01 de Septiembre de 2014
11 Febrero de 2013 | Noticias | (Colombia)

Hechos por fuera como en la mesa

Hechos por fuera como en la mesa
Foto:lad. un largo camino

El acuerdo marco que define las negociaciones de paz gobierno-FARC, estipula que se negociará en medio del conflicto hasta que haya acuerdo de cesar la pugna, que en sesenta años ha tenido al país de cara a la destrucción.

Con el marco definido y los cinco puntos referentes a los cambios obligados para las negociaciones en la Habana, el gobierno formalizó la guerra interna cuando empoderó lo militar, aceptando estrategias simplemente guerreristas por retóricas, escondiendo el verdadero estado de las conversaciones con el grupo armado de las FARC-EP.

Es sencillo, mientras en la Habana se habla de tierras, al interior del país se secuestra, se asesinan cinco policías indefensos, treinta y siete humildes campesinos y soldados víctimas de minas, cinco o más retenidos diariamente, dirigentes campesinos y líderes en la mira de la delincuencia armada y Fariana, zonas como el Chocó, amenazados por los Urabeños unidos con el bloque las FARC- EP que delinque en el sector, lo mismo que Putumayo, Arauca, Meta y demás departamentos adscritos a este grupo delincuencial, como también, la baja de militares y policías caídos y jefes de las FARC muertos en combate, lo cual supone, que al interior de la mesa de negociación a esto no se le da ninguna importancia, es decir, existe total indiferencia por los sucesos que diariamente ocurren al interior de la comunidad, sin que se tenga en cuenta ni siquiera para estimar el problema. ¡No sé qué pensar!

Lo cierto es que, mientras se dialoga y se fortalecen puntos como lo dice el señor presidente Santos y el vocero guerrillero, al interior del país, una gama de especulaciones se tejen entre los habitantes, si es necesaria esta pantomima en la Habana para alcanzar una paz que en formato distinto no lo es, a sabiendas que no se ha producido ningún hecho que fortalezca en su conjunto, un deseo de tranquilidad, de tregua y disminución de los encuentros y atosigamientos al pueblo endeble y carismático de las distintas regiones.

Son hechos y acciones que califican el verdadero estado emocional de las negociaciones. En otras palabras, cuando el ministro de defensa se defiende de los ataques verbales de los jefes negociadores guerrilleros, sale a acelerar el conflicto, increpando y estimulando la guerra. Entonces, los voceros de las FARC-EP aducen que el gobierno está saboteando el proceso de conciliación, y que ellos sí tienen la responsabilidad de seguir en la mesa, mientras los bloques arremeten propiciando atropellos a las comunidades. Son acciones bastante controversiales en un proceso de negociación, que es fundamental para el desarme del grupo en cuestión. No como acuerdo en mejora de los residentes, sino como aniquilación de un poder paralelo al estado.

Álvaro Uribe, en alguno de sus comunicados electrónicos, y me acojo al asunto sin ser su mejor amigo, dice que, el gobierno Santos vendió la soberanía a la banda cicarial de las FARC-EP, desde el momento en que se dispuso a negociar con este grupo al margen de la ley. Y si se mira de frente y conscientemente el fondo, es claro y contundente. Quién está manejando y prolongando los términos del sainete, así como la formulación de nuevos temas en la mesa, lo tiene el grupo en mención, mientras los voceros del estado, se limitan a decir que solo se centrarán en los puntos pactados, cuando sabemos que este grupo es inamovible, sino se les tiene en cuenta lo nuevo que para ellos es fundamental en una negociación.

Veo costosa la negociación en la Habana. Por un lado, la presión militar que tiene las fuerzas del estado sobre los grupos al margen de la ley, por el otro, la guerrilla que no cesa de atropellar las clases desfavorecidas del país, y grupos delincuenciales comunes, aterrorizando a empresarios, comerciantes y ganaderos, grupos que no tienen ninguna apreciación política ni sentido partidista, que los lleve a integrar el podio de los poderes nacionales. En fin, en la mesa de conciliación de la Habana, se deben estar cocinando proyectos de parte y parte para arreciar el conflicto.

El gobierno para dar muestra de poder y sensatez, aumenta el pie de fuerza militar contra el grupo mencionado, confundiendo cada vez más a la población cuando muestra decisiones que supuestamente se firmaron y están presentes, y los negociadores de las FARC-EP, proyectando aún más las arremetidas contra la población, secuestrando policías, ciudadanos, colocando minas en senderos donde pasan las fuerzas estatales, degollando líderes o amenazándolos, para arrinconar al gobierno y hacer cumplir los programas que proponen en la mesa. ¡Es toda una triada! Ni el gobierno en su saber infinito, sabe para donde va. Lo que sí sabemos, que pasarán los meses y el conflicto seguirá, la mesa negociación seguirá cabalgando con lo mismo, y llegará la reelección sin paz.

 

Por: Luis Alejandro Díaz/

VOTOS: 2
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

4

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

16 Febrero de 2013
9:55 am

Gracias por los comenrarios que enriquece el texto

ESCRIBANO13

ESCRIBANO13

12 Febrero de 2013
11:17 am

La paz es el 'caballito de batalla' que emplean estas dos fuerzas beligerantes tratando de crear las reglas del nuevo juego de poder, alimentando estrategias de guerra gubernamental y subversiva en el nuevo tablero del desgaste, utilizando al pueblo desvalido como peones de brega, justificando sus criminales acciones.
Saludos

criticoncolombiano

criticoncolombiano

12 Febrero de 2013
8:04 am

La vida te da sorpresas. sorpresas te la da vida.Si se llegara a firmar un eventual proceso de Paz, ¿los detractores y negociantes de la guerra que estrategia implementarian para minarlo?

colext

colext

12 Febrero de 2013
1:06 am

El cese del conflicto tiene muchos enemigos. Nadie dijo que iba a ser facil. Pero esta vaina de la guerra esta muy larga... Un saludo.