideales democráticos que animaron la revolución.

El caso de Nicaragua no es único y puede afirmarse que el liberalismo como ideal filosófico y político, respetuoso del Estado de Derecho y de la institucionalización impersonal del poder, pugna todavía por establecerse en una América Latina cuyo referente moral sigue siendo el populismo en abierta contradicción con cierto neoliberalismo exacerbado y alabanzas a una sociedad civil inorgánica.

(*) Docente de las Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

Mayor información

Carlos Roberto Reyes
Jefe de Comunicaciones y Prensa
Universidad del Rosario
Cel. 311 5142419
Tel. 3416817 - 2970200 Ext. 8397 ó 8281
carlos.reyes@urosario.edu.co

 

Mauricio Valbuena Carrillo
Periodista de la Jefatura de Prensa
Universidad del Rosario
Cel. 314 356 23 08
Tel. 297 02 00 Ext. 8281
prensa@urosario.edu.co
 

Por: Universidad del Rosario Universidad del Rosario /

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

1

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

moderador

moderador

15 Noviembre de 2012
4:10 pm

Nuevamente, cordial bienvenida a Soyperiodista.com. Privadamente le he enviado un correo con información importante para logar mejores resultados con sus publicaciones. La idea es que solo publique de a una a la vez.