21 de octubre de 2014
26 Febrero de 2013 | Noticias | (Colombia)

¿Se acaban las 'zorras'?

¿Se acaban las 'zorras'?
Foto:

En una decisión que ya ha tenido precedentes, ahora veremos menos “zorras” por las calles.

No sé si le va a resultar a la Alcaldía de Bogotá, pero en verdad que puede ser positiva la medida, porque su presencia en las calles,obligaba a girar la cabeza para verlas y a veces decirles algo impropio y también porque eran capaces de parar el tráfico; con su andar lento y cansino o simplemente porque acostumbran a pararse en cualquier parte de la vía pública.

Pero de 2.980 “zorras” que se inscribieron en el programa de cambiar la comida vegetariana por combustible, empezar con 47 es un inicio lento, tanto como su andar, más cuando estaban programadas para este primer retiro cerca de 140.

Claro, algunas ya tienen mucho rodaje por las calles y ya les fallaba el ritmo. También otras que tenían problemas de llantas. Y otras que muy al amanecer las veíamos con unas inmensas anteojeras…

Por supuesto, es un tema de plata. Si no se tienen los fondos suficientes, va a ser muy complicado, complacer y obligar a que se retiren. Y aunque de esas 47 que hoy dieron un paso al costado, no se tiene garantía de que ahora aparte de tener carro, vuelvan a las andadas como antes.

Tal vez, los mismos sin las mismas, pero además con carro.

¡Claro! Les gusta la gasolina.

Y hoy que se habla de metro aéreo, a nivel o hasta subterráneo, fases 1, 2, 3 , 4  y hasta 5 de Transmilenio,Tranvias ligeros, Sistema Integrado de Transporte, Ciclo rutas, puentes en forma de pulpo y araña como en Caracas, Venezuela; otros también que serpentean, puentes peatonales, semaforización inteligente, y en fin, toda suerte de avanzada tecnología mezclada con fauna, como sucede en el honorabilísimo Congreso de la República.

Pues lo que si tenemos y vemos por la Caracas, la de aquí , la de Bogotá, y otras calles, de otras ciudades del país, son las “zorras”. Mismas que han prevalecido a través del tiempo. Y creo que lo seguirán haciendo. Probablemente las ciudades no serían los mismo sin ellas y su presencia acostumbrada, en cualquier calle, en cualquier esquina. Aunque algunas, ante la presencia de la policía, apuran el trote a veces.

¿Usted entendió otra cosa diferente al leer las anteriores palabras? ¿Pensó que me estaba refiriendo o describiendo algo distinto?

Es posible; y con esa intención lo hice. Para hacer caer en cuenta que en un lenguaje de doble moral, los Concejales de Bogotá, se refieren ante las cámaras de los noticieros, sobre el caballo y la carreta que les hacen halar a la fuerza, como “Los vehículos de tracción animal”.

Pero cuando las ven en la calle, les dicen: “zorras”.

¿Por qué no le dicen o la escriben así: zorras, tal cual? -sin las comillas- ¿Por temor a faltarle el respeto a una mujer de muy dudosa reputación?, ¿Y dónde queda el caballo o la yegua?, ¿Y el género femenino del zorro, sí, la mamá de los zorritos?, ¿Acaso por ser animales, a ellos sí se les puede faltar al respeto?

La diferencia entre esos políticos y yo, es que cuando tengo unas cajas de cartón -por ejemplo- no le mando la razón con alguien diciéndole: “Por favor comuníquele al conductor de ese vehículo de tracción animal, que si desea llevarse estas cajas de cartón para su posterior venta”.

¡Qué va!

Yo digo: “Dígale al man de la zorra, que si quiere ganarse un billete”.

Y creo que así somos la mayoría. Porque es nuestro lenguaje coloquial, nuestro argot popular, y sobre todo porque en la razón enviada, no hay ninguna falta de respeto.

Sea como sea, más allá de los políticos, la doble moral, el doble discurso, el doble sentido y la costumbre de no llamar de frente las cosas por su nombre, mi respeto por los caballos, y por quienes, de buenas maneras y sin abusos, los conducen y se rebuscan un medio de subsistencia que hace parte del paisaje colombiano.

Hay “zorreros” que son así.

Porque vi llorar a uno, cuando entregó su noble caballo.

 

Alfonso Acosta Caparrós

alfonsoacostacaparrós@gmail.com

Por: Alfonso Acosta Caparros/

VOTOS: 3
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí