21 de Diciembre de 2014
18 Enero de 2013 | Noticias

Dolor de patria

Dolor de patria
Foto:

Es claro que no existe un cártel de las drogas al interior del Ejército; las conductas desviadas de algunos componentes de la Fuerza son de su resorte individual únicamente, que hayan cometido concierto para delinquir en tanto dos o más individuos acordaron cometer el execrable delito de narcotráfico más allá de la afectación moral que ocasionan a quienes amamos la institución, no implica ningún compromiso de orden legal o institucional.

Es claro y no tiene ninguna discusión que la conducta punible asumida por algunos miembros del Ejército capturados en actividades de narcotráfico no tiene nada que ver con el servicio y en ese sentido hay que respaldar las palabras del señor General Jaime Esguerra, otorgadas las garantías del debido proceso y una vez se profiera condena judicial esos individuos deben ser retirados con deshonor del Ejército, máximo se ostentaron algún mando o jerarquía en la Fuerza.

En esto no puede llamarse a equivocaciones, los militares implicados en conductas de narcotráfico fueron capturados en flagrancia y sus conductas constituyen una vergüenza para toda la Fuerza y para la sociedad colombiana en cuanto son depositarios de la confianza de los ciudadanos como garantes del orden y la ley.

Cuando decidieron incursionar en el delito lo hicieron con pleno conocimiento y conciencia, no existe ningún motivo altruista o justificante para sus acciones y sabían plenamente las consecuencias de sus actos. Actuaron con dolo, esto es con toda la intención y la voluntad de causar un daño para obtener un beneficio ilícito. No hay atenuación alguna para su conducta.

Es que la conducta punible del militar se hace más gravosa cuando hay aprovechamiento de los recursos de la institución y de su misma investidura para violar la ley en busca de provechos protervos, mezquinos y ruines. El dolor que causan entre sus compañeros de armas, superiores, pares y subalternos, es indescriptible sobre todo porque una de esas conductas golpea el honor de todo soldado convencido, como dijera el General de Brigada Emilio Bolón Varela, de que “La carrera militar es una de las pocas maneras dignas de vivir la vida”.

Hoy por hoy el soldado es el nodo donde concurre el tejido social en Colombia, se ha convertido en muchas regiones del país en la única y activa presencia del Estado luego de años de abandono; los ciudadanos, especialmente los más pobres y vulnerables, ven en él ese símbolo de protección que requieren para renovar su confianza en la patria, cuando un soldado falla le falla a toda esa sociedad.

Y esa convicción no puede ser vista como una tonta y arcaica expresión de romanticismo, esa convicción es la que lleva a tener fe en la causa y a buscar ser más perfectible en torno a una ética superior como garantía de victoria.

Si esas conductas se toleraran o morigeraran a partir de consideraciones subjetivas, vano y fatuo sería el sacrificio de miles de soldados y policías que han dado su vida, han visto mermada su integridad, en la lucha por la libertad y la democracia. Nada nos diferenciaría de las bandas narcoterroristas y criminales que hacen del delito su modo de vida.

Ante esos eventuales y aislados casos de inconductas de personas vinculadas al Ejército, hay que reafirmar cada día con las acciones de los buenos hombres y mujeres que conforman la Fuerza que la Fe en la causa, el comportamiento ético superior, es la fuerza interior que inspira a los integrantes del Ejército Nacional, para lograr la victoria de manera irreprochable, la aplicación en cada acto en las Unidades, en el campo de batalla y en la relación con la sociedad de ese comportamiento ético superior constituye sin duda la esencia vital que hace posible la victoria.

 

Por: NUEVAS OPINIONES

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

3

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Lucho_perez

Lucho_perez

19 Enero de 2013
11:11 am

Perdòn de que "patria" hablan?

Aracataka

Aracataka

18 Enero de 2013
8:02 pm

..no sobra defender a los buenos, porque los hay, los hay, pero como estan las cosas, parecen minoria...o mejor dicho, la podredumbre empieza en la cabeza....no olvidemos al gran Santoyo...quien lo iva a decir? un tipo con todo para ser un gran hombre! y que hizo? la ambicion insaciable por la vil plata pudo mas que su raciocinio....imaginemos lo que la tentacion para enriquecerse rapidamente hace en la mente de muchos de abajo, con salarios no muy satisfactorios y viendo tan malos ejemplos! ..desafortunadamente para los colombianos que cada dia, con cada noticia pierden mas la fe en sus instituciones, en sus representantes, en sus conciudadanos, no ha de ser sencillo ver la parte buena de las cosas, rota la fe es imposible volver a creer, menos con tanto mal ejemplo!! saludos cordiales!

analitica25

analitica25

18 Enero de 2013
4:31 pm

De que nos quejamos si llevamos DECADAS, bajo NARCO GOBIERNOS,,,,Los carteles no solo estàn incrustados en las "gloriosas" fuerzas militares, hay; Ex presidentes mafiosos y paracos, hay congtesistas, senadores, jueces, y demas funcionarios metidos en la mafia