24 de Noviembre de 2014
23 Agosto de 2012 | Recomendaciones | (Colombia)

Caos

Foto:Google Imagenes Colombia en las Olimpiadas
Google Imagenes Colombia en las Olimpiadas
Imagen asociada
Imagen asociada

Mucho ha sucedido en los pasados meses, los escándalos del gobierno con sus micos, sus ratas, sus hienas, el destape de las incontables ollas podridas por parte de gobiernos extranjeros, ante la parsimonia e indiferencia de la justicia local, ha sido caótico!, claro, sin descartar las horribles tragedias que ocacionan los borrachos y la violencia diaria.

Mucho está ocurriendo en el país, hasta una emífera alegría que nos dieron ocho valientes muchachos en las Olimpiadas, que fueron como un bálsamo sobre el abrumador suceso de noticias deplorables, vergonsozas que a diario nos llueven, no nos hemos repuesto de una, cuando otra, tal vez peor o mas trágica que la anterior no nos deja salir de la perplejidad.

En muchas ocaciones he estado preparando un tema con algun suceso del momento, pero un nuevo acontecimiento desplaza con abrumadora rapidez esa momentanea realidad, una nueva noticia toma cuerpo, se apodera de la opinión pública y lo inmediatamente anterior pierde importancia!

Es inevitable sentirse decepcionada, cansada y hastiada de esta vorágine, y sin tomarlo como un consuelo, sé que es un sentir muy generalizado, mucha gente manifiesta su decepción y frustración escribiendo, criticando, rechazando, o simplemente desahogando sentimientos de agobio, rabia y resentimiento. Muchos simplemente optan por el silencio.

Hoy recibí este mensaje escrito por un prestigioso columnista del Espectador publicado en el 2010, quien de forma magistral detalla el fondo de los viejos males de los colombianos, aquí pego esta copia, me pareció un artículo muy certero, de mucha actualidad que coincide con el pensamiento de un gran número de colombianos..

El viejo remedio

Por: William Ospina

Yo se que quieren que nos alegremos con la muerte de Pablo Escobar. Yo sé que quieren que nos alegremos con la muerte del Mono Jojoy. Yo sé que quieren que nos alegremos con la muerte de Marulanda. Y que nos alegremos con la muerte de Desquite, de Sangrenegra, de Efraín González.

Yo no me alegro. No me alegra la muerte de nadie. Pienso que todos esos monstruos no fueron más que víctimas de una sociedad injusta hasta los tuétanos, una sociedad que fabrica monstruos a ritmo industrial, y lo digo públicamente, que la verdadera causante de todos estos monstruos es la vieja dirigencia colombiana, que ha sostenido por siglos un modelo de sociedad clasista, racista, excluyente, donde la ley “es para los de ruana”, y donde todavía hoy la cuna sigue decidiendo si alguien será sicario o presidente.

Tanto talento empresarial de ese señor Escobar, convertido en uno de los hombres más ricos del mundo, y dedicado a gastar su fortuna en vengarse de todos, en hacerles imposible la vida a los demás, en desafiar al Estado, en matar policías como en cualquier película norteamericana, en hacer volar aviones en el aire: tanta abyección no se puede explicar con una mera teoría del mal: no en cualquier parte un malvado se convierte en semejante monstruo.

Y tanto talento militar como el de ese señor Marulanda, que le dio guerra a este país durante décadas y se murió en su cama de muerte natural, o a lo sumo de desengaño, ante la imposibilidad de lograr algo con su inútil violencia, pero que se dio el lujo triste de mantener a un país en jaque medio siglo, y de obligar al Estado a gastarse en bombas y en esfuerzos lo que no se quiso gastar en darles a unos campesinos unos puentes que pedían y unas carreteras.

Yo sé que quieren hacernos creer que esos monstruos son los únicos causantes del sufrimiento de esta nación durante medio siglo, pero yo me atrevo a decir que no es así. Esos monstruos son hijos de una manera de entender a Colombia, de una manera de administrarla, de una manera de gobernarla, y millones de colombianos lo saben.

Por eso Colombia no encontró la paz con el exterminio de los bandoleros de los años cincuenta. Por eso no encontró la paz con la guerra incesante contra los guerrilleros de los años sesenta. Por eso no encontró la paz tras la desmovilización del M-19. Por eso no conseguimos la paz, como nos prometían, cuando Ledher fue capturado y extraditado, y cuando Rodríguez Gacha fue abatido en los platanales del Caribe y Pablo Escobar tiroteado en los tejados de Medellín, ni cuando murieron Santacruz y Urdinola y Fulano y Zutano y todo el cartel X y todo el cartel Y, y tampoco se hizo la paz cuando murió Carlos Castaño sobre los miles de huesos de sus víctimas, ni cuando extraditaron a Mancuso y a Don Berna y a Jorge 40, y a todos los otros.

Porque esos monstruos son como frutos que brotan y caen del árbol muy bien abonado de la injusticia colombiana. Y por eso, aunque quieren hacernos creer que serán estas y otras mil muertes las que le traerán la felicidad a Colombia, los desórdenes nacidos de una dirigencia irresponsable y apátrida, yo me atrevo a pensar que no será una eterna lluvia de las balas matando colombianos degradados, sino un poco de justicia y un poco de generosidad , lo que podrá por fin traerle paz y esperanza a esa mitad de la población hundida en la pobreza, que es el surco de donde brotan todos los guerrilleros y todos los paramilitares y todos los delincuentes que en Colombia han sido, y todos los niños sicarios que se enfrentan con otros niños en los azarosos laberintos de las lomas de Medellín, y que vagan al acecho en los arrabales de Cali y de Pereira y de Bogotá.

Claro que las Farc matan y secuestran, trafican y extorsionan, profanan y masacran día a día, y claro que el Estado tiene que combatirlas, y es normal que se den de baja a los asesinos y a los monstruos. Pero que no nos llamen al júbilo, que no nos pidan que nos alegremos sin fin por cada colombiano extraviado y pervertido que cae día tras día en la eterna cacería de los monstruos, ni que creamos que esa vieja y reiterada solución es para Colombia la solución verdadera. Porque si seguimos bajo este modelo mental, no alcanzarán los árboles que quedan para hacer los ataúdes de todos los delincuentes que todavía faltan por nacer.

Más bien, qué dolor que esta dirigencia no haya creado las condiciones para que los colombianos no tengan que despeñarse en el delito y en el crimen para sobrevivir. Qué dolor que Colombia no sea capaz de asegurarle a cada colombiano un lugar en el orden de la civilización, en la escuela, en el trabajo, en la seguridad social, en la cultura, en la sana emulación de las ceremonias sociales, en el orgullo de una tradición y de una memoria. Yo, personalmente, estoy cansado de sentir que nuestro deber principal es el odio y nuestra fiesta el exterminio.

Construyan una civilización. Denle a cada quien un mínimo de dignidad y de respeto. Hagan que cada colombiano se sienta orgulloso de ser quien es, y no esté cargado de frustración y de resentimiento. Y ya verán si Colombia es tan mala como quieren hacernos creer los que no ven en la violencia del Estado un recurso extremo y doloroso para salvar el orden social, sino el único instrumento, década tras década, y el único remedio posible para los viejos males de la nación.

Por: Aracataka

Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (6 votos)

Opiniones

18

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

osgir

osgir

24 Agosto de 2012
6:14 am

El " a CAOS e".

Aracataka

Aracataka

24 Agosto de 2012
8:05 pm

....gracias!! ??

ladypapa

ladypapa

24 Agosto de 2012
2:54 am

El autor habla como si no viviera la situación, y ese es un sentimiento que, desgraciadamente noto en muchos artículos, los colombianos nos quejamos de nuestra situación, pero nunca hablamos en plural... nunca asumimos que esos dirigentes están ahí porque los hemos elegido y porque tomamos el camino más fácil, que es mirar para otro lado en vez de actuar.

Aracataka

Aracataka

24 Agosto de 2012
8:03 pm

..asi es, al final de la nota, me imagino que es tanta su frustración que dice: "construyan, etc.'" por todo lo demas que dice, no creo que sea uno de los que no buscan soluciones, o espera a que otros las busquen...es simplemente que ante tanta certeza, somos presa de la desesperanza...
..saludos Lady gracias por participar! ??

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

23 Agosto de 2012
8:01 pm

¿ En qué nos hemos convertido? o mejor qué hemos sido por siempre. Los Gobiernos y la Sociedad, envueltos en un peligroso remolino que arrastra mil problemas y que cada día se hace más grande. Aterroriza, pensar en tanto caos. Un abrazo.

Aracataka

Aracataka

24 Agosto de 2012
7:56 pm

..es un CAOS.....
..gracias por llegar! ???

eugenio miltorres

eugenio miltorres

23 Agosto de 2012
6:46 pm

Clombia tierra querida es algo mas que un caos,apreciada Ara,yo creo que es una bomba de tiempo.Verdaderamente hay que tomar un "curso" de fakir,no solamente para aprender a aguantar "filo"si no para que no nos enajene el disparate que es vivir en este pais.

Aracataka

Aracataka

24 Agosto de 2012
7:55 pm

...a eso le tengo terror! a la enajenación de la conciencia...perder el norte y no encontrar salida por el sur!! que barbaridad! no puedo salid de mi asombro!
..saludoss!???

