24 de octubre de 2014
27 Noviembre de 2012 | Noticias | (Colombia)

El sexo sí es grotesco, llamemos a las cosas por su nombre

El sexo sí es grotesco, llamemos a las cosas por su nombre

Ha dicho el senador conservador Roberto Gerlein Echevarría a raíz de un debate en el Congreso sobre matrimonio entre homosexuales que “merece repulsión el catre compartido por varones”. Y lo ha tildado de sexo asqueroso, excremental y sucio.

 No sé si plantear el tema desluzca mis columnas, pero la razón me obliga a abordar una controversia colmada de argumentaciones necias y reacciones timoratas. Claro que la reacción del senador suena ofensiva, pero las imágenes que suscitan en la imaginación tales uniones no son menos desagradables. Y asquearse también es un derecho.

Con todo y haberse excedido en su declaración, Roberto Gerlein no se equivoca: el sexo es grotesco, y sin importar el género de quienes lo practican. Otra cosa es que por su profusión de excitación y de placer se le perdone todo. Y que hasta se lo encumbre como expresión sublime del amor para pasar el rubor que de otra forma a muchos causaría.

Porque sexo y amor no son una unidad como se piensa, material el uno, espiritual el otro, pueden ir inclusive en contravía, y además, porque el que llamamos amor en las parejas de todo está impregnado menos de las virtudes de ese sentimiento. El enamoramiento, que es una condición sicótica, es a diferencia del verdadero amor, interesado, egoísta, esclavista y destructivo. Si no es mío, que no sea de nadie, o lo prefiero a muerto, repiten los amantes.

Mucho va de un semblante angelical al aspecto de unos genitales, mucho de la caricia delicada a la frenética agitación de un coito. ¿Habrá quien desprevenidamente descubra ternura en un acto que en apariencia más tiene de violento? Solo el arte y la literatura lo engalanan, al fin al cabo en eso reside su virtud, en trasformar el mundo.  ¿Qué no es bello cuando lo toca la pluma encantada del poeta?

Llamemos a las cosas por su nombre, dejémonos de tantos eufemismos. Reconozcamos que nos fascina el placer que proporciona el sexo, así, llanamente, sin maquillaje alguno, sin adornarlo de las virtudes que no tiene. Que es ordinario pero lo reclamamos como derecho inalienable, que es grotesco y sucio pero nos apasiona. Tan grotesco que sólo lo hace estético la belleza de sus protagonistas, por eso se tolera más el sexo lésbico que “el catre compartido por varones”, que a pesar de la tolerancia resulta repulsivo. ¿Y sucio? Desde luego, no por vergonzoso -aunque se utilice para avergonzar a las personas- sino porque la higiene así lo expone: es contaminante y fuente de enfermedades trasmisibles, al punto que los médicos consideramos saludable el uso del condón.

La función sexual es simple instinto. Ni glorifica, ni envilece y es la expresión más animal del hombre.

Pasarán los siglos y no cambiará el comportamiento sexual de los humanos por más tratados de moral que se promulguen –solo una transmutación genética conseguiría el milagro-, justamente por su carácter instintivo y natural, y porque circunscrito al mundo íntimo y privado –como debe ser- no tiene quien lo cohíba y quien lo juzgue.

No me incumbe lo que hagan los homosexuales en su privacidad, ni me pongo a imaginar una intimidad que me repugna, respeto su particular naturaleza y no comparto algunas de las prerrogativas sociales que persiguen. Y aunque procuro ver con ojos desapasionados -quizás más bien por ello-, temo que su actitud provocadora e irascible como respuesta podrá engendrar violencia. Hoy todo desacuerdo con ellos se condena. Se le da carácter de delito a la homofobia, sin distinguir entre la aversión y la agresión. A las fobias y a los sentimientos no hay ley que los acalle. La verdadera violencia contra todo ser pacífico sí debe reprimirse.

Apreciando desde mi gradería el espectáculo circense que pasa por mi lado solo pienso en la falta de juicio con que se razona, en la irascibilidad con que se reacciona, en la trascendencia que se da a lo que no la tiene, en la doble moral que se practica, en la falta de carácter y en la incapacidad de llamar a las cosas por su nombre, que no en esta materia, sino en todas, personifica al hombre.

Luis María Murillo Sarmiento MD.

Por: LUIS MARIA MURILLO SARMIENTO/

VOTOS: 9
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (9 votos)

Opiniones

3

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

arqxfiles1

arqxfiles1

28 Noviembre de 2012
10:20 am

Interesante artículo por lo demás muy bien escrito.

Luis María Murillo S

Luis María Murillo S

28 Noviembre de 2012
7:28 am

Agradezco su comentario. Y entendiendo que deben aparecer las dos caras de la controversia he modificado la imagen.

osgir

osgir

28 Noviembre de 2012
6:17 am

Este aporte tiene el sabor de lo serio y un algo de, no se qué fuerte pero bien recalcitrantes.

Lástima que lo trascedente , como esto, tenga la foto de un inidividUo tan poco serio.