29 de Julio de 2014
14 Noviembre de 2012 | Recomendaciones

Bebés prematuros

Bebés prematuros

Normalmente no me gustan entrar en discusiones, Cuando las personas están ciegas en una idea no son capaces de ver otro punto de vista y aceptar que pueden estar equivocados los ofendería demasiado. No niego que yo podría tener ese apasionamiento…

Soy defensor de la vida, la vida humana para mi  comienza con la fecundación masculina en el ovulo femenino. No defender esa vida gestada seria como no defender mi propia existencia.

Amo vivir, amo el respirar, el caminar, ver los colores, el escribir… porque habría de negarle ese derecho a otra criatura que tan despectivamente fue comparado en un comentario con “una lombriz intestinal”.

En mi caso fui un niño prematuro,” me aburrí “a las  28 semanas en el vientre de mi madre. Aun nacido muy pocos apostaban porque sobrevivirá. Pero aquí escribo la historia.

Según la BBC, Amilia Taylor nació en el 2007 en la semana 22 con 284 gramos y un poco más grande que el tamaño de un bolígrafo. Sin lugar a dudas el caso de Amilia es un caso excepcional pero que deja el gran interrogante  sobre el comienzo de la vida.

La vida en gestación no es propiedad de la madre, la nueva creatura gestante es aunque les disguste a muchos el fruto de las células fecundantes masculinas –femeninas. No son células artificiales, ni parte del brazo o del riñón . Son 100 % sexuales. Son las únicas capaces de crear vida humana.

Aunque los fanáticos del “Discovery Channel” alucinen con los clones estilo “Hollywood”. La madre es la que brinda el albergue necesario y suficiente para que la nueva célula comience a desarrollarse. Pero la vida será expulsada cuando a los nueve meses se halle con la capacidad suficiente para sobrevivir.

A muchos  cuesta entender que esto no es religión, es respeto por la vida.

Por: colext

VOTOS: 2
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (2 votos)

Opiniones

6

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Comentarios

Aracataka

Aracataka

17 Noviembre de 2012
2:30 pm

..una opinión muy sensible y respetable!
..la verdad, el peso de la decisión y las consecuencias de la misma, solo la saben las mujeres! no importa la edad.. siempre he sostenido que una decisión tan delicada solo la puede tomar una mujer escuchando sus sentimientos, sopesando sus condiciones y asumiendo las traumáticas consecuencias que afectaran su vida pra siempre!
..saludos cordiales!

ladypapa

ladypapa

18 Noviembre de 2012
3:34 am

Totalmente de acuerdo contigo Aracataka, es la mujer quien debe decidir.

analitica25

analitica25

15 Noviembre de 2012
9:06 am

Aquello que llamas "respeto por la vida" debería incluir también respeto por la mujer como tal, por su cuerpo y por sus decisiones.
Las mujeres no debemos seguir siendo tratadas como "maquinas reproductoras" que son montadas y chao...

colext

colext

14 Noviembre de 2012
10:05 pm

Un saludo Jhon.

jogafi

jogafi

14 Noviembre de 2012
7:13 pm

David, el tema como siempre tiene muchas aristas (agudas por cierto) desde luego que la vida comienza desde la fecundación, importante también tener en cuenta que cuando dicha "fecundación" es fruto de una VIOLACION o ACCESO CARNAL, aunque la vida en gestación no sea propiedad de la madre, pero... está en el cuerpo de ella, y todo embarazo tiene sus riesgos, es entonces cuando se le debe dar la LIBERTAD a las madres de tomar la determinación (En ocasiones son tan severas las complicaciones que es la vida de la madre o la del feto...) teniendo en cuenta que la madre en riesgo tiene otros hijos, pareja, padres y demás familia... Obvio son casos extremos y para los cuales ya se legisló, y todos sabemos cuales son. Otra cosa es la interrupción de un embarazo, por "mero" capricho, descuido

jogafi

jogafi

14 Noviembre de 2012
7:14 pm

...o arrepentimiento....
Saludo Cordial.