26 de Noviembre de 2014
12 Noviembre de 2012 | Recomendaciones

El Holocausto de los NO nacidos

Desde niño aprendí que la vida del ser humano comienza cuando el esperma penetra en el ovulo de la mujer. No antes No después.

No es la naturaleza que se ha ensañado contra esos fetos, quien lo creyera somos "los seres humanos" criminales de nuestra propia existencia.

Existen todo tipo de excusas, desde la liberales feministas que aborrecen la vida luchando por el “derecho a hacer de su cuerpo lo les plazca”, hasta los ingenuos que repiten como loros los sofismas de ‘ya somos muchos y no hay alimento para tanta gente”.

Pero detrás , de esta crueldad humana, de esta barbarie criminal naturalmente encontramos al gran señor Dinero e insaciable negocio con la muerte.

Es imposible saber una cifra exacta, pero cada año son asesinados en el mundo cerca 50 millones de no nacidos. En la pagina http://www.johnstonsarchive.net  se sugiere que desde el año 1922 han sido asesinados más 900.000.000 millones de no nacidos en abortos legales en el mundo.

En Estados Unidos la industria del aborto mueve anualmente entre 400 a 600 millones de dólares .¿ A cuánto puede ascender la suma de dinero en todo el mundo? Entonces entenderemos el lobby que hacen las grandes compañías con el patrocinio de la UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el fondo de la población de ONU, para legalizar y cambiar las leyes a nivel global y nuestro país no es la excepción. 

Mi visión no es religiosa, es simplemente el punto de la VIDA, los derechos de los NO NACIDOS. Nuestro sentido común como SERES HUMANOS. Las consideraciones éticas y morales pertenecen a cada persona, pero quitarle el derecho a nacer  alguien que no se puede defender con argumento, es un crimen monstruoso.

Una imagen vale más que mil palabras

Por: colext

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí