26 de Noviembre de 2014
14 Junio de 2011 | Noticias | Bogotá (Colombia)

¿En qué anda María Eugenia Dávila?

¿En qué anda María Eugenia Dávila?
Foto:

Hoy una de las principales actrices de Colombia trabaja para recuperar su carrera.

Cuando se piensa en las grandes glorias de la televisión nacional, uno de los primeros nombres que aparecen en la mente es el de María Eugenia Dávila. Y aunque debido a problemas personales estuvo mucho tiempo alejada de la actuación, esta diva está actualmente trabajando para volver al oficio que ama.

María Eugenia Dávila nació para ser actriz. Estaba en su sangre. Sus abuelos fundaron la compañía teatral Cardona desde 1888. Por eso, mientras ella crecía en el teatro, rodeada de actores, decidió que esa también sería su vida. En 1959, cuando apenas llegaba a los diez años, participó en la primera telenovela colombiana de la historia, ‘El 0597 está ocupado’. Con ese primer papel abrió sus puertas en la actuación, y llamó la atención del director Bernardo Romero Lozano, pionero de la televisión nacional.

Junto a Romero actuó en varios teleteatros y cuentos infantiles, y en 1965, a los 16 años, recibió su primer premio, un Nemqueteba de Oro, por su papel de Adela en la adaptación para televisión de La casa de Bernarda Alba, la obra de Federico García Lorca.

El camino de la actuación la llevó por toda América Latina. En los años sesenta viajó a México, donde también tuvo éxito actuando en telenovelas y películas de cine.

Uno de sus papeles más importantes fue el de María, en la adaptación que se hizo de la novela de Jorge Isaacs en 1972, junto a Fernando Allende. Como anécdota interesante, se sabe que María Eugenia se había rapado la cabeza durante su estadía en México, por lo que las legendarias trenzas de la protagonista de la novela eran realmente una peluca.

Sus créditos en la televisión y el cine colombiano abarcan cuatro décadas y una variedad impresionante de papeles. Interpretó a Manuelita Sáenz en la serie sobre su vida; a  María Cano en la película homónima; actuó en ‘La abuela’ junto a Teresa Gutiérrez, en ‘Pero sigo siendo el rey’ junto a Carlos Muñoz, y en los noventa interpretó el último gran papel de su carrera cuando hizo de ‘María Consuelo’, una mujer promiscua que termina muriendo de Sida en la novela Señora Isabel.

Al tiempo que su carrera crecía, Dávila luchaba contra el demonio de las drogas y el alcohol, que le iba ganando la batalla. Al final de los años noventa se alejó del mundo artístico y durante mucho tiempo nadie supo de ella. Por su adicción llegó inclusive a vivir en las calles, y el público nacional la dio por perdida. Durante un tiempo vivió en la Fundación para los Artistas Mayores, una entidad que se dedica a tenderles una mano a los actores que, como ella, se han encontrado con dificultades en su camino.

Sin embargo, como el espíritu humano puede superar todas las adversidades, María Eugenia Dávila comenzó su larga recuperación de la mano de su familia. Se rodeó del amor y apoyo de su hijo y su nieta, y encontró un refugio en la religión. Así, paso a paso, comenzó a reconstruir lo que el flagelo de la adicción había destruido. Durante esta época interpretó pequeños papeles. Apareció en la telenovela ‘Pedro el escamoso’ y en la cinta ‘Bolívar soy yo’, entre otros.

En 2010 los colombianos la vieron en el papel de Débora, una prostituta veterana, en la telenovela ‘Amor en Custodia’ de RCN. Hoy dicta clases de actuación para empresas y busca nuevas oportunidades para compartir sus dotes histriónicas con su público en televisión.

Lee el artículo original en http://bit.ly/mhE3AI

Por: Conexión Colombia/

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (3 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí