02 de octubre de 2014
26 Enero de 2013 | Noticias | (Colombia)

La cumbre de la CELAC en Chile: oportunidades para Colombia

La cumbre de la CELAC en Chile: oportunidades para Colombia
Foto:http://colombiaopina.wordpress.com/2013/01/26/la-cumbre-de-la-celac-en-chile-opo

Es una realidad que la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños -CELAC-, y la Unión Europea que tiene lugar en Chile es una oportunidad para América Latina de consolidar un proceso empeñado pero inacabado: su proyección internacional. Hasta el momento, buena parte de los esfuerzos de integración del continente han tenido un enfoque hacia adentro, es decir, se han privilegiado las relaciones entre los estados del continente, sin preocuparse por desarrollar lazos con actores externos. Sin embargo, cuando la región o subzonas de ésta se han proyectado hacia afuera, el éxito ha sido patente[1].

Debe recordarse que Durante la celebración de la II Cumbre de la Unidad, (constituida por la II Cumbre de América Latina y el Caribe CALC y la XXI Cumbre del Grupo de Río), celebradas en la Riviera Maya, México en febrero de 2010, se decidió constituir la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe –CELAC-, de manera que se recogiera en esta instancia, la dinámica, patrimonio y agendas de los dos foros, asegurando que sea una instancia complementaria a otras instancias regionales[2].

Formalmente la CELAC surge en la III Cumbre CALC celebrada el 2 y 3 de diciembre de 2011 en Caracas, Venezuela. Hacen parte de la CELAC los 33 Estados de Centroamérica, el Caribe y Suramérica: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, San Kitts y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela[3].

La CELAC[4] es un organismo pluripolítico que incluye a todos los gobiernos, con sus respectivas tendencias ideológicas: de izquierda, centro y derecha, y su meta es lograr la integración y el desarrollo regional, no está exenta de los debates de carácter ideológico pero en ella seguramente primarán los intereses económicos regionales por lo que Colombia tiene una excelente oportunidad para asumir un papel de liderazgo continental precisamente como actora de diversos tratados de libre comercio, entre ellos con la Unión Europea, que pueden significar un beneficio general para el subcontinente.

En la Celac confluyen los procesos de integración de la región: el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad del Caribe (Caricom), el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), la Comunidad Andina de Naciones (CAN), la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y otros.

Esta cumbre, que contará con la presencia de Europa, llega en un momento de debilidad para el denominado Viejo Continente por la crisis económica en España y Grecia y el debate interno en Reino Unido a propósito de la desafiante consulta popular para el espíritu comunitario. A pesar del lugar secundario que puede ocupar Latinoamérica en la agenda de Europa, la zona es vista hoy como una oportunidad por una estabilidad que se ha afirmado en los últimos años, un desempeño económico menos sensible a la crisis global y gobiernos que, sin distingo de ideología, comienzan a ver en Europa una oportunidad. En consecuencia, con ese tenue optimismo debe ser analizada esta cumbre[5].

Por su parte, en América Latina las divisiones ideológicas parecen haber cedido a las ambiciones de cooperación y, sin duda, la ausencia de Hugo Chávez en el escenario parece haber servido para que la polarización no aparezca, por lo menos en lo que va corrido del año; como cabeza visible del llamado socialismo del siglo XXI asistirá Raúl Castro cuya presencia ha dividido a la sociedad chilena que manifiesta su inconformidad por la presencia de quienes alentaran las nefastas épocas de crisis política, social y económica previas a septiembre de 1973 en el país austral.

Como hecho discordante en esta Cumbre está la exclusión de la misma del legítimo gobierno del Paraguay y la actitud del Secretario General de la OEA, el también chileno José Miguel Insulza, que cuestiona las críticas a la presencia del dictador cubano mientras calla ante la exclusión de Paraguay impuesta por los gobiernos de Argentina, Brasil y Venezuela en abierto desconocimiento a la voluntad soberana del pueblo paraguayo, su constitución y sus leyes, algo que la OEA no aplica en el presente caso venezolano o el cubano, donde si hay verdaderas transgresiones a la democracia.

En lo económico la Cumbre puede importancia para Colombia, pero en lo político la actitud sumisa del actual gobierno frente a la grosera manipulación que hace el neocomunismo o socialismo del siglo XXI de este tipo de eventos sólo servirá para la aceptación tácita del papel de Venezuela y Ecuador frente al reconocimiento de las Farc como “ejército insurgente” que legitime los diálogos de La Habana, salvo que el Presidente privilegie los principios de nuestro Estado social de derecho al sostenimiento ambiguo de “relaciones normales” con dichos países.

------------------------------

[1] EL ESPECTADOR. Cumbre de la CELAC, un reto para la región. Enero 25 de 2013. En: http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/articulo-398687-cumbre-de-c...

[2] MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA. Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe CELAC. En: http://www.cancilleria.gov.co/international/consensus/clacs

[3] Ibíd.

[4] MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA. Plan de Acción Caracas 2012. http://www.cancilleria.gov.co/sites/default/files/2.%20PLAN%20DE%20ACCI%...

[5] EL ESPECTADOR. Ob.cit.

Por: NUEVAS OPINIONES

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí