24 de octubre de 2014
26 Noviembre de 2012 | Noticias | (Colombia)

Blindaje a los derechos del consumidor involucra responsabilidad de medios

Blindaje a los derechos del consumidor involucra responsabilidad de medios

"Recuerda que los más importante respecto a cualquier empresa, es que los resultados no están en el interior de sus paredes. El resultado de un buen negocio es un cliente satisfecho". (Peter Druker)

Por John Carlos Nieto C.

Habida cuenta que los medios radiales y televisivos juegan hoy y desde siempre en el mercado, un esencial papel a la hora de promocionar y trasmitir las bondades y cualidades de cualquier bien y servicio para adquisición de los consumidores,  en preservación y respeto de sus derechos de esta importante población, la Ley 1480 de 2011, en su título VI. - DE LA PUBLICIDAD.- CAPÍTULO ÚNICO, DE LA PUBLICIDAD, establece taxativamente “ARTÍCULO 30. PROHIBICIONES Y RESPONSABILIDAD. Está prohibida la publicidad engañosa - El anunciante será responsable de los perjuicios que cause la publicidad engañosa.

El medio de comunicación será responsable solidariamente solo si se comprueba dolo o culpa grave. En los casos en que el anunciante no cumpla con las condiciones objetivas anunciadas en la publicidad, sin perjuicio de las sanciones administrativas a que haya lugar, deberá responder frente al consumidor por los daños y perjuicios causados”, disposición ésta,  aunada a la declaratoria de exequibilidad expuesta en la Sentencia C - 592 del pasado 30 de julio, por parte de la Corte Constitucional, en este entendido.

Esto es, que los anunciantes a partir de esta normativa,  juegan un papel importantísimo de responsabilidad y correlación frente a los daños y perjuicios causados a los consumidores por la afectación en sus derechos que la adquisición de un producto, bien o servicio les genere, estableciendo de igual manera unas excepciones casi taxativas en las cuales el medio de publicidad o anunciante pueda llegar a demostrar, en caso de perjuicio causado al consumidor, su exoneración o ausencia de responsabilidad frente a tal hecho, tal como lo explicita el art. 31 ibidem, del mismo estatuto del consumidor, exculpación que operará cuando “…. demuestre fuerza mayor, caso fortuito o que la publicidad fue adulterada o suplantada sin que se hubiera podido evitar la adulteración o suplantación.

Esta legislación, como otra numerosa desconocida por los consumidores, y nacida  a raíz de tanto engaño a quienes adquirimos bienes y servicios, ofrece un gran respaldo a ese motor indispensable del comercio y el consumo en nuestro país, los consumidores, quienes nos estábamos viendo desamparados e impotentes frente al descarado engaño recibido por medio de pautas, publicidades y anuncios de bienes y servicios lesivos para los consumidores, recordemos el caso promocionado de lo sucedido con los anuncios de “la Cruz de Golgota”, frente a los que escasamente se tenía solo la posibilidad de la denuncia de tal hecho ante la Superintendencia de Industria y Comercio, la cual se estaba viendo lenta, inoperante e impotente en la judicialización y sanción de estos actos mentirosos y abusivos de los comerciantes y anunciantes, respecto de los detrimentos y afectaciones para con los adquirientes de esos productos, pues cabe recordar que es este tipo de relaciones intrínsecas que se configuran bajo ese tácito acuerdo de voluntades surgidos de ese “tu ofreces, yo compro”, donde la parte débil de esa relación comercial es el consumidor, quien es el que casi siempre se ve desfavorecido con tales prácticas de consumo ilícitas, amañadas e irresponsables de los comerciantes y muchas veces, generando la impresion de ser secundadas y amparadas bajo la campante publicidad y anuncio de los medios de comunicación, en quienes se veía y se ve un cómplice más de tales engaños.

Pero los efectos de esta norma, como cualquier disposición o reglamentación a cualquier nivel y de distinta índole, en favorecimiento de unos y afectacion de otros,  no paró ahí, pues la reacción y rechazo de los anunciantes y medios de comunicación ante esta norma,  y ahora expuestos y abocados a asumir su responsabilidad frente al anuncio de los productos que llegan de los comerciantes en sus empresas, emisoras y canales televisivos,  no se hizo esperar, pues sintieron ante tal precedente de responsabilidad, coartada y restringida también gran parte de sus derechos donde citan hasta censura, por parte de la normatividad, lo cual les obliga a tener mayor cuidado y disposición para el anuncio de los productos que a sus manos llegan.

El asunto de “La protección al consumidor colombiano frente a la publicidad engañosa” fue debatido y analizado ampliamente por varios sectores, en foros,  días atrás, donde participaron entre otros actores e interesados en el tema  el periódico judicial ámbito jurídico, Andiarios, Asomedios y la Universidad Externado de Colombia, escenario donde se expuso la temática en cuestión y de donde se desprendió por las posiciones de sus participantes que “en materia de publicidad, la información ofrecida tiene fuerza vinculante, es decir, es fuente de obligaciones.  En ese sentido, el medio de comunicación será responsable, solo si se comprueba su dolo o culpa grave, bajo el entendido que la obligación que se les impone a los medios, también hace parte de la responsabilidad social de cualquier empresa, su ética y regulación de actuar inequívocamente ante tales hechos y el aspecto de evitar el presunto daño que se le pueda causar al consumidor, visto desde una óptica objetiva sin entrar a delimitar la función de los medios ni establecer censura sobre ellos, pero si, salvaguardando los derechos de los consumidores y los deberes de los comercializadores, frente a los bienes y servicios ofrecidos, es hablar claro de las bondades reales de los productos y los riesgos que eventualmente pudiesen exponer a los consumidores.

En el mismo sentido se enfatizó en tales debates, que respecto del engaño o daño causado al adquirente de los productos y bienes o servicios por parte del anunciante o medio de comunicación donde se difunde o se oferta, le corresponde, en aras del principio de presunción de inocencia,   a la autoridad competente y no al medio, comprobar su implicación ante los hechos, frente a los medios de prueba que para tal efecto se arguyan, pues no todos los anunciantes están en capacidad de juzgar, prever o calificar si la publicidad recibida, puede ser engañosa o lleva un daño o afectación implícita para el consumidor, rol que se debe conservar en cabeza del ente de control, pues la función de los medios “….es servir de vitrina. No evaluar la calidad de los avisos que se publican, puntualizó la gerencia legal corporativa del diario El Tiempo, también participante en estos debates.

Por lo pronto solo resta esperar las denuncias y procesos que en este sentido se adelanten y estructuren para visualizar y evaluar el bien andar de estas investigaciones y los resultados que de ellas se desprendan para los actores y la cabida de sanciones, efectos para quienes incumplan la norma y la efectividad en el resarcimiento de los derechos para los afectados.

Saludos

El presente artículo contiene frases o imágenes tomadas de internet de páginas como :

Ámbito jurídico
http://www.sappiens.com
http://2.bp.blogspot.com/_DXmuo08-Zgw/S-53wc6xvPI/AAAAAAAAAcI/aVgP27x378...
codedco.blogspot.com

Por: JOHN CARLOS NIETO COTRINO/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

9

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luifernd

luifernd

27 Noviembre de 2012
5:32 am

Buena nota HOMOTAURO.Felididades!!!

luifernd

luifernd

27 Noviembre de 2012
5:32 am

Buena nota HOMOTAURO.Felididades!!!

luifernd

luifernd

27 Noviembre de 2012
5:32 am

Buena nota HOMOTAURO.Felididades!!!

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

26 Noviembre de 2012
7:00 pm

Hay publicidad engañosa en casi todo. productos milagrosos para clientes idiotizados por las tendencias impuestas por una macabra sociedad de consumo.

Homotauro

Homotauro

26 Noviembre de 2012
9:17 pm

Hola Sandrita, idiotizados y narcotizados con las falacias que nos vende la publicidad en grosero contubernio con el descarado comercio.
Que grato saber de tu visita.
Un Abrazo

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

26 Noviembre de 2012
6:23 pm

Será que lo cumplen... Si observamos las miles de producciones comerciales, ninguna dice la verdad. No es más que las notas publicitarias de las EPS para darse cuenta que es la apuesta más distorcionada con la realidad. Las publicaciones de las renombradas petroleras como Pacific Rubiales, son sarta de engaños.

Homotauro

Homotauro

26 Noviembre de 2012
6:41 pm

Si amigo Luis, cada publicidad en la voracidad de la sociedad de consumo es un sofisma y un engaño mas para los consumidores en desventaja frente al monstruoso comercio que lo único que le interesa es su bienestar.
Un saludo afectuoso y gracias por sus respetuosos comentarios

antonin

antonin

26 Noviembre de 2012
5:49 pm

Buen articulo.
Mas que velar por los derechos de los consumidores por parte de los medios,es competencia del gobierno blindar a estos por la competencia desleal minoritaria que està causando estragos dentro de la comunidad.
Vemos que cada dia mas, pululan articulos chiviados que se exhiben en las tiendas de barrio sin ningun control de parte de las autoridades competentes. Inclusive en algunas plazas de mercado o sitios pùblicos,los piratas situan sus tiendas o sitios de ventas de estos productos que suelen ocasionar ademas de las molestias propias para el que las adquiere,algunas enfermedades infecciosas cuando se trata por ejemplo de cuchillas de afeitar,entre otros.
No toda la gente compra en almacenes de cadena,algunos por economia caen redonditos en las redes de estos estafadores.

Homotauro

Homotauro

26 Noviembre de 2012
6:11 pm

Gracias colega Antonin por sus respetables aportes y comentarios a mi escrito, que grata su visita y gracias por el tiempo dedicado a la lectura de mi escrito.
Saludos y bendiciones amigo