28 de Noviembre de 2014
25 Enero de 2013 | Noticias | (Colombia)

El principio delfín

El principio delfín
Foto:Momentos en que el buzo ayuda al delfín.

Estoy conmovido hasta mis entrañas por un video de corta duración, filmado en las profundidades del mar, que muestra cómo un delfín herido, le pide auxilio a un buzo y este le responde curándolo.

Así como se lee. Y as como se puede ver en www.matarayashawaii.com

Siempre he tenido nítidamente claro que el delfín es un ser asombrosamente inteligente.

Y siempre he tenido borrosamente opaco, por qué a pesar de la crueldad de algunos hombres, siempre el delfín mantiene en su cara esa eterna, pícara y simpática sonrisa.

Cada vez que veo, leo, o escucho... delfín! emerge vigorosamente de abajo hacia arriba, en el mar de mi mente y flota en una hermosa pirueta que dura sólo unos instantes, el nombre más representativo de quién encarna su ser. "Flipper ".

El video inicia mostrando un grupo de buzos en las semiprofundas aguas de Garden Eel Cove, kailua kona, Hawaii, mientras en una inmersión de rutina ven como por encima, se pasean unas manta rayas, que como mariposas marinas, aletean perezozamente más o menos cerca de ellos.

De pronto, entra en escena un hermoso delfín que como un imán atrae de inmediato la atención de los buzos y por supuesto, de sus potentes luces submarinas.

El delfín pasa por encima de ellos muy lentamente evidenciando en su nadar, que algo está mal, hace un giro y se detiene de frente a unos cuantos metros de uno de los buzos, de nombre Keller Laros, quién de inmediato con su potente haz de luz, se percata que el delfín esta herido por una linea de pesca y un anzuelo se incrustó es su piel, causándole una herida que no le permite su normal movilidad.

Ante la atentísima mirada del buzo ,el delfín une las puntas de sus pequeñas aletas pectorales que tiene justo bajo su boca... como quién reza pidiendo ayuda...

El buzo comprendiendo el gesto, la herida y la urgente necesidad, con sutil expresión corporal le hace señas para que se acerque...el delfin obedece y avanza muy lentamente hacia él...como con mucho respeto, pero sin miedo. Se detiene justo al lado del buzo, para que éste sin perdida de tiempo le quite el inhumano anzuelo.

Micro maniobra que el buzo intenta varias veces, pero sin éxito.

El delfín evidentemente comprende y hace un suave giro sobre sí mismo, dándole a entender al  buzo que lo intente de nuevo. Después de un par de delicados forcejeos sobre el anzuelo que se resiste a desengancharse, el buzo toma la decisión de cortar la linea de pesca para solucionar el problema. El anzuelo ya sin la linea que estaba atorada entre su mandibula y su aleta izquierda y que era la causa de su cruel dolor, saldrá de la piel con el tiempo.

Eso lo saben el buzo y el delfín.

Justo cuando el buzo termina su maravilloso acto de auxilio, el delfín a prudente distancia se coloca un poco de perfil frente a él...se observan...en una mirada que evidentemente tiene un diálogo silencioso...es un momento sobrecogedor pleno de una mística que va más allá de la religión...

El delfin parece inclinar apenas un poco su cabeza en señal de agradecimiento , el buzo acaricia con su mano el lomo gris brillante y luego con calma el delfín da la vuelta y se aleja... zigzagueando su aleta de cola...  y con sus aletas pectorales separadas ,atravesando unos potentes chorros que brotan de los tanques de oxigeno de los otros buzos y que semejan por su brillo en la oscuridad, cientos de diamantes en erupción que vuelan hacia arriba expulsados por un volcan submarino.

Quedé profundamente conmovido. Fué toda una experiencia de vida.

Aprendamos del delfín y del buzo. Aprendamos que no podemos hacernos los indiferentes, ni mirar hacia otro lado, ni aligerar el paso, cuando vemos que alguien es irrespetado, atacado, matratado, o herido.

Aprendamos que de esa manera podemos lograr que cada calle, cada barrio, cada ciudad,cada país y el mundo, pueden ser lugares más amables y solidarios donde podamos transitar con calma, con respeto, con tranquilidad, con confianza y con seguridad.

Y asi sentirnos al menos, un poco mejor...como pez en el agua.

Aprendamos del delfín, que es un animal con principios.

De lo contrario, será el principio del fin.

 

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparros@gmail.com

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

3

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

jogafi

jogafi

26 Enero de 2013
4:18 pm

Excelente relato que muestra una vez mas el poder de destrucción del hombre, y a la vez esos hombres que aún respetan y aman la naturaleza-
Saludo Cordial.

antonin

antonin

26 Enero de 2013
10:05 am

El mar es un pañuelo mojado... Gracias a DIOS que el buzo estaba en el camino del delfìn herido.
Lo saludo con afecto

osgir

osgir

26 Enero de 2013
5:56 am

Me alegra la vida que haya seres como usted en este desierto de mundo.