17 de Abril de 2014
27 Febrero de 2013 | Noticias

Los cuadernos de las Farc I

Los cuadernos de las Farc I
Foto:http://colombiaopina.wordpress.com/2013/02/27/los-cuadernos-de-las-farc-i/

Leyendo los llamados “cuadernos para principiantes” que hacen parte de las campañas de adoctrinamiento y reclutamiento de las Farc, cualquier persona no puede menos que expresar su asombro y preguntarse como tanta simplicidad con que presentan sus argumentos falaces puede engañar a tantos incautos en Colombia y en el mundo.

Su razonamiento para explicar la tesis de la “combinación de las formas de lucha”, introducida a Colombia por Gilberto Vieira y Manuel Cepeda Vargas acatando las órdenes del Komintern soviético al partido comunista al finalizar la primera mitad del siglo XX, contradice incluso los mismos principios de la dialéctica marxista. “Una legalidad impuesta por la clase dominante, como expresión de la violencia del poder, sólo excita a los que conciben patria como humanidad, a derribarla a través del sublime acto de la rebelión, concatenada con la movilización de pueblos. Luchar por la dignidad, por la soberanía, por una patria justa y en paz, no es delito; es un derecho consagrado por la legitimidad”[1].

Ya a partir de ese sofisma se concibe y construye la falacia fariana; en ninguna época de la historia de la humanidad y de las sociedades, ni siquiera durante la efímera vigencia del llamado socialismo real, la legalidad de un Estado ha sido el producto de una discusión de todos y cada uno de sus pobladores, siempre ha existido un grupo, una jerarquía, una forma de representación corporativa llámese consejo, parlamento, cámara, constituyente, etc., que determina las normas que deben acudir a la existencia de ese contrato social que le da origen, incluyendo aquellas, que por odiosas que sean, contemplan las formas y mecanismos legales para defender y conservar el estado contra cualquier fenómeno de desintegración o amenaza interna o externa.

Si el argumento de las Farc fuera cierto, las sociedades del mundo entero vivirían en un permanente estado de violencia para imponer el criterio de los grupos, por amplios que sean, que no comparten el modelo político, económico o social que impera. Si el derecho de rebelión violenta fuera absoluto como pregonan las Farc, hubiesen sido precisamente en los países sometidos al llamado “socialismo” donde se hubiere ejercido de manera constante, en tanto las normas fueron y son impuestas por un partido, que no siempre es mayoritario, que ejerce el poder con exclusión absoluta de cualquier forma de oposición o disensión.

Es el mismo Juan Jacobo Rousseau al exponer su teoría del contrato social quien señala que “el hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas. El mismo que se considera amo, no deja por eso de ser menos esclavo que los demás”[2], sin poder explicar la razón de esa paradoja que permanece aún sin una razón universalmente aceptada desde la teoría política pero que constituye la razón de ser universal de todos los Estados así difieran en su concepción estructural social, económica o política.

De ser ciertos y aplicados por las mismas Farc tales principios, serían ellas el sitio histórico de mayor confrontación violenta interna frente a los abusos y excesos de sus cabecillas a todos los niveles, imponiendo mediante el terror esa disciplina estalinista que impide cualquier libertad de expresión o de opinión de la “guerrillerada” o de las poblaciones que algún día estuvieron bajo su control, el que ahora tratan de ejercer a través de las milicias con acciones como la voladura de escuelas porque fueron construidas por el Ejército o lanzando cilindros, tatucos o granadas contra viviendas, restaurantes o centros de salud.

Son esas acciones criminales que el mundo conoce hoy gracias a los avances de las comunicaciones las que descubren la gran mentira que son las Farc, no es producto, como dice en su prólogo alias Iván Márquez, de una campaña mediática en su contra; en Marulanda y las Farc para principiantes la narcoguerrilla quiere perseguir y derrotar con mentiras los fantasmas y demonios inventados para asustar y disuadir la resistencia. En sus páginas, los espantajos de la “narcoguerrilla” y el “terrorismo” huyen ante la contundencia argumental de Salgari y los tajos de espada del pincel y la plumilla de Dionissio, que dejan en cueros la perfidia y la doble moral de los gobiernos de Washington y Bogotá y a su mefítica campaña mediática manipuladora.

Téngase en cuenta que los textos “educativos” de las Farc fueron diseñados y publicados en octubre de 2011, cuando ya el gobierno colombiano adelantaba los llamados acercamientos para poner fin al conflicto con esa organización narcoterrorista y que los mismos, con el apoyo del Movimiento Continental Bolivariano MCB, hacen parte de la llamada Cátedra Bolivariana, también llamada Cátedra Manuel Marulanda Vélez por ejemplo en algunas instituciones políticas venezolanas, evidenciándose el interés expansionista del llamado socialismo del siglo XXI, que recorre el continente, en campaña con Bolívar, con Marx y con el Che, y a extender sus lazos libertarios allende el océano.

Esta obra está dedicada, con profundo afecto guerrillero, revolucionario, a la juventud, de la cual convocamos su histórica rebeldía contra la injusticia, su generosidad con los débiles, su irreverencia creadora, porque sólo con audacia e imaginación colectiva seremos capaces de abrir los nuevos caminos de la Patria Grande y el socialismo [3], de donde se deduce fácilmente que las Farc no creen, ni vislumbran el cese del conflicto armado que discuten como puro ejercicio propagandístico en La Habana.

ESPERE LA SEGUNDA PARTE.

FARC. Marulanda y las Farc para principiantes. Cuadernos de formación de las Farc-EP. Prólogo de Iván Márquez. En: http://es.scribd.com/doc/101979562/MYLFPP-espanol

ROUSSEAU, Juan Jacobo. El contrato social o principios de derecho político. Elaleph.com 1999. En:http://www.bibliocomunidad.com/web/libros/Juan%20J.%20Rousseau%20-%20El%20Contrato%20Social.pdf

FARC. Marulanda y las Farc para principiantes. Ob.cit.

 

Por: NUEVAS OPINIONES

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (1 voto)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí