21 de Diciembre de 2014
25 Febrero de 2013 | Noticias | (Colombia)

Bienvenidos a la gran familia cafetera de Colombia

Bienvenidos a la gran familia cafetera de Colombia
Foto:federacion nacional de cafet.

“Si algo ha contribuido a construir paz en nuestro país es el café, si algo ha creado tejido social, institucional y empresarial en Colombia es el café” Juan Manuel Santos. Presidente.

Al abrir la página de este maravilloso eslogan, uno interpretaría que con ésta llamativa oración, los agricultores colombianos del grano no tendrían porque estar fomentando paros ni desobligaciones recurrentes para hacerse oír, teniendo como premisa, tan elocuente invocación.

Pero como todo lo que brilla no puede ser mineral precioso, 563.000 familias en 588 municipios de 1.102 que conforman nuestra querida patria dependen del cultivo del café, que según las tierras donde se cultive el grano, tiene el sabor y aroma que lo caracteriza. Tal es el caso, que para conservar el sustento y medio de vida, hoy se levantan para pedir ayuda del gobierno por la quiebra del sector que desde hace años viene en picada, por falta de innovación, investigación, asistencia técnica, créditos largo plazo y aprovechamiento de los recursos provenientes de las exportaciones del grano por la entidad que los representa. ¿Qué hace este gremio? En la actualidad la contribución cafetera equivale a 6 US$ por libra de grano verde. ¿Dónde están ésos recursos?

Por otra parte, el 96 por ciento de las familias cultivan el grano en pequeñas parcelas o fincas, que en promedio no superan el 1.6 hectáreas. Po lo tanto, desde hace unos años en el congreso de la república, los partidos que sí velan por la defensa de minorías campesinas y de alto riesgo pérdida del sustento, cultivos y familias, han promovido foros y discusiones a raíz del mal manejo que se ha dado por parte de las autoridades competentes agrícolas, a las familias caficultoras del país. Como también, del olvido producto de la gran minería que está azotando los campos de la región.

Es claro que, los paros que se están produciendo en los Santanderes, Cauca, Antioquia y la región pacífica, es el reflejo de un sector que pide auxilio para no quedar después de tener, en la cochina calle, como me dijo un agricultor del grano. Mientras la Federación Nacional de Cafeteros llena de dólares el portafolio, el sector padece las inclemencias del clima, enfermedades del grano, bajos precios por carga, falta de carreteras actas para sacar el producto, escasos recursos proveniente del sector financiero, subsidios que no se compadecen, insumos que cada vez tienen un mayor costo y muchos otros problemas insostenibles del agro.

Esta entidad, la Federación Nacional de Cafeteros, organiza medios supuestamente para beneficiar a los agricultores, tal es el caso del “Fondo Nacional del Café” entidad que por su burocracia y politización, no da la talla de financiador, ni propone nada en beneficio de la restauración cafetera. Más bien invierte en el extranjero en grandes campañas publicitarias, millonarios recursos para promover pequeños puestos de venta de café colombiano, que no reflejan el verdadero problema interno de los cafeteros y sus familias.

Este órgano aunque es fiel representante del sector cafetero, no cumple con la vocación de proteger al campesino, de fortalecer al sector para el cual la mayoría cafetera confió, debido a la politización burocrática que se mueve dentro de este aparato, precisamente promovido por el gobierno central que nombra sus dirigentes. ¡Dónde está la representación del agricultor! El Fondo Nacional del Café es un brazo más del estado, que se mueve por la actividad política aunque se diga que en la junta directiva existen líderes cafeteros, ¡claro que es un decir! Aquí se mueve mucho manejo burocrático, olvidando al que verdaderamente suda la gota para tener altos directivos viajando por el mundo, abriendo tienduchas de esquina, y en países que por tradición no consumen café. -Doy fe porque he estado en más de uno-

Concluyendo, el sector cafetero no tiene representatividad en la clase burocrática del país. Si no se despercuden, en diez años tendremos que conformarnos en consumir café de otros países, como en la actualidad que las importaciones superan más del ochenta por porciento. Todos los días creemos tomarnos un tinto café neto colombiano y no lo es.

 

Por: Luis Alejandro Díaz/

VOTOS: 1
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

4

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luifernd

luifernd

26 Febrero de 2013
12:51 am

Amigo LUISALEJANDRO: Es penoso que se esté importando café de otros paises, teniendo nosotros el mejor del mundo.Felicidades!!!

criticoncolombiano

criticoncolombiano

25 Febrero de 2013
7:29 pm

Ya estamos tomando café peruano Lamentablmente Colombia ya no es un país cafetero...pero tomémonos un tinto, seamos amigos.

osgir

osgir

25 Febrero de 2013
2:59 pm

Y el gobierno está AROMATIZADO de ex-funcionarios INÚTILES de la Federaciòn de Cafeteros CUYA OBRA ES FIEL REFLEJO DE LA SITUACIÒN ACTUAL DE LOS CAMPESINOS DEL GRANO.

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

25 Febrero de 2013
3:46 pm

Oyendo al ministro de finanzas, al presidente y al presidente del gremio cafetero, decir que el paro no tiene ninguna jsutificación porque es uno de los sectores más privilegiados de la economía, me siento a llorar por los futuros pobres del país. Haciendo de judas, los subsidios y millonarias transacciones que supuestamente el gobierno les ha otorgado a los cafeteros, al ser cierto, al llegar a la Confederación de Cafeteros más exactamente al Fondo cafetero allí se pierden, por la intransparencia de esta máquina del gobierno. Se queda en solo trámites.