SOYPERIODISTA.COMImprimir

Comente el descontento de muchos hispanos en Estados Unidos > Recomendaciones | 1 Febrero 2013 - 5:19pm

¿Iletrados? La importancia de saber leer y comprender

Por: ESCRIBANO13 | Soyperiodista.com

“Dicho y hecho - en el concepto - no hay mucho trecho”. El termino de ser ‘iletrado’ es sinónimo de ignorancia, y ésta, abarca el cómo asumimos nuestra propia cosmovisión, en donde el ignorar es el no saber y, el no saber, nos lleva a decisiones desacertadas, y estas, al atraso, fracaso y dependencia.

Parece ser el inicio de la afirmación que manifiesta el periódico francés Liberación, sobre “Colombia un país de iletrados”, publicado recientemente con base en pruebas que no lograron superar los niños de nuestro país en comprensión de lectura.

El desarrollo del lenguaje constituye uno de los elementos más importantes en el proceso educativo, tendiente a lograr por medio del aprendizaje, una adecuada interpretación del mismo, que redunde en la comprensión, el entendimiento y la comunicación que le confiere al ser humano su capacidad de interactuar en el medio que le compete, en función de lograr ser efectivo emisor – receptor, determinando el nivel de conocimiento y la función del entendimiento propio del ser pensante para su desarrollo.

El manejo de la palabra es el enclave que asegura una efectiva interpretación de los conceptos y el quehacer propio del entendimiento del mismo que se quiere transmitir. Sin este, es imposible llegar a conectar una idea con sentido, un concepto con claridad y un entendimiento para lograr crear constructos afines y llegar a una concientización y concertación que nos impele a realizar pactos en vista de crear nuevas oportunidades de interpretación, entender y ser entendidos: motor esencial de la ciencia, la educación y el desarrollo que ha de impulsar el avance concerniente educativo nacional.

No es de extrañar las reprobaciones hechas a nuestros niños en comprensión de lectura. Existe un gran vacío entre educación, formación e instrucción que tiende a tergiversar los alcances y lineamientos propios consecutivos que han de tenerse en cuenta para lograr una clara comprensión del lenguaje en sus diferentes facetas desde el habla, la lectura y la escritura en función de lograr interpretar una idea, un concepto o una argumentación, en su importancia y sus alcances como elemento esencial de comunicación.

El fáltate de la llamada “comprensión de lectura” no solo se queda en un impase que luego pueda ser superado por nuestros infantes. Lo grave radica en la preformación que desde su nivel cognitivo y cognoscitivo establece y acentúa el párvulo dentro de su inconsciente, creando dentro de su proceso faltantes y desventajas que arrastrara en su proceso de evolución personal y educacional. Vemos, incluso, los resultados de una deficiente formación en este aspecto en nuestros universitarios y profesionales a quienes les es difícil hacer un ensayo, concretar una propuesta, o, estructurar una ponencia con lucidez y coherencia interpretativa Dichas consecuencias se manifiestan de continuo, y pueden explicar muchos comportamientos atípicos en una marcada falta de competitividad frente a nosotros mismos y en el medio alterándolo significativamente.

A nuestros alumnos, al grueso de la población en edad escolar, no solamente les basta con saber ‘deletrear’, les falta saber leer que va de la mano del saber escribir – que no es garabatear – ideas inconexas y de poco entendimiento verbal. El saber leer y escribir es la génesis en el proceso de aprendizaje que nos capacita para la comprensión, la interpretación y la deducción de una idea, que converge necesariamente en el pensar, lo que nos lleva a com-prensión y al razonamiento para interpretar el complejo mundo en el cual interactuamos.

Lo contrario, siempre adolecerá de alcances, y por ende, de niveles de pensamiento, lanzándonos irremediablemente en la irreflexión y el atajo, males que nos han llevado a los estados del desajuste social en todos sus frentes que actualmente padecemos. Ejemplos hay por montones y a la gran mayoría de nuestros niños les resulta difícil y engorroso, aburrido y torturante escribir dos párrafos, leer una página de cuentos, analizar una ecuación elemental o descubrir las intenciones del conejo en cinco líneas de texto.

Hoy por hoy, la cultura de la imagen, la tecnología evocada al ‘impacto inmediato’, el placer de la emoción sentida y el culto a la relatividad, está dejando de lado el placer del descubrimiento, la emoción de haber conquistado un atajo o recorrido un laberinto, la magia del escribir, el placer inenarrable de leer o el soñar arando nuestro camino en un buen relato.

Se hace imperante, frente a este desolador panorama crear políticas acordes educativas para asegurar el libre desenvolvimiento de nuestro pensamiento social, como colombianos y latinoamericanos hijos del nuevo orden internacional y creadores de nuestra propia historia. Y en donde, el pensar y el actuar evite la insensatez que nos agobia, evitando así, ser manipulados y conducidos hacia fronteras insospechadas que no nos merecemos.

“a, e, i, o, u, ¿más sabe el burro que tú?"

 

Dirección web fuente:
http://www.soyperiodista.com/recomendaciones/nota-18329-iletrados-la-importancia-de-saber-leer-y-comprende