25 de octubre de 2014
8 Enero de 2013 | Noticias | (Colombia)

La hienicidad contra Petro

La hienicidad contra Petro
Foto:

Es evidente que existe contra Petro una hienicidad extremada. Hienicidad, para mí, es el ataque de hienas hambrientas. 

La hienicidad contra Petro, es sabido, viene desde cuando estaba en el Congreso; pues, desde allí pisó muchos callos, cosa que el país conoce de sobra. Destapó muchos casos de corrupción y de quebrantamiento de los derechos humanos, entre otras cosas torcidas en Colombia. Esto es algo que hasta muchos de sus contradictores políticos lo han reconocido. 

La hienicidad contra Petro continuó cuando lanzó su candidatura a la Alcaldía: Que “el guerrillero, que el asesino, que el terrorista disfrazado de civil”, y pare de contar expresiones del mismo estilo, en el afán de descalificarlo. ¡Ah!, hasta mamaburra le dijeron, por aquello de que es de origen costeño. Le dijeron hasta de qué morirá. 

La hienicidad se acrecentó cuando Petro ganó la Alcaldía. ¡Ahí fue Troya! No se había posesionado y ya lo estaban tirando a la arena, para que los leones lo destrozaran. Embestidas de los medios de comunicación, de los Partidos perdedores, como también de los demás sectores que consideraron que con Petro en la Alcaldía sus intereses políticos y económicos entraban a la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). A los tres meses de ejercicio como Alcalde ya le estaban pidiendo resultados, queriendo que en ese lapso cumpliera gran parte de su Programa de Gobierno. ¡Ni que fuera un mago! Ningún gobernante, por más experimentado que sea, en tres meses logra estructurar una Administración que funcione al pelo; cosa bien sabida por las hienas, sólo que lo hicieron así -y lo siguen haciendo- con el propósito de ir socavando el terreno, buscando el desmoronamiento de una estructura llamada Petro.

¡Claro!, Fulano no ha de estar de acuerdo con alguien que llega a gobernar sacándole de la boca la teta con la que se ha alimentado, fraudulentamente, durante mucho tiempo; chupándosele toda la leche a Papá Estado.

Es claro que, además de lo anterior, la hienicidad contra Petro obedece a intereses políticos (léase politiqueros). La situación es lo más de sencilla, sin sombra de dudas: Quienes aspiran a la Presidencia de Colombia, que de sobra se sabe quiénes son, dicen: “Hay que dañarle el caminado a Petro, a como dé lugar, no importa si matándolo; porque si a él le va bien en la Alcaldía, seguramente el terreno le queda bastante abonado para después llegar a la Casa de Nariño; y eso sería lo más desastroso para los Partidos tradicionales, para la oligarquía colombiana. Así, pues, que hay que joderle la vida porque sí y porque no, sin escatimar el mínimo esfuerzo”. ¿Será que son simples conjeturas mías, mera exageración, algo descabellado? Convencido estoy de que no es así. Esta es una verdad de a puño. No es más, amén de lo correspondiente a los intereses económicos defendidos por una caterva de corruptos. Sí, los mismos que hoy califican a Petro como malo, siendo ellos los malos ("los pájaros disparándoles a las escopetas"). Sí, los mismos que hoy hacen y deshacen en su afán de linchar a Petro; con acciones judiciales habidas y por haber, amenazas personales, interceptaciones ilegales; hostigamientos, calumnias, madera a la lata y manipulación de información por parte de los medios de comunicación de los dueños del balón, entre muchas otras intrigas. Ensañamiento exacerbado con todo lo que huela a Petro.

Petro, ganador de la Alcaldía de Bogotá con transparencia, con indiscutible contundencia (porque el pueblo- pueblo lo consideró como la mejor opción para romperle el espinazo a la corrupción, y jugársela a fondo por la gente más necesitada), ciertamente se ha equivocado en algunas cosas. Pienso que en lo que más ha fallado ha sido en la escogencia de algunos de sus colaboradores que, a decir verdad, no han dado la talla. Pero es que hay que tener en cuenta que, al haber una fisura en la Izquierda de Colombia (algo que no se debe ocultar, menos cuando en todas partes se cuecen habas), en cierto momento resulta complejo el proceso de escogencia de los más idóneos, con los perfiles correspondientes para cada uno de los cargos. Racional resulta que él no aspire a gobernar con quienes antes eran sus amigos, pero que ahora no lo son. ¿O acaso pretenderán, también, que arme un gabinete con las personas que se han dedicado a garrotearlo a mansalva? ¡Caramba! Reitero, frente a lo de los colaboradores que no han dado la talla, que han sido algunos; pues, la gran mayoría han demostrado compromiso, lealtad y eficiencia en sus desempeños. 

¡Ah!, también ha fallado Petro al no haber logrado descubrir a algunos funcionarios, de distintos sectores políticos distintos del Progresismo, y de todos los niveles jerárquicos, que actúan como protagonistas de la película "Durmiendo con el enemigo"; siempre con la misión de hacer travesuras que afecten negativamente el correcto funcionamiento de la Administración.

Igualmente, se me hace que Petro ha fallado en algunos eventos cuando, en su propósito de no prolongar la llegada de los beneficios a la comunidad más desprotegida (sobre todo cuando es mucho lo que hay por hacer, como parte de su Programa de Gobierno), ha querido implementar algunos proyectos sin la suficiente estructuración, lo cual ha dejado la sensación de improvisación. No olvidemos, aun así, que en la Administración no todo siempre sale bien cuando se ha planificado durante mucho tiempo; y que, a veces, lo que puede verse como improvisado, puede salir mejor. Del mismo modo, está visto que hay proyectos que se pueden poner en marcha sin que estén totalmente maduros (como sucedió, por ejemplo, con Transmilenio; que ha sido con el tiempo como se ha ido fortaleciendo). No con esto justifico plenamente que los proyectos no se pongan en funcionamiento cuando ya tengan consistencia; pues, sin duda, hacerlo así es lo que se considera ideal. De todos modos, algo que sí es evidente es que él, frente a los yerros que haya tenido, no ha actuado de mala fe. Además, ¿quién dijo que la perfección es cualidad de los humanos? Petro no es el Mesías, como tampoco es el diablo que algunas personas ven en él.

De mala fe actuó durante ocho años de desgobierno el señor de las sombras, Álvaro Uribe Vélez; y a él, pese a tantas porquerías que se perpetraron en este tiempo, no se le vino el cielo encima. Con él no hubo hienicidad por la Yidis-política, ni por la Cuello-política, ni por las Chuzadas del DAS, ni por los Falsos Positivos (verdaderos negativos), ni por Agro Ingreso Seguro, ni por la Parapolítica, ni por la corrupción en la Dirección Nacional de Estupefacientes y en Fondelibertad, entre muchas otras entidades permeadas por bandidos de todas las calañas (son incontables los entuertos de Uribe que fueron destapados, y todavía siguen y continuarán saliendo) ¡Ni modos!, con él no podía haber tal amangualamiento, porque él hace parte de la élite del país; pues él siempre ha estado en contubernios con los Partidos tradicionales; pues él siempre ha defendido los intereses de los grandes industriales de Colombia; pues él siempre ha estado respaldado por fuerzas al margen de la Ley; pues él siempre ha desempeñado con lujo de detalles el arte del culebrerismo. 

Algo que me llama bastante la atención es el hecho de que una de las cosas que más se le enrostran a Petro es -eso lo dicen a cada rato- la soberbia. La soberbia es una actitud en la cual una persona considera que está siempre más allá de los demás; también se utiliza como sinónimo de orgullo. Entiendo que cuando tildan a Petro de soberbio, es con el propósito de insinuar que él es "arrogante", que "no acepta los errores", que "piensa que está por encima del bien y del mal". Desde luego, la soberbia es mala, es un antivalor. Sinceramente, no me atrevería a manifestar a la ligera si Petro es o no un soberbio. Lo que creo es que los contradictores, cuando consideran que Petro se ha equivocado, no solamente pretenden que él lo reconozca públicamente; sino que, por tal equivocación, él debe autoflagelarse. Seguramente habrá quienes querrán que Petro, por un error cometido, como autocastigo se suicide. ¡Por ahí no es la cosa! Con ocasión de este tema pregunto: ¿Habrá habido alguien más soberbio que Uribe Vélez? ¡No creo! Uribe, además de soberbio, ha sido un completo guache, un matarván (alguien capaz de matar con tal de cometer sus atarvanadas). ¿Alguien lo niega? Con todo y esto, además de su corrupción, autoritarismo y canibalismo, se mamó ocho años seguidos como Presidente de Colombia. ¡¿Habráse visto?! En lugar de que gran parte del pueblo lo haya castigado electoralmente -y que lo hayan castigado judicialmente-, lo que sucedió fue que lo premiaron, lo encaramaron en un altar: "San Uribe", patrono de las culebras (por ser el culebrero mayor), patrono de los masoquistas, patrono de los koalas (los animales que más tiempo permanecen durmiendo; pues así vive gran parte de nuestro país, a pesar de tanto garrote), patrono de las motosierras, patrono de los arrabaleros...

Es pertinente no echar en saco roto que cuando uno lleva en una mano la protesta, en la otra debe llevar las propuestas; y no circunscribirse a protestar porque sí y porque no. En este caso, más que protesta, lo que se advierte esencialmente es crítica (desde luego, no por esto desconozco que la crítica es una expresión de protesta). Una crítica que, por la forma como se desarrolla, malintencionadamente, sin presentar alternativas de solución, se convierte en una crítica irreflexiva.

Sé que resulta pérdida de tiempo exhortar, a quienes hoy quieren tumbar a Petro, a que pensemos que si a él le va mal, mal le va a Bogotá; y no es justo que se quiera que suceda esto con la que es Ciudad de Todos (bogotanos, vallunos, santandereanos, chocoanos, nariñenses, extranjeros…). Esto no es más que un acto de deslealtad y mezquindad con Bogotá, más que con Petro. Sí, pérdida de tiempo porque quienes están en esto son personas que andan respirando por la herida, habiendo entre ellas muchas que simplemente actúan como mandaderas de los jefes de la oposición; no haciéndolo, pues, porque las ideas que pregonan surjan de su libre albedrío, de su racicocinio. Una especie de sicarios politiqueros, unas personas a las cuales les han secuestrado la conciencia.

En honor a la ecuanimidad tengo que decir que hay personas que, cuando critican a Petro, no lo hacen con saña. El derecho de disentir lo desarrollan autónomamente; y, al unísono de las críticas, proponen ideas para resolver las dificultades que se presenten. Ojalá siempre aconteciera así; pues, las críticas destructivas definitivamente sólo hacen eso: Destruir; y lo que uno debe procurar siempre es construir. Ciertamente, construir entre todos con sinergia; donde sea evidente que dos más dos es igual a cinco.

Siempre he sostenido que la cosa no es tanto que a Petro, algunas personas, lo odien; sino, que la oligarquía colombiana lo ve como un estorbo, como un peligro objetivo y subjetivo para sus intereses. Cuando piensan en Petro, seguramente piensan en Chávez, en Evo Morales, en Rafael Correa, en Mujica, en Lula Da Silva, entre otros gobernantes de Izquierda que han privilegiado a los más desprotegidos, antes que a los poderosos de siempre.

Definitivamente, cada vez cuando hablo, escribo o leo sobre Política, recuerdo a Luis Carlos Galán Sarmiento; insistiendo en la transformación del estilo de hacerla, pregonando la necesidad de humanizarla, de purificarla. Infortunadamente sus postulados en este sentido no han sido más que letra muerta, un saludo a la bandera. Pues, hoy en día, es de ritual que para conseguir el Poder político no se tenga el mínimo escrúpulo con respecto a los contradictores; los cuales, en lugar de contradictores, son considerados como unos enemigos a los que hay que neutralizar de cualquier manera; hasta matándolos, si es del caso. ¡Qué porquería! Es aquí cuando la Política sufre una metamorfosis, y pasa a ser politiquería.

Cuando arriba hablo de la urgencia de Petro en resolver necesidades básicas de la gente más necesitada, vale considerar que una de esas necesidades -que a la postre representa beneficio para toda la sociedad- es consolidar las acciones en contra de la corrupción; un fenómeno que, indudablemente, es otra forma de violencia bastante cruel que menoscaba el tejido social en general. Se ha visto que esta tarea Petro la ha cumplido al pie de la letra, demostrando siempre que nunca le han faltado ni compromiso ni coraje para hacerlo. En este sentido quisiera uno que, igualmente, desde el Gobierno Nacional (además de los esfuerzos de los órganos de control) se asuma con mucho compromiso y coraje la lucha contra la corrupción en el ámbito nacional. Considero que después de Luis Carlos Galán Sarmiento, ha sido Petro el político que se ha tomado más en serio el asunto de combatir la corrupción; entendiendo que ésta no sólo consiste en robar plata ni otros bienes, sino que también hay corrupción en cualquier acción que implique atropello de los derechos humanos, discriminaciones de cualquier naturaleza, intolerancia, indiferencia social, clientelismo, manipulación de la información (desinformación), entre otras situaciones que afectan la fibra de los intereses de la sociedad.

Hago votos para que de aquí en adelante haya críticas constructivas, si efectivamente surgen razones para hacerlas; pero, por favor, no más hienicidad contra Petro. No le demos razón a Thomas Hobbes, cuando dijo "Homo homini lupus": "El hombre es un lobo para el hombre". Entonces, no seamos ni hienas ni lobos. 

Por otra parte, aunque el tiempo apremia para desarrollar muchos proyectos que han quedado plasmados en el Plan Distrital de Desarrollo, inspirado fundamentalmente en el Programa de Gobierno de Petro, estimo que todavía hay suficiente tiempo para recomponer aquellas cosas que no estén funcionando bien.

Igualmente, creo que es importante que Petro fortalezca y cualifique su estrategia de comunicación social; pues, aunque hoy en día muchas personas lo sabemos, hay muchas otras que todavía no han sabido cuales son las acciones u obras positivas que ha desarrollado su Administración al cabo de un año; unas para beneficio más de la gente menos favorecida, y otras para beneficio de toda la ciudad, de todos los sectores sociales. Me consta que el Alcalde ha hecho esta tarea; pero, aun así, considero que ha faltado más dedicación en este asunto. Es mejor que abunde la información en tal sentido, en lugar de que haga falta.

Petro, sin duda, se ha metido en un cabuyero. Su propósito de meter definitivamente a los corruptos en cintura no será fácil, si se considera que se les ha tocado el rabo de paja a muchas gentes poderosas; las mismas que por tal razón le están pasando cuenta de cobro por él haberse atrevido a poner en riesgo sus intereses políticos y económicos. No obstante, el imperativo categórico es que para nada se tire la toalla, pase lo que pase. Tenemos que sumar esfuerzos para que en Colombia el mal no siga triunfando sobre el bien. Si desde hace un tiempo muchos colombianos hemos venido insistiendo en la necesidad de ponerle tatequieto a los corruptos que nos dejan sin salud, sin educación, sin el pan de cada día, sin un techo, sin un empleo, sin muchas otras obras de infraestructuras físicas y sociales, mal haríamos en permitir que Petro quede convertido en el "Llanero Solitario"; pues, evidentemente, para semejante empresa se requiere de un decidido y permanente respaldo de quienes no contemporizamos con la corruptela. No olvidemos que corrupto es el que abraza la corrupción, como también quien se convierte en su cómplice con su silencio sepulcral.

http://canchimalo.blogspot.com 

http://melanocosmos.blogspot.com

Por: Nicolás Emilio García Palacios/

VOTOS: 5
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

14

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

9 Enero de 2013
5:00 pm

Acojo el texto amigo. Desde el senado forjó enemigos que lo estan acosando y hasta revocando. Estar contra el sistema es de machos y éste Señor tiene mucho de esto

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

9 Enero de 2013
7:35 pm

¡Hola, Luis!

Es cierto, desde su época de congresista vienen persiguiendo de múltiples formas a Petro; pues desde allí empezó a cantarles a combatir aguerridamente la corrupción, la violación de los derechos humanos y otras truculencias de nuestra clase dirigente. Entonces ahora quieren sacarse la espina; una espina que se han clavado ellos mismos con sus entuertos. Coincido con usted, igualmente, en el sentido de que Petro ha sido un hombre con mucho coraje. Eso se hace cuando por una u otra razón se le ha perdido el temor a la muerte, y cuando se asume el compromiso de jugársela toda por el pueblo, privilegiándolo por encima de las élites de siempre.

Gracias por su comentario.

¡Bendiciones!

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

9 Enero de 2013
2:41 pm

Su amplio artículo "pisa callos", y eso esta muy bien ,y más si los zapatos que los calzan han sido comprados con nuestros impuestos y solo se estrenan en las alfombras y los adoquines de quienes confabulan contra nuestra ciudad y la presente administración, que trata de frenar "el carrusel de la corrupción" por los ya conocidos
Bienvenido al portal
Saludos

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

9 Enero de 2013
7:29 pm

¡Hola, ESCRIBANO13!

Gracias por darme la bienvenida a este espacio de opinión. Es un placer hacer parte de este equipo, de veras.

De eso se trata, de respaldar a quien ha tenido el coraje de defendernos de los tentáculos del pulpo de la corrupción, de la politiquería y del desequilibrio social.

Evidentemente, bien sabido tenemos quiénes y por qué desean sacar a Petro a sombrerazos: Es el coco para ellos.

Gracias por su comentario.

¡Bendiciones!

Miguel Galvis

Miguel Galvis

9 Enero de 2013
2:25 am

Que buena reflexión, comparto muchos de tus argumentos y análisis. Quedo preocupado por la macartización que pueda hacerse contra las hienas. Ellas atacan para sobrevivir, no para concentrar poder y dinero.

Un abrazo de bienvenida a este medio independiente.

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

9 Enero de 2013
12:23 pm

¡Hola, Miguel!

Lo de las hienas es más como una figura literaria, por lo que sabemos que ellas representan: Peligro, saña, sagacidad. Desde luego, para sobrevivir, como lo hacen todos los seres. Quienes se han encarnizado contra Petro son unas hienas, pues representan peligro, saña y sagacidad. Igualmente, para sobrevivir; considerando que únicamente sobreviven atesorando bienes mal habidos.

Gracias por tu comentario, y por la bienvenida a este espacio multicriterios.

¡Bendiciones!

eugenio miltorres

eugenio miltorres

8 Enero de 2013
11:16 pm

Buen articulo,pero estas arando en el desierto,con Petro la lucha es a ultranza.

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

9 Enero de 2013
12:13 pm

¡Hola, Eugenio!

Aprecio tu opinión.

Gracias por el comentario.

¡Bendiciones!

Norman Alexander Agnär

Norman Alexander Agnär

8 Enero de 2013
10:22 pm

No se elige a un alcalde para que gobierne con el higado.

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

9 Enero de 2013
12:16 pm

¡Hola, Norman!

Estimo que la soberbia que se le atribuye a Petro no es más que su actitud de no postrarse ante las cosas que él ha combatido siempre. Muchos quisieran verlo de rodillas ante los verdugos del pueblo, abrazado con quienes lo han esquilmado.

Gracias por tu comentario.

¡Bendiciones!

Aracataka

Aracataka

8 Enero de 2013
8:01 pm

....contundente, certero! siempre he dicho! que dejen trabajar a Petro! es un hombre honesto y quiere hacer un buen trabajo, no es un mago! debmos apoyar su gestion, sin lugar a dudas esta tratando de romper las cadenas de la corrupcion en la gran ciudad...
..bienvenido a estas paginas!
..saludos cordiales!

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

8 Enero de 2013
11:00 pm

¡Hola, Arakataka!, saludos.

Gracias por la bienvenida a este espacio.

¡Sin más palabras!, pues coincidimos en los criterios de defensa de Petro.

Gracias por el comentario.

¡Bendiciones!

moderador

moderador

8 Enero de 2013
6:36 pm

Bienvenido a Soyperiodista.com. Un medio ciudadano de libre expresión.

LUTHERGANDHI

LUTHERGANDHI

8 Enero de 2013
6:48 pm

¡Hola, Moderador!

Gracias por la acogida en este espacio. Espero hacer el mejor uso posible de él; desde luego, siempre contando con vuestras orientaciones.

¡Bendiciones!