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

23 Agosto de 2012
6:25 pm

Muy buena filosofía del autor. Es cierto el motivo.

Aracataka

Aracataka

24 Agosto de 2012
7:53 pm

..gracias! ??

Excelencia

Excelencia

23 Agosto de 2012
3:27 pm

Es un trabajo muy arduo de todos para lograr cambiar el destino, no podemos excluirnos de ninguna manera del problema, si somos colombianos. La última parte del artículo del Sr. Ospina es bastante excluyente. Acaso el no es colombiano? Por lo demás, dice muchas grandes verdades. Las gráficas son muy elocuentes, no necesitan explicación.

Aracataka

Aracataka

23 Agosto de 2012
5:08 pm

..cierto, tambien note que el autor habla excluyéndose de la construcción de nuevas sociedades...será que no vive en el pais y escribe desde el exterior...no lo sé...

antonin

antonin

23 Agosto de 2012
2:50 pm

Gracias Connie,por traer a colaciòn este articulo que aunque se escribiò en el 2010 es la latente actualidad de Colombia en todos los tiempos. Desde que nacimos somos testigos de la violencia en todas sus manifestaciones,en unas èpocas arrecia mas que en otras.
La cultura traqueta y corrupta nos tiene sumidos a los colombianos en la mas deplorable convivencia que se pueda experimentar en cualquier lugar del mundo... ya aqui,literalmente no se puede vivir.
Lo peor del caso,es que no se vislumbra mejorìa para un futuro inmediato porque las malas noticias de funcionarios corruptos,estàn salpìcando cada dìa mas,nuestras instituciones.
Cuando llegarà la cura para estos males que nos aquejan... ¿Serà que tendremos que esperar cien años?

Aracataka

Aracataka

23 Agosto de 2012
5:04 pm

..hola Antonin...gracias por tu presencia! sabes? cuando leí el artículo no sabía que había sido publicado en el 2010, a pies juntillas pensé que era de hoy, es increible darnos cuenta que las cosas en lugar de mejorar, empeoran, o tal vez nos parece asi porque ahora nos enteramos de toda la sucia sopa que se cuese en las ollas de las instituciones, será que a la larga puede ser positivo que las ollas se destapen y salgan a la luz todas esa infámes asociaciones para delinquir con nuestro voto y consentimiento! de alguna forma hay que ver estos destapes como una solución al gravísimo problema de corrupción que corroe al pais..es muy vergonsozo que sea la justicia de otro pais el que llame al banquillo a los causantes de tantas desgracias...y seguramente aun hay más!!

criticoncolombiano

criticoncolombiano

23 Agosto de 2012
1:58 pm

Apreciada Connie, los colombianos tocamos fondo hace mucho rato, pero aquí no pasa nada...todo sigue igual, la historia se repite como un disco de acetato rayado en una vieja vitrola cantinera.

Aracataka

Aracataka

23 Agosto de 2012
4:51 pm

..es triste reconocer que tienes toda la razón! gracias amigo por llegar por aqui...
..saludos cordialisimos!
Connie

jogafi

jogafi

23 Agosto de 2012
1:24 pm

Connie, las imágenes de apoyo son mas que elocuentes,, los colombianos somos "olimpicos" en lo pendejos, gobernados por narcos y paras, el paìs està al revez, como el carro de uno de tantos borrachos sin control y como la banda que impuso al "mejor presidente" (ojo que es irónia) La entonces presidente del Congreso, que como es tradicional también resultó bien torcida. Como lo expresas: se destapa una olla y paralelo actos de violencia,corrupción y desde luego impunidad.
Estoy muy de acuerdo en que aquellos "monstruos" como los que se enumeran, son solo el producto de un sistema y una sociedad injusta y corrupta, mientras no se cambio de fondo al respecto, el país seguirá no solo produciendo la mejor y mayor cantidad de cocaina, tambien mas Pablos,Marulandas y Uribes!!!
Negro panorama.

Aracataka

Aracataka

23 Agosto de 2012
4:50 pm

Hola John, gracias mil por tu presencia en este tema...cuando recibi el mensaje de un amigo y lei el tema, me parecio encontrar algunas respuestas a muchas preguntas, nunca habia leido a este columnista y no pude evitar la tentacionde hilbanar mi sentir...su plantemiento es muy objetivo y realistico...hasta produce miedo pensar que el gran mal que aqueja a nuestro sufrido pais tiene unas raices muy profundas y tenebrosas que serán muy difíciles de erradicar...peor que la mala yerba! ..creo que estoy perdiendo la esperanza! cada vez que abro una página y leo las noticias...no salgo de mi estupor!! y eso que lo peor está por venir!! ..muy negro panorama!