17 de Septiembre de 2014
28 Octubre de 2012 | Recomendaciones | (Colombia)

Los premios

Los premios
Foto:

“No quiero ser visto como un autor favorecido por este o aquel Gobierno” -

Dijo Javier Marías, el escritor y académico de la RAE, al rechazar el Premio Nacional de narrativa por su novela "LOS ENAMORAMIENTOS" dotado con la atractiva suma de 20 mil euros, sin embargo, el autor aclaró que su decisión obedece a una forma de ver la vida y no a una protesta especifica; recalcó su agradecimiento al jurado por la gentileza al otorgarle el premio y deseó que su postura no fuese tomada como un agravio.

Noticias como estas nos obligan a reflexionar y a tomar posiciones respecto al lugar que ocupan los artistas dentro de los grupos sociales, si hacemos memoria, vemos como los clásicos de nuestra cultura pudieron llevar a cabo su trabajo gracias a que fueron mantenidos por el Estado o los mecenas millonarios de la época. También hubo tristes excepciones, hombres y mujeres que sacrificaron su vida por un arte que no fue reconocido y que solo el tiempo, con su labor paciente pudo colocar en su sitio, o de aquellos que siguen en el olvido.

Ninguna de las dos posiciones es la panacea, un artista que trabaja para el Estado o para un mecenas tiene que serle fiel, obedecer a sus requerimientos y ayudarle a tener una buena imagen ante el público, a cambio, puede disponer de todo su tiempo libre para crear, puede emplear los mejores materiales y tomarse el tiempo necesario para reflexionar, corregir, mejorar o profundizar sin el apremio de un estómago exigente o una hipoteca por pagar, hijos por alimentar, etc., sin embargo, si un día sus intereses particulares no concuerdan con su mecenas, todo se va al carajo.

El lado opuesto lo ocupan los parias del arte, aquellos rebeldes que no aceptan ser fieles a nadie más que a ellos mismos y que prefieren buscarse la vida ellos solitos para mantener su status, a costa de su propio bienestar económico y el de sus familias, con tal de crear su obra dentro de un espacio absolutamente libre de compromisos u obligaciones.

Sin embargo, en nuestro recién estrenado siglo XXI ha surgido una tercera opción, la de aquellos que crean sin deberle favores a nadie, pero se las arreglan para que el público, la masa de mil ojos, los sostenga mediante la compra de sus obras sin preocuparse de nada más. Ahí está la clave del asunto, un artista es un ser productivo, vende su trabajo y los demás, si les gusta lo compran, si no, no.

El arte por el arte, el arte como manifestación sublime de la humanidad ha abandonado su crisálida utópica para ocupar un espacio que la sociedad moderna ha denominado ocio cultural y dentro de ese magma, encontramos de pronto a gente consecuente con ese nuevo estado de cosas, no hay que llamarse a engaño ni debemos idealizar o ensalzar posiciones que no pasan de ser sensatas, como la del escritor mencionado.

Los premios además de favorecer la corrupción, pretenden dar una imagen de apoyo a la cultura, ellos con su dedo poderoso deciden: este año se lo damos a éste o a aquel, mientras los demás artistas se quedan con un regusto amargo en la boca. No sería mejor dedicar esas astronómicas cifras a la educación de las nuevas generaciones, a programas de desarrollo artístico, a ediciones económicas de libros, a crear una sociedad más justa… eso si sería un verdadero revulsivo cultural digno del nuevo siglo.

Por: ladypapa

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

13

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

luifernd

luifernd

30 Octubre de 2012
1:14 am

Ok LADYPAPA.Felicidades!!!

jogafi

jogafi

29 Octubre de 2012
12:30 am

Lady, lastimosamente algunos premios, o reconocimientos no se otorgan por méritos... más si por influencia o rosca..
Saludo cordial.

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:06 am

Los premios se han convertido en un chanchulleo enaltecido por las grandes esferas.

luisalejandrodiaz

luisalejandrodiaz

28 Octubre de 2012
3:21 pm

Todo es condicionado y amarrado a unas circunstancias específicas.

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:05 am

Hay que ver el lobby que hacen algunos para conseguir un premio...

D_cecilia

D_cecilia

28 Octubre de 2012
12:20 pm

Ya ni siquiera los "Premios Nobel" están libres de la contaminación y manipulación....
Feliz DOmingo

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:04 am

Siiiii, que desengaño, Cecilia.

Sandra Mercedes

Sandra Mercedes

28 Octubre de 2012
9:32 am

Cuando los premios están manipulados, parcializados o condicionados, son premios disfrazados, y si el premio es un reconocimiento a la disciplina y al talento de alguien, es un buen aliciente. El escritor Javier María, al rechazar el premio, como él lo dice "es una forma de ver la vida" Y por cierto muy interesante. Gracias, saludos.

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:04 am

Ah, otro aspecto a tener en cuenta, es el reconocimiento, todo artista necesita que su arte se vea, se critique, se exponga a la luz pública, esa podría ser otra manera de favorecerlo, más que premiarlo.

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:02 am

Sandra, a veces es tan determinar si un premio está manipulado o no, que más bien valdría eliminarlos y encauzar esos recursos para fomentar el arte desde la educación, por ejemplo.

osgir

osgir

28 Octubre de 2012
6:50 am

"Corazón tan blanco" es una muestra clara de un realismo serio sin alcances macondianos:
........"Cuando se oyó la detonación, unos cinco minutos después de que la niña hubiera abandonado la mesa, el padre no se levantó en seguida, sino que se quedó durante algunos segundos paralizado con la boca llena, sin atreverse a masticar ni a tragar ni menos aún a devolver el bocado al plato; y cuando por fin se alzó y corrió hacia el cuarto de baño, los que lo siguieron vieron cómo mientras descubría el cuerpo ensangrentado de su hija y se echaba las manos a la cabeza iba pasando el bocado de carne de un lado a otro de la boca, sin saber todavía qué hacer con él......."

La familia Marías es al arte como el pétalo a la flor.

osgir

osgir

28 Octubre de 2012
6:40 am

El arte pagado es un acto proxeneta.

ladypapa

ladypapa

29 Octubre de 2012
4:00 am

Entonces de qué vive el artista, querido Sr, Osgir? Esa es la cuestión, dónde está el límite y quien es capaz de marcarlo sin temor a errar?