30 de octubre de 2014
16 Diciembre de 2012 | Noticias | (Colombia)

¡Pelemos bien la cebolla!

¡Pelemos bien la cebolla!
Foto:pcmproduce.com

 …o la cultura de la muerte

Victimarios que se convierten en víctimas apresados por una cultura decadente y víctimas convertidas en victimarios ahogados dentro de una cultura represora – como culebra que se muerde su propia cola –; es el resultado del “sueño americano”, en donde las consecuencias nefastas de un nihilismo libertino en mentes conservadoras y “reparcheos” en seudo criterios liberales, han materializado al ser humano condenado a ser un producto más del consumo rapante, adscrito a la pérdida o ganancia que lo atrapa y es atrapado dentro de un modelo de endémico capitalismo, y, en donde, tanto la vida como la muerte se ajusta en términos de competencia en busca de lograr con éxito los “guiness records” de ser un perdedor o ganador dentro del desconcierto masificante de una sociedad narcotizada, en donde el valor radica en la tenencia y la imposición como opciones de valor de un inexistente existencial.

Impregnada la conciencia colectiva de esta “filosofía”, no deja de tener sus efectos manipulables en la esencia que representa la fuerza de la palabra y sus efectos – desapercibidos para muchos - pero de contundencia interpretativas para sostener y seguir pensando en la llamada “cultura de la muerte como un éxito que alienta a la gran mayoría” en ciertas culturas endémicas abocadas al culturismo bélico.

Sólo basta detenernos a pelar bien la cebolla leyendo el titular aparecido en el diario el Tiempo de este domingo 16 de diciembre, en el que reza: “Lanza asesinó a 20 niños en cinco minutos”. Y el imaginario colectivo impregnado de competitividad ante este titular no se hace esperar y tiene su cabida en el morbo colectivo: ¿A cuántos asesinaría usted en menos tiempo? Cómo quien inocentemente pueda leer: “Una tortuga logro 20 metros en cinco minutos” ¿Cuántos metros recorrerá un cangrejo en menos tiempo?. Es el resultado del porcentaje a flor de piel. ¿Repercusiones claras de una cultura decadente que tenemos como ejemplo magno de competencia en busca del éxito y del progreso…?. Son los “guiness records” de nuestra dependencia ¿La vida y la muerte en la balanza competitiva del precio y la ganancia?.

El joven Adam Lanza de 20 años, quien antes de cometer la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en el estado de Connecticut, asesinando a sangre fría a 20 niños y 6 adultos, después de haber ultimado a su propia madre en un estado de enajenación, se convierte en otra víctima transformada en victimario, esponja receptora de la inconsistencia propia de una “cultura democrática” oscura, manipulada por intereses hegemónicos ocultos del poder y la ganancia del nihilismo impulsor del capital como único valor a rescatar, dedicada a implantar a la fuerza la “verdad” al resto del mundo, descuidando a sus propios conciudadanos

Las voces indignadas y dolidas se levantan y exigen cuanto antes el desarme de los ciudadanos como causa de la violencia interna que los aqueja, tratando de evitar el shock repetitivo en innumerables actos de violencia de iguales características, con su enajenado de turno como el principal culpable de estos lamentables hechos de sangre inconexos, frente al ideal de paz y tranquilidad perdidos que añoran y esperan.

Las armas no son las consecuencias de estas masacres, son el consecuente de la agresividad violenta y guerrerista que permenea en la conciencia social dentro de una comunidad armamentista por excelencia, asentada en su misma constitución. Existen más de 90 armas por cada 100 personas, y, en donde, según estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “existen más de 300 millones de armas en un país que cuenta con 315 millones de habitantes”. Si fuera así, - la tenencia de armas el fenómeno de las masacres -, dicha sociedad ya se hubiera auto-aniquilado como barbaros ocultos y guerreristas que son.

No es de extrañar que dicha ley de desarme no prospere dentro de un congreso dado a la imposición guerrerista, expansionista, usurpador, imperialista e invasor de cara al mundo, tratando de imponer su “modelo democrático” a sangre y fuego. De hecho, dicha ley de desarme y control ciudadano en la tenencia de armas, proyectaría alcances de ley contrarrestando su producción bélica de armamento, que bien aprovecharían las delegaciones internacionales e internas para regular dicha expansión; riesgo que el gobierno norteamericano no estaría dispuesto asumir. Las grandes empresas armamentistas son un renglón de suma importancia para sostener la insipiente economía y la seguridad de un país que vive frente al miedo, la efímera esperanza de seguridad y el deterioro moral de una sociedad que se desmorona internamente.

El joven Adam Lanza, victima y victimario de turno de una sociedad confundida, manipulada por el poder y descompuesta.

Pelemos bien la cebolla para no llorar…

Por: CARLOS ALBERTO PINO RIVERA/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

5

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

17 Diciembre de 2012
3:22 pm

El desarme en Estados Unidos es una cultura, como las festividades costeñas. Grandes comerciantes de armas ingresan al país una poderosa renta para el fisco nacional

Lucho_perez

Lucho_perez

17 Diciembre de 2012
9:30 am

Sigue la discusión sobe el desarme en Estados Unidos, han sucedido decenas de matanzas, pero del debate en caliente no pasan.
Más que discutir el desarme, deben revisar que sucede al seno de esa sociedad,

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

17 Diciembre de 2012
3:12 pm

No va a a terminar la discusión, ni se va a resolver la problemática. Las sociedades son como los cauchos, Lucho, su metamorfosis adquiere muchas formas de acuerdo en donde se tensione con fuerza
Gracias por su aporte
Feliz tarde

jogafi

jogafi

16 Diciembre de 2012
11:12 pm

Carlos, buen punto, tratas varios ingredientes de tan nefasta noticia: primero el manejo morboso y sensacionalista dado por la prensa, incluido el ejemplo de un titular, que parece mas apto para una justa deportiva...
Segundo el acierto al categorizar a Adam Lanza, como "victima" (porque es victima de un "sistema".) hasta convertirse en victimario, tercero la polémica que se suscita nuevamente respecto a la tenencia y adquisición de armas en el gran país. Con noticias e involuciones humanas como la de la referencia, "imposible no llorar" aunque estemos lejos de la cebollla.
Saludo cordial.

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

17 Diciembre de 2012
1:07 am

Gracias por su acertada reflexión analítica en torno al texto. Alienta considerablemente la objetividad del mismo y muestra una realidad contundente, que por lo general, pasa desapercibida, creyendo que la cebolla, sólo es su cáscara
Saludos y buen día.