01 de octubre de 2014
26 Noviembre de 2012 | Recomendaciones | (Colombia)

Voces de pájaros, protagonistas en álbum musical

Voces de pájaros, protagonistas en álbum musical
Foto:Fotografía tomada de : www.shock.com

 

Bajo la frase “cada ave es un héroe a su manera”, el músico danés Jonathan Bengta presentó ayer en la Universidad Central su segundo disco luego del éxito de su proyecto artístico contemporáneo: The Moon bird, hace más de un año.

A partir de las 11 de la mañana se dio inicio al conversatorio “The Moon bird, llega a Colombia”, un evento liderado por la Facultad de Ciencias Sociales Humanidades y Arte, en cabeza del docente Fernando Cuevas y su interés por ofrecer un espacio de encuentro para todos aquellos que disfrutan con la creación musical y recolección de paisajes sonoros.

Jonathan Bengta, un joven de cabello largo nacido en Dinamarca, fanático de las aves y con un profundo recelo frente a las escuelas, presentó de manera espontánea lo que se convirtió en su proyecto más exitoso; explicó frente a estudiantes y docentes  como luego de recorrer diferentes selvas africanas y de Japón el canto de diferentes especies de pájaros se convirtieron en la fuente de inspiración para crear su proyecto: The Moon bird.

Según Bengta, “The Moon bird”  fue un espacio en donde pudo recuperar la inocencia, por lo cual compara el nacimiento de su proyecto con la película norteamericana “Marts attack”, en la que una serie de marcianos invade el mundo y nadie puede detenerlo, hasta que aparece Richi, un joven despreocupado que de manera accidental descubre en compañía de su abuela que tan solo el canto muy agudo de la música country logra hacer explotar la cabeza de los alienígenas, salvando a la humanidad y convirtiéndose en un héroe inesperado.

De esta manera Bengta asegura que la forma como se llevó a cabo el proceso creativo de su disco: Tropical Distractions (Distracciones tropicales) encuentra grandes similitudes con la historia de Richi, pues al igual que el protagonista de dicha película, Bengta descubrió de manera accidental el éxito. Sin buscarlo y sin saberlo este músico danés convirtió a través de la música a cada ave en una especie de héroe “invisible”.

Es por ello que asegura que en ocasiones en la vida hay que “dejar espacio para la coincidencia, para lo no esperado”, pues seguir la misma línea que demanda lo establecido como correcto solo te limita frente a un mundo de posibilidades. Ahora bien, ¿por qué no hacer algo diferente? Fue a partir de esta pregunta que decidió abandonar la Universidad a la que pertenecía, y en al cual cursaba sus estudios musicales; según su versión, dicho acontecimiento no lo alejó de su pasión, pues argumenta que “dejé la universidad, pero no abandoné la música”.

Inspirado en hacer cosas diferentes y no pertenecer a su grupo de compañeros que buscaban llegar a ser como la cantante barbadense Rihana, decidió combinar exploraciones estéticas en sonido, imagen fija y en movimiento. Así espontáneamente y sin planearlo nació este proyecto que aún un año después de su éxito, genera gran recordación.

El equivalente de un personaje en evolución pues nada de lo que tiene es permanente, no sabe a dónde va llegar, sabe de sus inicios pero desconoce su futuro: así se define él como una persona que evoluciona desde adentro, no busca con su música recibir cientos de aplausos, él solamente se conforma con llegar al sentimiento de una persona.

Sus creaciones sonoras son la combinación de tan solo 3 componentes: voz humana, sonidos de pájaros, percusión a bases de tambores vikingos típicos del continente africano. Aunque asegura que aún continúa en la búsqueda de su propia musicalidad, afirma que su banda,  singular porque cuenta con tan solo una persona, lanzará en febrero de 2013 su segundo disco, que aunque diferente al anterior logra seguir la línea de exploración, que lo identifica.

Para ello dará dos conciertos en la ciudad de Bogotá que tendrán cita los próximos 22 y 23 de noviembre, en “Asilo bar” y “Le cabaret”, respectivamente. Con esto busca establecer un nuevo paradigma en sus realizaciones, esta vez inspiradas en los sonidos de máquinas y aparatos urbanos.

Finalmente atendió las inquietudes de estudiantes y maestros quienes además de expresarle un agradecimiento por su visita, establecieron una inquietud pues deseaban conocer de qué manera podría enlazarse la academia con los procesos empíricos de recolección sonora.

Para ello el profesor Fernando Orjuela, asistente al evento, reconoció desde su clase, Laboratorio de Sonido, la importancia de dedicar la mayor cantidad de tiempo en el descubrimiento de su propio arte, en la exploración de cada uno, afirmó que allí se haya el secreto pues seguir paradigmas solo nos convierte en una copia más.

 

Por: Maria Alejandra Amaya

VOTOS: 4
Cómo le pareció esta publicación?
Su voto: Ninguno (4 votos)

Opiniones

0

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí