30 de octubre de 2014
9 Enero de 2013 | Noticias | Bogotá (Colombia)

¡Ojo con Venezuela!

¡Ojo con Venezuela!
Foto:

Dios quiera que no; pero, como están pintando las cosas, todo hace suponer que la situación en la República Bolivariana de Venezuela no está lejos de llegar a derivar en acontecimientos que, de un momento a otro, puede incluir, ¡cómo no!, un conflicto civil con consecuencias aciagas para el pueblo en general; una contienda entre las huestes oficialistas y las de la oposición. Los ánimos están caldeados, es la verdad; pues, hoy más que nunca la oposición está desesperada, alebrestada hasta el éxtasis. Algo de razón le puede caber (sobre todo en la forma a veces confusa como se ha manejado alguna información relativa al estado real de Chávez), pero considero que no es para armar tanto alboroto; mucho menos para pretender zambullir al país en una polarización que, sabido es, no deja nada bueno. 

No hay que negar que ronda la incertidumbre por la condición real de la salud del Comandante Presidente Hugo Chávez. Se dice de todo al respecto. Se especula, incluso, con que ya falleció hace días, hecho que están ocultando dizque mientras se resuelve lo concerniente a la alternación o sucesión en el Poder, con la finalidad de no alborotar el avispero. No hay que mandar al cuarto de San Alejo el hecho de que con Fidel Castro ha pasado esto en incontables oportunidades, incluso cuando estaba al frente del gobierno. Si Chávez hubiera muerto, imposible que a estas alturas no lo hubiera sabido Estados Unidos, con su poder de espionaje tan sofisticado, aunque sin ser infalible, como ya se ha visto en muchos casos.

Aquí lo prudente es aguardar a que se pueda saber, ciertamente, qué pasa y puede pasar con Chávez. Él está en las manos de Dios, de nadie más; por más que contraten los mejores hechiceros para que lo despachen rápido.

Cuando hablo de los eventuales enfrentamientos entre el oficialismo y la oposición –que de hecho ya los hay desde tiempo atrás-, es por el hecho de que los últimos consideran que "se les quiere hacer conejo, mediante el desacato de la Constitución Bolivariana". Ellos hacen una interpretación de la misma, mientras el oficialismo hace otra.

No pretendo meterme en camisa de once varas, refiriéndome sobre lo jurídico en torno de cómo debe ser el proceso de sucesión, en caso de que Chávez no pueda juramentarse este 10 de enero, para iniciar otro período constitucional al haber sido reelegido; pues, no soy jurista. Lo cierto es que Chávez, en este momento, es el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Algo preocupante es que se ha venido diciendo que seguramente Estados Unidos meterá las narices en esta situación política de Venezuela, para desestabilizar al país en su propósito no escondido de tumbar al Gobierno Bolivariano. Esto no lo asumo como seguro, como tampoco lo descarto, conociendo la posición de la Casa Blanca con respecto a la Revolución Bolivariana puesta en marcha por Chávez. Lo ideal es que Estados Unidos se  quede al margen de esta situación, y que sean los venezolanos quienes decidan soberanamente. Hay que respetar en todo momento el principio de libre autodeterminación de los pueblos.

En honor a la ecuanimidad (así debe ser cuando uno genera opinión, aunque esté de un lado u otro), tengo que decir que espero que el oficialismo no vaya a quebrantar la Constitución; pues, las normas hay que acatarlas mientras estén vigentes. De no hacerlo, la Revolución Bolivariana perdería puntos; quedaría estigmatizada, ahí sí con razón, como autoritaria, como violadora del Estado de Derecho, lo cual podría sembrar la inestabilidad en el país. Pero lo cierto es que confío en que esto no sucederá. Confío en que hay un gobierno bastante maduro, que no caerá fácilmente en los brazos de las provocaciones internas y externas.

Igualmente, anhelo que la oposición no insista en querer pescar en río revuelto, como sin duda lo viene haciendo; destilando unos sentimientos de deshumanización, hasta el punto de querer muchos que Chávez muera lo más pronto posible. Reitero, ya muchos hasta lo han dado por muerto. En la web han hecho cualquier cantidad de montajes de todo tipo, mostrándolo en un ataúd. ¡Miserables! Ni al peor enemigo hay que desearle la muerte. No digo "los muertos que vos matásteis, gozan de buena salud"; porque, honestamente, la enfermedad del Comandante Presidente es algo serio, no es una mera gripa. Aun así, él todavía vive. El día que le corresponda irse de viaje hacia otro mundo, seguirá viviendo en la memoria y en los corazones del pueblo venezolano que ha percibido la generosidad de su alma; como también, indudablemente, en los recuerdos y en los corazones de una  Latinoamérica que ha visto en él a un líder que se la ha jugado a fondo para no permitir que el Imperio continúe con sus políticas colonialistas. El mismo líder que siempre ha dicho: "Ustedes, pueblo, son mi jefe; ordenen, que yo me limito a cumplir su voluntad".

Así las cosas, hago preces para que Dios permita que Chávez se recupere; y para que los venezolanos no lleguen a caer en una contienda civil, en el deseo de permanecer unos en el Poder, y de querer conseguirlo los otros. Quede claro que no son unos cuantos los que deciden; sino, una mayoría. En estos momentos es evidente que hay una gran mayoría que dice que debe ser la Revolución Bolivariana la que debe estar en el Palacio de Miraflores.

¡Ojo con Venezuela!

POSTDATA (Enero 9 de 2013): La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó que Chávez no tenga que posesionarse este 10 de enero, debido a que todavía no se ha recuperado del mal que lo aqueja; por tal razón, entonces, podrá hacerlo ante el Tribunal Supremo de Justicia, en fecha indefinida de conformidad con su recuperación.

Será inevitable que puedan presentarse los enfrentamientos a los que me refiero arriba, entre oficialismo y oposición; pues ésta ahora saldrá a decir que, definitivamente, se le ha hecho un quiebre a la Constitución. Entonces ahora, con más razón, tengo que decir ¡ojo con Venezuela! La oposición no se quedará de brazos cruzados, y reaccionará; y el oficialismo reaccionará para defenderse de la oposición. ¿Qué significa esto?, que habrá peloteras; no vaticino con cuáles consecuencias finales, pero las habrá y no serán de poca monta; al menos que la oposición se tome una buena dosis de valeriana, y decida hacer un alto en el camino, esperando un tiempo razonable para ver qué sucede con la salud de Chávez.

POSTSCRIPTUM (Enero 9 de 2013): Hoy la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, ha determinado que no existe una interrupción del ejercicio del Presidente Chávez, por lo que puede juramentarse después del 10 de enero.

Bueno, considero que con dicha decisión la situación de carácter jurídico queda blindada, en cuanto a intenciones de alegar que se ha quebrantado la Constitución. Personalmente me parece una buena noticia; como también el hecho de saber que la oposición, con la vocería de Capriles, ha dicho: "Queremos decirle al Gobierno, con responsabilidad, que no estamos aquí buscando una confrontación ni poner a pelear a venezolanos uno con otros".

Ojalá, pues, realmente -como ya lo había dicho arriba- sea cierto que la oposición hará un alto en el camino en su afán de forzar nuevas elecciones, aprovechando el estado de salud de Chávez. ¡Chávez, Venezuela te necesita! ¡Latinoamérica te necesita! Si realmente no te pudieras puedes posesionar este 10 de enero, seguramente el pueblo que te ama con creces, y que te respalda siempre, simbólicamente lo hará por ti. ¡Levántate, Comandante Presidente!

http://misionubuntu.blogspot.com/2012/12/ADELANTE-COMANDANTE-CHAVEZ.html 

MISIONUBUNTU: http://misionubuntu.blogspot.com

Por: Nicolás Emilio García Palacios/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (5 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí