26 de Noviembre de 2014
19 Noviembre de 2012 | Noticias | (Colombia)

A San Andrés sólo por avión me puedo ir

A San Andrés sólo por avión me puedo ir
Foto:

Andrés Piñeros Latorre

El mar de los siete colores, ahora tiene dos menos. Esos dos que rodean a Serrana y Quitasueño. Nicaragua logró quitarnos parte de esa orgullosa propiedad. Esa nación centroamericana, distante y extraña para los llamados continentales, como hablan los sanandresanos para distinguirnos de los "isleños". Y ahora sí, como dice la canción del grupo de los Amerindios, a San Andrés solo podremos llegar por avión, "nunca por tren y tampoco por mar".

Aunque la situación no resulta del todo clara, ya que si antes no se podía reconocer en el mapa de Colombia nuestra propiedad de ultramar, ahora en lugar de una zona marítima, veremos solo unos aislados puntos en un mar "agreste". De otro lado, para los nicaraguenses, con esta decisión de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, CIJ, se amplía su mirada. El mar azul frente a sus costas tendrá el color de su bandera. El deseo de mejorar los ingreses de este pobre país, no creo que crecerá más allá de sus ilusiones. Ahora tendrán que hacerse a más botes y barcos, a motores fuera de borda de mayor potencia. Y porqué no a algún negocio con una potentada petrolera para explorar la plataforma petrolera, que por años los vecinos colombianos "despreciaron". La decisión de la CIJ parece tener una quinta pata del gato. En otras zonas del mundo esta decisión podrá tener sus repercusiones. Estos once años de reflexiones jurídicas, geográficas e históricas generarán jurisprudencia. Colombia y Nicaragua serán la base para dirimir otros conflictos limítrofes.

Este organismo de las Naciones Unidas demostró hoy que tiene el poder y la capacidad para organizar la geografía política del mundo. A última hora se supo que el gobierno colombiano no aceptaría la determinación de la Haya, buscando desvirtuar la determinación de la entidad internacional. No parece fácil cambiar esta determinación, que imposibilitó a los pescadores isleños a recorrer libremente estas costas para conseguir su sustento diario.

Los colores del mar parecen cambiar. La posesión oceánica es tanto o más importante que la terreste. Unas islas e islotes ubicados a poca distancia de Nicaragua, son símbolo de la historia colonial española, de aquel virreynato de Santafé, recuerdan el control de los Estados Unidos hasta comienzos del siglo XX. Tratados binacionales e internacionales buscaron resolver este dilema, que al parecer hoy aclararon los expertos de Holanda, ese lejano país que sabe el valor del mar, al que día tras día le buscan ganar parte de su tierra. Las discusiones podrán salir a flote, pero al parecer este es un caso jusgado. San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con sus islotes cercanos son y serán parte de Colombia por siempre, pero, a cambio de ello, las aguas y el mar que los rodean se tendrán que repartir entre Nicaragua y Colombia. Nuestro país tendrá que valorar las riquezas marinas que aún le quedan, no solo en las costas del archipiélago sin en todas las que rodean su territorio, en el Caribe y en el Pacífico.

Por: Francisco Latorre

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

2

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Francisco Latorre

Francisco Latorre

19 Noviembre de 2012
8:43 pm

Muy interesante y relevante artículo para aquellos que amamos esta isla.

osgir

osgir

19 Noviembre de 2012
6:16 pm

Les pisaron los "cayos" a los vikingos.